La única medalla Olímpica: Jordania asombra en la competición

El medallista de oro, Ahmad Abughaush, de Jordania, celebra en el podio tras el combate por el oro de la categoría de -68kg de taekwondo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
El medallista de oro, Ahmad Abughaush, de Jordania, celebra en el podio tras el combate por el oro de la categoría de -68kg de taekwondo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

36 años después de hacer su debut en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, Jordania ganó su primera medalla Olímpica... y encima fue de oro.

Ahmad Abughaush, que solo tenía 20 años, dio la sorpresa al llegar a la final de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en la categoría de -68 kg de taekwondo.

Abughaush, nacido en Amán -la capital de Jordania- empezó en el taekwondo con seis años, en un centro de entrenamiento local.

Salió a relucir su talento de inmediato, y finalmente fue elegido para formar parte de su equipo nacional. En 2010, fue el único atleta árabe en ganar un oro en los Campeonatos del Mundo júnior de Taekwondo, que tuvieron lugar en Egipto.

Al año siguiente compitió en los sénior, en la categoría -54 kg, pero fue derrotado en la Ronda de 32 por Meisam Bagheri, quien finalmente obtuvo la medalla de bronce. Abughaush siguió compitiendo en 2012, y recibió el galardón de mejor atleta jordano por el Comité Olímpico Nacional de su país. Sin embargo, las lesiones le pararon.

Primero fue una cadera rota, que le hizo no poder caminar en dos meses; y, después, una semana más tarde de su regreso, se rompió su ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, lo que le tuvo fuera de combate durante un año. Cuando de nuevo volvió a sentirse atleta, sufrió una nueva lesión -esta vez en su rodilla izquierda-, y estuvo fuera otros dos años.

Alexey Denisenko, de la Federación Rusa, compite contra Ahmad Abughaush, de Jordania, durante el combate final de -68 kg en los Juegos Olímpicos de Río. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
Alexey Denisenko, de la Federación Rusa, compite contra Ahmad Abughaush, de Jordania, durante el combate final de -68 kg en los Juegos Olímpicos de Río. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
2016 Getty Images

El momento dorado

Jordania, un país de más de siete millones de personas, nunca ha mandado a más de diez atletas a unos Juegos Olímpicos. De hecho, solo fueron ocho atletas jordanos a Brasil. Sin embargo, desde la introducción del taekwondo al programa Olímpico en Sídney 2000, Jordania siempre ha participado en esta disciplina con un atleta.

La nación estuvo cerca de ganar su primera medalla Olímpica en Atenas 2004, con Ibrahim Agil, que llegó al combate por el bronce, en el que cayó ante el francés Pascal Gentil, y finalizó en cuarto lugar.

Doce años después, Abughaush llegó a Río 2016 como 10º del mundo, pero rompió con todas las expectativas.

Ganó al dos veces campeón mundial y medallista de plata en Londres 2012, Lee Dae-hoon, en los cuartos de final, antes de vencer al campeón Olímpico entonces vigente, el español Joel González, en la semifinal.

En la final se enfrentó al ruso Alexey Denisenko, contra el que Abughaush había caído en la Ronda de 64 en el Campeonato del Mundo de 2015, pero esta vez los tiempos habían cambiado. El jordano demostró muchas habilidades y fuerza, y rara vez perdió la marca, para asegurarse la medalla de oro -la primera presea Olímpica en la historia de Jordania- con un triunfo por 10-6.

Tras su victoria, Abughaush dijo: "Es un sentimiento indescriptible ganar la primera medalla en la historia de Jordania en cualquier deporte. También es una sensación increíble escuchar el himno nacional de Jordania en Río, enfrente de todo el mundo".

El impacto de la medalla

Tras convertirse en campeón Olímpico, Abughaush se ha alzado como una celebridad en Jordania.

"Todo el mundo me para por la calle. Ahora cuando voy a un centro comercial o a alguna tienda, todo el mundo me conoce y viene para sacarse alguna foto conmigo", contó a Olympic.org en 2018.

El medallista de oro ha tenido desde entonces muchas oportunidades, como dar un número incontable de entrevistas en su país natal o en el Golfo, o ser invitado para ver el un entrenamiento de la selección jordana femenina de fútbol. Así, él lo que quiere es inspirar a la siguiente generación.

"Ser un ejemplo para la gente joven de Jordania es mi cosa favorita. Muchas personas se han apuntado a taekwondo desde entonces. Me he convertido en su modelo a seguir, no solo para los atletas jordanos, sino para todos en cualquier deporte. Es lo mejor", expresa.

Desde su éxito en Río, Abughaush ha seguido añadiendo medallas a su colección, incluyendo una plata (2019) y un bronce (2017) en el Mundial, dos oros en 2017 en Grandes Premios y un bronce en los Juegos Asiáticos de 2018.

Además quiere volver a los Juegos Olímpicos en Tokio 2020, y volver a escribir su nombre en los libros de historia una vez más.

"Espero poder convertirme en el primer jordano en ganar dos medallas Olímpicos. Mi objetivo es estar en el podio y conseguir de nuevo el oro".