La escalada más rápida: de empezar con tres años a ser Olímpico con 17

albertogines1 (1)

Alberto Ginés representará a España en el debut de su deporte, la escalada deportiva, en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Debutó el año pasado, con 16, en categoría absoluta, y, a pesar de tener en sus manos un billete Olímpico, reconoce que aún le queda mucho por aprender: “No he tenido tiempo a asentarme en la categoría absoluta realmente”. Sin embargo, Alberto Ginés ha logrado lo que muchos se quedan anhelando, que es participar en el debut de la escalada deportiva en unos Juegos Olímpicos, y lo hará a partir del próximo julio en Tokio.

Ginés tiene claro que este es el escenario perfecto para que su deporte siga creciendo. "Además, es importante que sea en Japón, ya que en los últimos años está creciendo bastante la cultura de la escalada allí. De hecho, los mejores escaladores del mundo son japoneses. El hecho de que en los Juegos haya escalada, y que encima estos se celebren en Japón, creo que nos va a ayudar bastante a crecer como deporte", reconoce.

Eso sí, también apunta el español que la escalada no es algo que quede tan remoto para cualquier persona: “Aunque no es muy conocido, sobre todo aquí en España, es un deporte que a mucha gente le llama la atención o lo ha llegado a practicar en algún momento de su vida. Mucha gente lo practica en rocódromos o en la naturaleza, o los mismos niños se suben a los árboles a los columpios… Escalar algo bastante natural y relativamente a todo el mundo le llama la atención. Además, mucha gente me ha dicho que es un deporte bastante espectacular”.

Escalar es algo bastante natural y que relativamente

llama la atención a todo el mundo

En su ADN

Para quien está claro que este deporte es algo natural es para él. Sus inicios en este deporte se remontan a cuando tenía tres años (algo tampoco tan lejano, contando con que tiene diecisiete).

"Mi padre escalaba desde joven, cuando tenía 12 o 13 años, pero como escalador social: iba al monte cuando le apetecía, algo social. Y cuando yo tenía tres años íbamos paseando por un parque de aquí de Cáceres y había un rocódromo. Al final acabamos entrando. He de decir que al principio me dio un poco de miedo, pero al final me enganchó. Empezamos a ir al rocódromo a pasar el rato, pero también empezamos ir al monte, a hacer más viajes centrados en la escalada, y al final me acabé enganchando y me lo fui tomando más en serio. Y hasta ahora”, tan sencillo como esto, parece decir. Pero no lo ha sido tanto.

Claro está, por supuesto, que en sus inicios no escalaba las paredes de ahora. “A ver, con tres años no escalaba mucho, pero iba al rocódromo o al monte y me lo pasaba bien. No es que escalara, sino que estaba allí. Entré en el mundo, en el ambiente. Es con lo que me he criado”, puntualiza

La escalada al principio me dio un poco

de miedo, pero luego me enganchó

El cambio en el Preolímpico

No siempre fue fácil, y de hecho conseguir el billete a Tokio 2020 está dentro de sus momentos más complicados. “Creo que es lo más difícil a lo que me he enfrentado en el deporte”, reconoce Ginés.

“Fuimos al Preolímpico habiendo conseguido el objetivo de la temporada. El Preolímpico fue en noviembre, pues hasta octubre yo pensaba que no iba a clasificarme para él. Cuando llegamos, pensábamos que estar allí ya era recompensa suficiente para la temporada que habíamos hecho. Pero al final las cosas salieron bastante mejor de lo que esperábamos. Ni en mis mejores sueños habría pensado que me iba a clasificar. Fue un momento bastante impactante. Estábamos todos en shock. En ningún momento nadie de mi entorno vio que era factible llegar a los Juegos. Nadie se lo esperaba, por eso creo que fue aún más satisfactorio”, asume.

De hecho, no esperarlo ha hecho que cambie su vida mediática también de golpe. “Ha habido momentos en los que me ha costado más llevar esa repercusión, sobre todo al principio. A nivel mediático he crecido bastante. Siempre digo que el año pasado por estas fechas creo que no llegaba a los 1.000 seguidores. Y ahora estoy llegando a los 30.000. Nunca había esperado algo así. Me pilla bastante de sorpresa, también a mi familia y a mi entorno, pero hay que acostumbrarse un poco y lo voy llevando bien”, explica.

Un deporte Olímpico

Su ascenso en la escalada ha coincidido con el de su deporte, al entrar en el programa Olímpico. Sin embargo, Ginés reconoce que no espera dar una nueva sorpresa y aspirar, por ejemplo, a las medallas. “Me he puesto como objetivo llegar al diploma Olímpico. Estaría bastante bien para el primer año. Si consigo una medalla, obviamente, muchísimo mejor. Pero lo veo bastante difícil”, dice.

Especialmente se le antoja complicado por la dinámica de la competición, en la que los atletas compiten en tres disciplinas (dificultad, búlder y velocidad) y solo se da un oro. Es decir, los escaladores deben de tener un buen ránking en las tres para poder optar a las medallas. Esto se conoce como combinadas o overall. “Creo que a mí me perjudica un poco. En lead (dificultad) voy bastante bien, es mi especialidad; en búlder me defiendo; pero en velocidad estoy bastante verde. Empecé a practicar esta disciplina hace tres años, cuando la escalada entró al programa Olímpico. Si hubiese tres medallas por categoría y solo entrenáramos lo que se nos da bien, podría rendir bastante más", explica Ginés.

Sin embargo, este formato le parece el adecuado para dar a conocer su deporte -también incluso entre los propios atletas-. “Creo que esto nos ayuda a conocer otras disciplinas. Como es mi caso con la velocidad. Yo sabía que existía, claro, pero nunca la había practicado ni había visto una competición de velocidad. Así que esto nos ayuda a conocer un poco nuestro propio deporte y sus diferentes disciplinas, y también a respetarlas. Por eso creo que deportivamente nos ha ayudado”, continúa.

Alberto Ginés es un joven escalador de 17 años que ya está clasificado para los Juegos de Tokio. Su punto fuerte es la dificultad.
Alberto Ginés es un joven escalador de 17 años que ya está clasificado para los Juegos de Tokio. Su punto fuerte es la dificultad.

Un año más para aprender

De hecho, tener que aprender de tres disciplinas ha hecho que Alberto Ginés forje una buena amistad con uno de los favoritos para obtener medalla en Tokio 2020, Adam Ondra. Entrenar de manera conjunta puede ser un punto a favor en este sistema de competición.

Pero no es lo único que Ginés ha tenido de cara. Se ha tomado el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de manera positiva, dentro de lo que cabe. "Era algo que se tenía que hacer, era necesario. Me lo intento tomar como algo positivo porque así tengo más tiempo para poder entrenar y prepararme. Si me lo tomo como algo negativo, me afectaría más, así que es mejor así”, expresa.

Sin embargo, sus entrenamientos han tenido que cambiar, por su puesto, por la situación de confinamiento que se vive en España. “En casa no tengo ninguna pared para poder escalar. Puedo hacer ejercicios físicos, que no tienen mucha transferencia a la escalada en líneas generales. Me lo estoy tomando como si fuera una pretemporada y ya, cuando pase todo un poco y se vuelva a la normalidad, volveremos a entrenar en condiciones. Ahora lo primero es que se arregle esta situación cuanto antes y luego ya pensaremos en el deporte”, concluye el primer español que participará en escalada deportiva en unos Juegos Olímpicos.