Kong Man Wai Vivian: alcanzando nuevas alturas

Barcelona, 8-10 de febrero de 2019: Kong Man Wai Vivian en Barcelona durante el Campeonato Mundial.
Barcelona, 8-10 de febrero de 2019: Kong Man Wai Vivian en Barcelona durante el Campeonato Mundial.

Kong Man Wai Vivian ve perder y ganar como el yin y el yang de su éxito como atleta. La deportista sabe muy bien sobre los altibajos de ser una esgrimista de élite.

Alcanzó el número 1 del ranking mundial a principios del año pasado después de obtener dos medallas de oro en la Copa Mundial en La Habana y en Barcelona, ​​seguida de un bronce en el Campeonato Mundial en Budapest, algo histórico para una esgrimista de Hong Kong.

Sin embargo, fue una victoria agridulce porque Kong tuvo que abandonar el evento de equipos después de que se rasgara el ligamento cruzado anterior en la rodilla derecha y tener que volar de regreso a casa para una cirugía. Esto afectó su esfuerzo en la última de las series de la Copa del Mundo en Estonia, donde acabó quedando en séptimo lugar.

A pesar de caer en el ranking de la FIE, Kong sigue siendo optimista, aceptando que todo esto es parte de su recorrido.

"Estoy muy agradecido por todos los altibajos que he vivido como atleta".

"Siempre estoy triste cuando pierdo, pero trato de recuperarme lo más rápido posible y volver al entrenamiento", explica.

Kong, una espadachina zurda, atribuye a sus dos lesiones parte de la razón por la que ve las clasificaciones de manera diferente.

"Desgarrarme el ligamento en 2017 significó que tuve que trabajar muy duro para volver a lo que daba por sentado todos esos años libres de lesiones".

"La lesión me ayudó a apreciar la esgrima y a estar agradecida de poder volver a competir. También me motivó a entrenar realmente duro y, con suerte, ganar. La segunda lesión [en 2019] me ayudó a poner las clasificaciones en perspectiva".

Lyubov Shutova de Rusia (D) en acción contra Vivian Kong (I) de Hong Kong, China durante la Ronda de 32 de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Lyubov Shutova de Rusia (D) en acción contra Vivian Kong (I) de Hong Kong, China durante la Ronda de 32 de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
2016 Getty Images

Kong es la esgrimista líder de Hong Kong, China, y la primera atleta de la Región Administrativa Especial en alcanzar el número 1 del mundo, una hazaña que todavía no se puede creer.

"Me tomó un tiempo creer que era real. Siempre he admirado a los esgrimistas de alto rango y sentí que estaba muy lejos de ellos. Pero creo que este logro es una excelente manera de agradecer a todos los que me ayudaron en el camino y ojalá inspire a más niños y niñas de Hong Kong a probar la esgrima".

Si bien aprecia ocupar la primera posición en este momento de su carrera, admite que la presión era mucha. Después de un tiempo de reflexión, Kong asegura haber encontrado el equilibrio y valorar lo que es importante.

"A principios de ese año, estaba muy cerca de estar en el puesto 1, y cuando lo alcancé me sentí un poco abrumada", dice.

"Los medios de comunicación de Hong Kong estaban entusiasmados e informaron de cerca sobre mis fluctuaciones en el ranking. Pasé por esta crisis de identidad pensando que no merecía estar en lo más alto del ranking y que no estaba haciendo lo suficiente o luchando lo suficiente como para estar clasificada en esa posición".

"Tenía más miedo a perder y casi sentí que no me permitían perder, pero la segunda lesión me recordó que debía concentrarme en lo que es importante. Ahora, solo quiero estar sana y al cien por cien para poder dar lo mejor de mí", comenta.

Lyubov Shutova de Rusia (D) en acción contra Vivian Kong (I) de Hong Kong, China, durante la Ronda de 32 de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
Lyubov Shutova de Rusia (D) en acción contra Vivian Kong (I) de Hong Kong, China, durante la Ronda de 32 de los Juegos Olímpicos de Río 2016.
2016 Getty Images

Si bien las clasificaciones ahora son una segunda prioridad, Kong está intentando clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y está haciendo todo lo posible para prepararse para ello. De hecho, su período de recuperación y las competiciones anteriores estaban orientadas a los Juegos.

"La cirugía después del Campeonato Mundial significaba que tenía un calendario apretado para la recuperación y el objetivo era estar al 100 por cien para cuando compitiera en los Juegos Olímpicos".

"Estoy haciendo mucha rehabilitación y fue la [primera vez] que traté los Mundiales y el Gran Premio como parte del proceso de rehabilitación para aprender a confiar en las rodillas nuevamente".

"Todavía estoy trabajando en mi rodilla", explica.

"En este momento, ya han pasado casi nueve meses después de la operación, pero la rehabilitación nunca termina. Necesito trabajar en mi equilibrio y los isquiotibiales para proteger mejor las rodillas. La parte mental de la rehabilitación también es difícil porque tengo que aprender a confiar en mis rodillas otra vez".

Ahora está utilizando su experiencia en Río 2016 para darle un impulso extra a la motivación.

"No sabía qué esperar en Río 2016 porque durante mucho tiempo el único objetivo era clasificarme. Estaba decepcionada conmigo misma por estar contenta solo con la clasificación".

"La experiencia me inspiró para esforzarme realmente en Tokio 2020".

La deportista Kong Man Wai Vivian posa durante una competición en Barcelona, España.
La deportista Kong Man Wai Vivian posa durante una competición en Barcelona, España.
@BIZZI TEAM

Al preguntarle por qué los Juegos Olímpicos son su objetivo, responde: "Es importante para mí debido a los valores Olímpicos. Es muy significativo poder representar a mi país de origen y participar en una celebración de ideales y valores universales".

Además de en los anteriores Juegos Olímpicos, Kong se inspira en su familia y sus amigos, que la han apoyado durante su trayectoria.

"No podría continuar si no fuera por ellos. Han estado conmigo todo el tiempo y me vieron evolucionar como persona".

"Mucho antes de que obtuviera grandes victorias, todavía creían en mí y me decían que soy su campeona sin importar qué. Están ahí para mí por las victorias y las derrotas, especialmente cuando más los necesito”.

Ahora Kong se mantiene firme al combinar sus sesiones de rehabilitación, entrenamientos y yoga, algo que siempre ha sido parte de su rutina.

"El yoga es genial porque me encanta cómo combina el entrenamiento físico y mental como una forma activa de meditación para ayudarme a calentar y concentrarme".

Con la pandemia global, Kong dice que este también es un momento de reflexión.

“Esta pandemia me ha ayudado a poner las prioridades y los objetivos en perspectiva. Nos ha obligado a reducir la velocidad y reevaluar lo que más importa. Es muy fácil centrarse en uno mismo como atleta entrenando a tiempo completo porque todos a tu alrededor te están ayudando a alcanzar tus sueños y metas".

"Cuando anunciaron el aplazamiento de los Juegos Olímpicos, recibí muchos mensajes preguntándome si estaba bien. Me sentí mal porque hay cosas mucho más importantes en el mundo y todos estaban preocupados por cómo me sentía".

"Los Juegos Olímpicos celebran la paz y unos valores universales que posiblemente no pueden ser apropiados mientras vivimos una pandemia. Esto también me ha dado la oportunidad de reflejar lo que significa ser un atleta, nuestro papel y lo que podemos ofrecer durante estos tiempos locos", concluye.