Israel Madaye: "Mi mente de acero ayudó a Chad a obtener la primera clasificación Olímpica en tiro con arco"

El arquero del Chad Israel Madaye en los Juegos Africanos de 2019 en Sale, Marruecos.
El arquero del Chad Israel Madaye en los Juegos Africanos de 2019 en Sale, Marruecos.

En Tokio 2020, Madaye podría convertirse en el primer atleta fuera del atletismo y el judo en llevar la bandera del Chad en los Juegos Olímpicos

Con su país al borde de una guerra civil, Israel Madaye estaba preocupado con la práctica de disparar un arco y una flecha.

Rutinariamente arrastraría la cuerda del arco hasta su punto de anclaje, apuntaría la flecha y la soltaría de la cuerda.

Su objetivo era seguir disparando decidido a darle gloria al Chad, una nación que ha estado marcada por la inestabilidad y la violencia durante la mayor parte de su vida. Madaye falló su primer objetivo, Londres 2012. Intentó apuntar a Río 2016, pero sus flechas se quedaron cortas nuevamente.

Después de 16 años de práctica, intentos y fracasos, decidió cambiar su enfoque y visualizó lo que quería lograr.

Finalmente, su momento de gloria llegó en los Juegos Africanos de 2019 en Marruecos cuando ganó su plaza para Tokio 2020.

En declaraciones al Olympic Channel desde Yamena, Madaye dice: "La clasificación Olímpica seguía siendo un sueño para mí. Fui a Rabat con flechas de mala calidad y esperaba que no se rompieran mientras estaba disparando. Pero mi mente era fuerte".

Ese día, tenía una mentalidad de hierro. En realidad, era una mente de acero.

Encontrando su pasión

Mientras crecía, el amor de Madaye por el deporte era inherente. Le encantaba jugar al fútbol hasta que descubrió el tiro con arco.

El entonces deportista de 19 años vio a un grupo que incluía a niños que aprendían a disparar arcos y flechas. Se sintió atraído.

“Me olvidé por completo de todos los otros deportes. Me concentré en el tiro con arco. Quería disparar flechas todo el tiempo, así de simple”, comenta sobre la decisión que le cambió la vida.

“Y sigue siendo el caso. Si no disparo durante dos días, siento que es como un mes, se ha convertido en parte de mi vida diaria".

Fue difícil satisfacer su creciente hambre e interés en el deporte. El equipo y el entrenamiento eran demasiado básicos y escasos para satisfacer el deseo de Madaye de crecer profesionalmente.

Pero eso no lo detuvo de soñar con los Juegos Olímpicos que disfrutaba viendo en la televisión. Era una posibilidad remota ya que los únicos chadianos que habían logrado alcanzar el nivel Olímpico eran atletas de atletismo y un judoka.

“Traté de clasificarme para Londres 2012 en Rabat durante el Campeonato Africano de Tiro con Arco, pero fracasé. Entonces me di cuenta de que todavía tenía mucho que aprender”, recuerda.

Carine Ngarlemdana, del equipo Olímpico de judo de Chad, lleva la bandera de su país durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Carine Ngarlemdana, del equipo Olímpico de judo de Chad, lleva la bandera de su país durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
(Foto de Lars Baron/Getty Images)

El tiro con arco también era relativamente desconocido en su país.

Pero eso cambió después de que Madaye y otros arqueros locales reinaran en un evento regional en el vecino Níger en 2013.

Ese éxito alimentó aún más sus ambiciones Olímpicas.

“Fui al Campeonato Africano 2016 en Windhoek, en Namibia. Me estaba sintiendo muy bien. Pedimos nuestro equipo, pero no llegó a tiempo, por lo que viajamos a Namibia sin todo lo necesario ".

"Sin embargo, llegué a los cuartos de final, pero perdí contra el marfileño René Kouassi", dice el arquero de su intento de clasificación para Río 2016.

Sobrevivir con trabajos ocasionales

El atleta de 32 años, que sobrevivió haciendo trabajos ocasionales como electricista reparando paneles solares y otros electrodomésticos, cambió sus planes antes de los Juegos Africanos de 2019 en Marruecos, donde el tiro con arco formó parte del programa por primera vez.

“Tres meses antes de los Juegos, dejé de trabajar como electricista y decidí concentrarme completamente en el tiro con arco. La gente me preguntaba por qué estaba haciendo eso, pero sabía lo que tenía que hacer".

En el campo de tiro en Salé (cerca de Rabat), perdió ante el egipto Sheriff Mohamed en las semifinales, perdiendo la opción de obtener un boleto automático a Tokio. Sus posibilidades colgaban de un hilo.

“Vencí a todos, uno por uno, hasta la semifinal. Entonces perdí contra el egipcio Youssof Tolba en el partido por la medalla de bronce. No era más débil, pero él tenía un equipo superior".

Todo dependía de un partido en el que ni siquiera participaba.

"Necesitaba que Egipto ganara contra Namibia en la final del evento de equipo mixto para clasificarme", recuerda.

Clasificación difícil

Madaye obtuvo su cuota ya que fue el arquero mejor clasificado de un país no clasificado [cuarto en el evento individual]. Fue uno de los mejores momentos en la historia deportiva del Chad.

“La clasificación fue un sueño para mí. No importa cómo sucedió, ahora está de mi lado", dice.

“Incluso antes de regresar al Chad, mucha gente estaba al tanto de mi clasificación. Recibí muchos mensajes de felicitación y aliento... La bienvenida en el Chad fue excelente".

Ahora saben que hay un chico del Chad que está haciendo todo lo posible para competir en los Juegos Olímpicos.

En Río 2016, el Chad envió solo dos atletas en atletismo. En Tokio, el país podría tener más representantes.

Muchos pensamientos llenan la mente de Madaye, desde participar en la Ceremonia de Apertura hasta disparar en el Parque Yumenoshima frente a la multitud Olímpica.

¿Qué pasará si acaba emparejado contra sus "coreanos favoritos" o su ídolo Brady Ellison, el medallista de plata por equipos de Río 2016?

Brady Ellison: "Estaba destinado a disparar un arco"
02:30

El deportista no quiere adelantarse a sí mismo. Madaye aún no ha alcanzado el estándar mínimo de entrada: disparar una ronda de clasificación de 640 en un evento registrado en el World Archery (disparó un 601 en Salé).

Ese es el próximo objetivo de Madaye cuando se reanuden las competiciones después de la interrupciones a causa de la pandemia del COVID-19.

Armado con un equipo donado por la World Archery, ha decidido enfocarse completamente en esto.

"Pascal Colmaire, el director de desarrollo y formación de World Archery, nos proporcionó un equipo completo de tiro con arco y necesito agradecérselo teniendo éxito", dice.

"Ahora tengo 10 flechas, necesito más, pero puedo prepararme con eso".

Ahora tengo que hacer aún más. Si puedo clasificarme, tengo un sueño. Quiero estar en el podio en los Juegos Olímpicos. Necesito olvidarme de los problemas.

Israel Madaye (izquierda) en una sesión de práctica durante los Juegos Africanos de 2019 en Sale, Marruecos.
Israel Madaye (izquierda) en una sesión de práctica durante los Juegos Africanos de 2019 en Sale, Marruecos.

El tiro con arco es más que un deporte

Madaye quiere dar a los chadianos, la mayoría de los cuales nacieron durante la guerra, algo por lo que alegrarse.

“Cuando llegamos a este nivel, no es solo el atleta el que está participando. Es un país en su conjunto. Y cuando ganamos, ondeamos la bandera del país", dice Nguelet Kouago, director técnico de tiro con arco del Chad y quien le presentó el deporte a Madaye.

"Durante la guerra civil en 2008, perdimos un arquero que fue asesinado. Tales problemas nos retrasan. Cuando es tiempo de guerra, todo está en espera", agrega el director técnico.

“Pero no debemos renunciar a ganar lo que queremos. Tenemos que luchar para que un día, la gente hable sobre el tiro con arco del Chad a un nivel superior", agrega.

Esa es la fuerza impulsora para Israel Madaye: llevar el tiro con arco del Chad al siguiente nivel.

"Cuando hacemos un llamado para que los jóvenes practiquen nuestro deporte, todos se apresuran. El deporte une a las personas. Cuando hacemos deporte, todo está arreglado", concluye Madaye.

Por el Olympic Channel.