Kerri Strug: la gimnasta que se enfrentó al dolor por la gloria Olímpica

Kerri Strug de los Estados Unidos en acción en la barra de equilibrio durante la competición de gimnasia femenina durante los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. (Doug Pensinger/Staff)
Kerri Strug de los Estados Unidos en acción en la barra de equilibrio durante la competición de gimnasia femenina durante los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. (Doug Pensinger/Staff)

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: la atleta que superó una lesión para conseguir el oro en Atlanta

Los antecedentes

La primera experiencia de Kerri Strug en los Juegos Olímpicos fue en Barcelona 1992. A los 14 años, era la atleta Olímpica más joven del equipo de Estados Unidos. Se clasificó tan solo un mes antes de los Juegos.

En las pruebas Olímpicas, Strug se cayó durante la rutina de ejercicios en el suelo, pero aunque creía que había arruinado sus posibilidades de clasificación, la gimnasta nacida en Arizona fue nombrada la cuarta integrante del equipo de seis atletas.

La joven Strug, que con 1,40 m tenía una figura diminuta incluso entre sus compañeras gimnastas, disfrutó de unos Juegos Olímpicos de Barcelona que fueron a la vez un éxito y una decepción. A pesar de que sí ganó una medalla de bronce en la competición por equipos, no pudo participar en el concurso general, ya que Kim Zmeskal se hizo con la última plaza.

Fue una píldora amarga de tragar.

Pero cuatro años después, los recuerdos de Barcelona resultarían vitales para Strug, ya que se enfrentó el mayor desafío de su vida.

Las finales

"Para mí, había más expectativas porque no ganamos la primera vez", afirmó Strug en una entrevista con la NBC en 2016.

En 1996, Strug se clasificó para los Juegos Olímpicos de Atlanta como parte de una alineación estelar conocida cariñosamente como las 'Siete Magníficas'. Pero a pesar de que se trataban de unos Juegos Olímpicos en casa y Estados Unidos estaba en una buena forma, sus gimnastas nunca habían ganado la competición por equipos. Las favoritas eran una vez más las integrantes del equipo soviético, que habían ganado la medalla de oro en nueve ocasiones anteriores.

Pero mientras la historia estaba en su contra, el equipo de Estados Unidos logró colocarse en primera posición cuando la competición se acercaba a su final el 23 de julio de 1996.

En la rotación final, Estados Unidos lideraba por 0.897 puntos y solo les faltaba uno de los aparatos, el salto de potro.

Se necesitaría un error de proporciones épicas para que las estadounidenses no ganaran su primera medalla de oro por equipos.

Quizás fue la presión, quizás los nervios, pero con cuatro atletas que ya habían saltado, el equipo de Estados Unidos aún tenía que asegurar la victoria. Pero cuando Demonique Moceanu, de 14 años, dio un paso al frente, las cosas fueron de mal en peor. En sus dos intentos de salto, la joven gimnasta se cayó.

Con esos errores, toda la presión estaba sobre los hombros de Strug. Sus dos saltos significarían la diferencia entre el oro y la plata para el equipo de Estados Unidos.

Con su primera salto, llegó el desastre. La gimnasta aterrizó torpemente sobre sus pies y su tobillo cedió. El dolor estaba grabado en su rostro. La multitud miraba en estado de shock, y todos creían que la competición había terminado.

"¿Necesitamos esto?" preguntó desesperadamente mientras se enfrentaba a la idea de que tendría que realizar su salto final con un tobillo lesionado. La respuesta fue sí.

Claramente sintiendo el dolor, Strug se acercó cojeando al caballete que iba a decidir la medalla de oro. Mientras se catapultaba por el aire, todos los ojos estaban puestos en el aterrizaje. Cuando sus pies tocaron el suelo, su tobillo pareció vacilar cuando el impacto del salto sacudió su cuerpo.

Pero la gimnasta levantó los brazos en señal de triunfo mientras hacía una mueca de dolor.

Lo había hecho. Strug clavó el aterrizaje e hizo ganar el oro por equipos a los Estados Unidos por primera vez en la historia.

Kerri Strug, de los Estados Unidos, se agarra el tobillo después de lesionarse en su primer intento mientras competía en el caballete durante la prueba de gimnasia por equipos femenina en los Juegos Olímpicos de 1996. (Foto de Mike Powell/Getty Images)
Kerri Strug, de los Estados Unidos, se agarra el tobillo después de lesionarse en su primer intento mientras competía en el caballete durante la prueba de gimnasia por equipos femenina en los Juegos Olímpicos de 1996. (Foto de Mike Powell/Getty Images)
1996 Getty Images

El resultado

Si un momento puede cambiar tu vida, es este.

Strug se fue de los Juegos Olímpicos como una heroína, se convirtió en una habitual de los programas de televisión e incluso visitó al presidente de los Estados Unidos.

Pero en lo que a gimnasia se refiere, las cosas fueron mucho más complicadas. A Strug le costó mantener la forma que la había visto ganar el oro en Atlanta y pronto se retiró del deporte.

Desde entonces, la gimnasta ha disfrutado de una carrera variada que ha ido desde ejercer como maestra en una escuela de primaria hasta participar en espectáculos sobre hielo de Disney.

Pero su momento dorado en los Juegos de Atlanta 1996 nunca será olvidado. Incluso ahora, cuando llega Halloween, no es raro ver a niñas estadounidenses vestidas como Kerri Strug, la atleta que triunfó sobre el dolor para ganar una medalla Olímpica histórica.