Keely Hodgkinson y Amy Hunt: las atletas de 18 años más rápidas del mundo 

MicrosoftTeams-image (2)

Amy Hunt y Keely Hodgkinson son amigas, poseedoras de récords mundiales y el futuro del atletismo británico. Tokio 2020 ha hablado con ellas sobre su rápido ascenso a la cima

Nacidas con dos meses de diferencia en 2002, las sensaciones del atletismo británico Keely Hodgkinson y Amy Hunt comparten mucho más que el año de nacimiento. Las dos atletas, que hicieron juntas su debut internacional en el Europeo Juvenil de Atletismo de 2017, poseen una de las cosas más difíciles en el deporte: un récord mundial.

El de Hunt llegó primero, en mayo de 2020, con unos 200 m que la vieron adentrarse en los libros de historia, cuando sus zapatillas se derritieron con un récord mundial sub 18 de 22,42 segundos. Para no ser superada, su buena amiga, y compañera de cuarto, Hodgkinson, estableció su propia mejor marca mundial en enero de este año cuando corrió 1:59,03 en los 800 m bajo techo, en Viena, y se convirtió en la mujer más rápida del mundo en esa distancia, en la categoría sub 20.

Hunt dice: “Todavía no lo creo del todo”. Hodgkinson sostiene: “Yo solo estaba más aliviada de haber llegado a la línea de salida”. Pueden tener personalidades opuestas, pero este veloz dúo puede ser la dupla más emocionante del atletismo en la actualidad.

Cómo empezó

Para dos personas que claramente disfrutan tanto de estar juntas, se podría pensar que Hunt y Hodgkinson crecieron compitiendo juntas. Pero de hecho, se conocieron “relativamente hace poco” en 2017, cuando coincidieron en el equipo de Gran Bretaña en el Europeo Juvenil.

“¡Creo que vamos bastante bien!”, dice Hodgkinson, quien vive en Manchester y estudia en Leeds, a poco más de 200 km de donde Hunt estudia, en Cambridge. “Hay un grupo de nosotras, las chicas, y nos mantenemos unidas. Todas estamos bastante unidas y es agradable”.

Desde entonces, Hunt y Hodgkinson se han convertido en amigas cercanas, incluso son compañeras de cuarto durante las competiciones internacionales. Y aunque se consideran a ellas mismas como polos opuestos, se animan y apoyan una a la otra, incluso si eso quiere decir asegurarse que una de ellas llegue a la línea de salida a tiempo.

“Como cuando el bus de tu carrera de semifinal se estaba yendo y tuve que gritarte mientras estabas en el baño ‘¡Keely, tu bus está aquí!’”, dice Hunt, y ambas ríen. “Y luego sales sin inmutarte con una toalla en la cabeza”.

Pero cosas como estas les ayudan a Hunt y Hodgkinson a prosperar mutuamente. “Tu actitud ante la vida es no estresarte ante cosas que se pueden solucionar simplemente”, dice Hunt. “Definitivamente podría aprender de eso, porque me estreso fácilmente”.

Por su parte, Hodgkinson ve en Hunt las cualidades que la hacen tan exitosa: “Amy es, probablemente, un poco más organizada y siempre está lista. Siempre está en la mejor condición. Creo que funciona bien, podemos aprender cosas una de la otra”.

Más allá de sus personalidades fuera de la pista, cuando se trata de competir, son profesionales.

Y el trabajo duro ha dado sus furtos. Grandes frutos.

Cómo está yendo

Se ve que, además de toda la diversión que el dúo tiene al pasar tiempo juntas viajando y compitiendo, también han trabado intensamente para llegar a donde están ahora, con sus récords mundiales.

“Sigue esforzándote” es el consejo de Hodgkinson a los atletas emergentes que esperan seguir sus pasos. “Si tan solo perseveras en lo que quieres hacer, tendrás resultados eventualmente. Creo que algunas personas se olvidan que habrá recompensas, porque el entrenamiento es duro, es horrible. Pero solo hay que confiar en el proceso y seguir con el esfuerzo, y finalmente serás recompensado”.

Hay mucha perseverancia en Hunt y Hodgkinson cuando se trata de sus metas. No se puede ser récord mundial sin tener claro lo que quieres lograr.

“Mi propia perspectiva de la vida me dice que me gustaría llegar a lo más alto, que es una medalla Olímpica o a un oro Olímpico”, explica Hunt. “Y creo que eso sería delirar, o no, cualquier cosa puede pasar en la vida”.

No hay una gota de arrogancia en Amy Hunt al explicar sus objetivos para el futuro. Es un hecho que la puerta está bien abierta para este par de emocionantes jóvenes atletas: cualquier cosa es posible, y no se sorprenda cuando suceda.

La pregunta definitiva

No puede haber una entrevista con la recordista mundial sub 18 de 200 m y la plusmarquista mundial sub 20 de 800 m sin la pregunta más obvia de todas: ¿quién ganaría una carrera de 400 m?

“Amy sería humilde sobre esto, pero probablemente me haría añicos”, responde Hodgkinson con autocrítica. “Me arrasaría con una mejor marca personal”.

Hunt, por su parte, ve la cosa de manera diferente. “Creo que le das poco crédito a tus carreras cortas. Si se extendiera un poco hacia los 500 m, diría que definitivamente me ganarías”.

Por desgracia, es una carrera que probablmente nunca veamos, y tengamos que imaginar por años. En especial si ambas llegan tan lejos como lo sugieren las predicciones recientes de periodistas y entrenadores.

Grandes zapatos que llenar

Usain Bolt. Dame Kelly Holmes. Dos nombres que trascienden el atletismo hasta tal punto que cualquiera habrá oído hablar de ellos.

Dentro del mundo del atletismo hay leyendas. Las más grandes la historia.

Y recientemente, Hunt y Hodgkinson han sido comparadas con ellas.

La comparación con Hunt viene no solo de su gran velocidad, sino también porque comparte el mismo récord sub 18 de 200 m con Bolt. En el caso de Hodgkinson, su propia entrenadora, Jenny Meadows, vaticina que puede romper el récord británico de Kelly Homles de los 800 m (1:56,21).

Aunque halagadas por las comparaciones, ni Hunt ni Hodgkinson se dejan llevar por los elogios.

“Es un poco demasiado para comprenderlo”, dice Hunt sobre las comparaciones con el mejor velocista de la historia, Bolt. “No piensas de ti en esos términos. Asocias esa palabra con muchas cosas diferentes, y no te sientes parte de eso. Pero definitivamente es alentador y me siento halagada, realmente halagada de que las personas siquiera hagan esa asociación porque apenas estoy comenzando”.

Hodgkinson se quedó de piedra con la comparación con Holmes. “Me quedé como ‘¡Esa es una declaración atrevida!’”, recuerda. “Las cosas que ella ha hecho, como el doblete en los 1.500 y 800 m en los Juegos Olímpicos (Holmes ganó dos oros Olímpicos en Atenas 2004)... Es una atleta increíble”.

“Entonces, que se hable de mi a la misma categoría que ella es un honor y se siente lindo que las personas tengan ese pensamiento”.

Objetivo de equipo

Naturalmente, el siguiente paso para Hunt y Hodgkinson sería Tokio 2020. Y es una experiencia que entusiasma a ambas.

“Estamos en esa situación en la que tenemos nuestras marcas mínimas y como que ya hicimos eso y ahora necesitamos estar entre las dos primeras en los selectivos”, explica Hunt. “Creo que sería algo tan grande para ambas, algo inmenso. Por lo que escuchas decir a la gente, a los atletas mayores, es algo que no se puede describir, esa atmósfera y ese lugar único que tienen los Juegos”.

Hodgkinson concuerda: “También creo que será una oportunidad gigante, pero el primer obstáculo es llegar ahí. Hay tanta gente en los 200 y 800 m... Gran Bretaña está repleta de talento en todas las distancias ahora mismo. Para el verano tendremos 19 años, pero es bastante raro y al mismo tiempo un privilegio estar en esta posición siendo tan jóvenes”.

Tokio y más allá

Mientras Tokio 2020 se acerca, el mundo se prepara para ver la más amplia gama de atletas jamás reunida en unos Juegos Olímpicos.

Para algunos –como los surfistas o los escaladores deportivos- será la primera oportunidad para competir en unos Juegos Olímpicos. Otros tomarán parte en pruebas que han sido Olímpicas a lo largo de siglos. Habrá veteranos que tendrán una última oportunidad de gloria y jóvenes –como Hunt y Hodgkinson- que representan el futuro del deporte.

Pero más allá de todo eso, más allá de las metas y los logros personales de los deportistas, estos Juegos significarán mucho más para el mundo.

“Es un momento en la historia”, dice Hodgkinson pensando en Tokio. “Ha sido tan duro, así que creo que significará mucho más para las personas”.

“Creo que será una de las cosas más emocionantes”, sostiene Hunt. “Será la Ceremonia de Apertura y la gente estará en lágrimas porque no podremos creer lo lejos que hemos llegado y lo que hemos progresado y que estamos juntos. Creo que tendrá un significado increíble”.

Dos amigas. Dos poseedoras de récords mundiales. Dos mujeres que comparten el sueño de la gloria Olímpica.

Con Amy Hunt y Keely Hodgkinson presentes en Tokio y más allá, puede que el futuro del atletismo británico nunca haya sido tan brillante.