Opeloge finalmente obtiene el reconocimiento

Ele Opeloge de Samoa compite en el levantamiento de pesas femenino del grupo A de +75 kg en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Jed Jacobsohn/Getty Images)
Ele Opeloge de Samoa compite en el levantamiento de pesas femenino del grupo A de +75 kg en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Jed Jacobsohn/Getty Images)

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

La pequeña nación de Samoa tiene una población de poco más de 196,000 habitantes, pero a pesar de su pequeño tamaño y reducido número de habitantes es una de las dos naciones de las islas del Pacífico que tiene una medalla Olímpica.

Samoa ha estado compitiendo en el escenario Olímpico desde los Juegos de Los Ángeles 1984, pero nunca había ganado una medalla Olímpica hasta 2017, cuando la levantadora de pesas Ele Opeloge recibió su merecida medalla de plata de Pekín 2008.

Opeloge, que compitió en la categoría de mujeres +75 kg, proviene de una familia con dedicación a la halterofilia. Su hermano es medallista de oro en los Juegos de la Commonwealth y su hermana menor también es Olímpica, mientras que otros cuatro familiares también han competido en los Commonwealth.

La levantadora de pesas había estado dominando las competiciones de Oceanía en el período previo a su debut Olímpico en Pekín 2008, ganando el oro tanto en los Juegos del Pacífico del 2007 como en los Campeonatos de Halterofilia de Oceanía.

Haciendo historia

Pekín 2008 comenzó el 8 de agosto, con Opeloge ejerciendo de abanderada de Samoa, liderando una delegación de solo seis atletas.

La competición de levantamiento de pesas se llevó a cabo en el Gimnasio de la Universidad de Beihang y vio a Opeloge levantar 269 kg para igualar su mejor marca personal. Sin embargo, la de Samoa quedó en cuarta posición ya que Mariya Grabovetsykaya de Kazajstán levantó 270 kg ganando la medalla de bronce.

Desafortunadamente, Opeloge tuvo que regresar a casa con las manos vacías e incluso se disculpó con la gente de Samoa por no haber ganado la medalla.

Pero en 2016, la Federación Internacional de Halterofilia (IWF, por sus siglas en inglés) informó en el nuevo análisis del Comité Olímpico Internacional de Pekín 2008 que tanto la medallista de plata como la de bronce en la categoría de mujeres +75 kg habían dado positivo en sus pruebas antidoping.

De esta manera, Opeloge, que ya se había retirado, se convirtió en la medallista de plata, asegurando así la primera medalla Olímpica para Samoa.

"Estoy muy feliz y agradecida con Dios", dijo Opeloge a New Zealand's 1 en 2017.

Con esta distinción, Samoa se unió a Fiji en la lista de las únicas naciones de las islas del Pacífico con una medalla Olímpica.

Ele Opeloge del equipo de levantamiento de pesas Olímpico de Samoa lleva la bandera de su país durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Foto de Laurence Griffiths/Getty Images)
Ele Opeloge del equipo de levantamiento de pesas Olímpico de Samoa lleva la bandera de su país durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Foto de Laurence Griffiths/Getty Images)
2012 Getty Images

El impacto de la medalla

Después de Pekín 2008, Opeloge ganó el oro en los Juegos de la Commonwealth de 2010 en Delhi, seguida de una plata en los Juegos de la Commonwealth de 2014 en Glasgow.

Durante esa etapa, también regresó al escenario Olímpico en Londres 2012, donde nuevamente fue la abanderada. Sin embargo, antes de los Juegos tuvo varicela y fiebre tifoidea y en la competición terminó sexta.

Más tarde fue elevada a quinta después de que la medallista de bronce fuera descalificada.

Si bien tardó casi ocho años más de lo esperado, Opeloge, que fue apodada "la chica de oro de Samoa", finalmente recibió su medalla Olímpica durante una pequeña ceremonia frente al edificio del gobierno el 5 de abril de 2017.

Después de recibir su medalla, la joven de 30 años declaró que esperaba que su logro pudiera inspirar a futuros atletas samoanos para conseguir nuevos éxitos Olímpicos.