La solidaridad de Carla Suárez

RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 9 DE AGOSTO:  Carla Suárez Navarro, de España, durante la tercera ronda de individuales femeninos frente a Madison Keys, de los Estados Unidos, en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 el 9 de agosto de 2016 en Río de Janeiro, Brasil.  (Imagen por Cameron Spencer/Getty Images)
RÍO DE JANEIRO, BRASIL - 9 DE AGOSTO: Carla Suárez Navarro, de España, durante la tercera ronda de individuales femeninos frente a Madison Keys, de los Estados Unidos, en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Río 2016 el 9 de agosto de 2016 en Río de Janeiro, Brasil. (Imagen por Cameron Spencer/Getty Images)

La española ha aparcado las pistas de tenis para pasar a ser voluntaria en el Banco de Alimentos durante la crisis de la COVID-19

La tenista Carla Suárez está mostrando su mejor versión durante esta lucha global contra el coronavirus, pero no en su aspecto más conocido, el deportivo, sino en su cara más humana. Suárez, que ha competido en tres Juegos Olímpicos (Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016) estas semanas es voluntaria en el Banco de Alimentos de Las Palmas de Gran Canaria (España).

Allí hace tareas de almacenaje con los alimentos que llegan a la sede y que luego son distribuídos entre quienes más los necesitan.

"Especialmente en estos tiempos complicados, cuidémonos entre todos y echemos una mano a quienes lo necesiten", publicó la tenista española en sus redes sociales durante estos días.

Esta es su manera de colaborar durante la crisis, aunque, cuando acaba por las mañanas en el Banco de Alimentos, mantiene la lucha de otra forma: quedándose en casa. España, uno de los países más azotados por la COVID-19, lleva en cuarentena desde el 15 de marzo.

¿Adiós a Tokio 2020?

Suárez de momento está centrada en la lucha contra la pandemia. Pero ésta ha tenido más consecuencias en su vida, en el plano deportivo. Como el resto de atletas, tiene el 2020 prácticamente en blanco. Y precisamente este iba a ser el año de su retirada.

Suárez tenía la ilusión de acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la que habría sido su cuarta participación. Ahora los Juegos tendrán lugar un año más tarde, en 2021, y el broche de oro a su excelente carrera queda más lejos que antes.

Sin embargo, la decisión de retirarse en 2020 podría cambiar de algún modo, según ha confesado a El País en los últimos días. "Necesito ver qué ocurre en los meses que quedan. Hasta que no se decida todo no volveré a pensar sobre mi retirada. Lo que tengo claro es que si hay una posibilidad de jugar algo el año que viene, no será todo el año. Serán torneos específicos", ha reconocido al periódico español.

De todos modos, ella fue firme defensora del aplazamiento de un año de los Juegos.

Porque Carla Suárez es muy consciente de que ahora lo importante no son los Juegos Olímpicos ni su retirada, sino la salud; y la lucha por su defensa, que ella misma abandera desde su versión más solidaria.