La angustia del judoca argentino varado en Georgia

LONDRES, INGLATERRA - 31 DE JULIO: Emmanuel Lucenti de Argentina pierde ante Antoine Valois-Fortier de Canadá en la prueba de judo -81 kg en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 el 31 de julio de 2012 en Londres, Inglaterra. (Foto de Chris McGrath/Getty Images)
LONDRES, INGLATERRA - 31 DE JULIO: Emmanuel Lucenti de Argentina pierde ante Antoine Valois-Fortier de Canadá en la prueba de judo -81 kg en el día 4 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 el 31 de julio de 2012 en Londres, Inglaterra. (Foto de Chris McGrath/Getty Images)

Emmanuel Lucenti, con su mujer y su hijo, está a la espera de poder regresar a su país de origen 

Debido a la situación provocada por el coronavirus, son muchos los atletas que siguen enfrentándose a varias dificultades surgidas debido a la pandemia mundial. Es el caso del judoca argentino Emmanuel Lucenti, representante en tres Juegos Olímpicos y ganador de la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. El deportista se encuentra varado en Georgia junto a su mujer y su hijo de un año.

"Estamos muy angustiados y preocupados por no poder volver a la Argentina. Teníamos pagados nuestros pasajes y ahora no tenemos dinero para quedarnos hasta septiembre cuando vuelva a funcionar el aeropuerto de Argentina normalmente", explicó Lucenti a los medios de comunicación desde Tiflis, la capital de Georgia. Allí llegó el 24 de enero para prepararse y disputar seis torneos de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio.

“Vinimos porque era el último tirón para buscar la clasificación a Tokio. Elegimos Georgia porque que es un país donde se entrena muy bien y es barato. Pude luchar en el Grand Slam de París, el 8 y 9 de febrero, y en el de Dusseldorf (Alemania), el 21 y 22, y nada más porque después se fueron cancelando todos los torneos. Nos quedamos acá y no podemos volver", relató el judoca, también ganador de la medalla de oro en los Juegos Odesur 2006.

"Estamos en un departamento, tenemos las cosas básicas por suerte, cambiamos cinco veces de lugar en este tiempo porque no nos alcanzaba el dinero. El 22 de mayo levantaron el estado de excepción, aunque acá siempre se pudo salir, menos de 21 a 6 que había toque de queda. La gente podía salir, evitando las aglomeraciones. Los supermercados, farmacias y bancos siempre estuvieron abiertos", agregó el tucumano de 35 años.

El deportista está en contacto con la embajada argentina en Turquía, ya que su país no cuenta con representación diplomática en Georgia y espera que analicen su caso particular para poder regresar a la Argentina.