La única medalla Olímpica: el héroe de Chipre en vela

Pavlos Kontides, de Chipre, celebra haber ganado la medalla de plata en Láser masculino en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Fue la primera presea Olímpica en la historia de Chipre. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)
Pavlos Kontides, de Chipre, celebra haber ganado la medalla de plata en Láser masculino en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Fue la primera presea Olímpica en la historia de Chipre. (Imagen por Laurence Griffiths/Getty Images)

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

El velista Pavlos Kontides tiene el honor de ser el único en ganar una medalla Olímpica para Chipre. Lo consiguió cuando alcanzó la plata en clase Láser másculina en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En aquellos momentos, la presea fue muy significativa para esta pequeña isla, a la que llevó una gran esperanza durante un momento de crisis.

Kontides nació en Limassol, una ciudad de la costa sur chipriota. Comenzó a navegar con solo nueve años y con 14 ya entrenaba seriamente, por lo que este deporte pasó de ser una afición a un estilo de vida.

"Él tiene el pack completo: no solo es su talento. También es una verdadera joya, un trabajador con disciplina militar y es muy humilde", dijo a Reuters Yiannis Papazoglou su primer entrenador en el Club Náutico de Limassol

En 2007 comenzó su exitosa carrera: primero, con la clasificación para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y con la medalla de oro en los Campeonatos del Mundo juveniles de la ISAF (International Sailing Federation). Después, al año siguiente Kontides volvió a coronarse en el Mundial juvenil de la ISAF, haciendo historia de este modo como el primer atleta en ganar el oro en dos ocasiones en clase Láser. Un mes más tarde, con 18 años, tomó parte en los Juegos. Fue el atleta más joven en la clase Láser, y finalizó en 13ª posición.

Su racha ganadora continuó en 2009 con dos medallas de plata en eventos de la Copa del Mundo, una de ellas en la sede donde tendrían lugar años después los Juegos de Londres 2012. Ese mismo año también logró el bronce en el Campeonato de Europa masculino. Al final de 2010, Pavlos hizo una pausa en sus estudios en Ciencias Náuticas en la Universidad de Southampton para centrarse en la preparación de su gran objetivo: Londres 2012.

Pavlos Kontides, de Chipre, posa con su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Imagen por Clive Mason/Getty Images)
Pavlos Kontides, de Chipre, posa con su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Imagen por Clive Mason/Getty Images)
2012 Getty Images

El momento dorado

En los Juegos Olímpicos, Kontides vio la culminación de todos sus esfuerzos: ganó la medalla de plata en la clase Láser de vela. El velista escribió su nombre con letras doradas en la historia de Chipre, dando a su país la primera -y tan deseada- medalla en su historia.

El atleta, de 22 años, entró en la carrera por las medallas con opciones de ganar el oro, pero el australiano y cinco veces campeón del mundo Tom Slingsby, que lideró la regata de principio a fin, consiguió mantenerse por delante de Kontides y asegurarse el título Olímpico.

"Es realmente maravilloso", dijo Kontides después de la carrera.

"Para mi país y para mí este es un día histórico. Creo que mi nombre se escribirá con letras doradas en Chipre. Todavía no soy consciente de lo que he hecho y cuando vuelva a mi país y la gente me esté animando creo que empezaré a darme cuenta del nivel de lo que he conseguido".

Cómo una medalla para Chipre trajo esperanza a un país en crisis
07:33

El impacto de la medalla

La medalla de plata de Kontide rescató el orgullo nacional y dio esperanza a Chipre en un momento de inestabilidad económica. El país había pedido un rescate financiero por parte de la Unión Europea un mes antes de los Juegos para poder amortiguar el golpe en el sector bancario, muy afectado por su exposición a Grecia. Así, se convirtió en el quinto país de la Eurozona en necesitar un rescate.

"En esos momentos las personas necesitan un ídolo, alguien en quien fijarse. Le debemos a Pavlos hacerlo. Él es realmente inspirador", dijo a Reuters Daphne Karayianni-Diamanti, miembro del Club Náutico Limassol

Los periódicos abandonaron su pesimismo cotidiano en aquellos momentos por las imágenes en las portadas de un radiante Kontides sosteniendo su medalla de plata.

Desde entonces, Kontides se ha mantenido como una fuente de orgullo para Chipre. Compitió en Río 2016, donde quedó 7º y fue el abanderado durante la Ceremonia de Apertura.

Y además el sueño Olímpico de este atleta aún no ha acabado.

Si todo va bien, estará compitiendo el próximo año en Tokio 2020, los cuales serían sus cuartos Juegos. El año pasado probó las aguas Olímpicas de Enoshima y ganó el oro en un evento de prueba. Así que todo apunta bien para el chipriota, pero primero se tiene que clasificar para Tokio 2020.

En su país, Kontides no es solo un atleta sobresaliente, sino que también es muy activo socialmente. Cuando tiene algo de tiempo para alejarse de las regatas, entrena a velistas jóvenes, da conferencias en colegios de Primaria sobre la importancia del deporte y toma parte en eventos solidarios.

"Uno de mis sueños es expandir el deporte en Chipre. Grecia tiene muchos puertos deportivos y una fuerte cultura en vela. Me gustaría que fuera igual en mi país", explicó en una entrevista el atleta.

Pero incluso después de Tokio, Kontides no cree que su carrera deportiva esté acabada. Todavía tiene hambre de más.

"Por edad todavía puedo competir en París, pero vamos a ver primero Tokio", dijo.

El futuro todavía está lleno de aventuras para este héroe chipriota.