Ikee Rikako da esperanza en tiempos de coronavirus

(De izda. a dcha.) Zhang Yufei de la República Popular de China, medalla de plata; RIKAKO Ikee, de Japón, medalla de oro; y la medallista de bronce An Seh-yeon, de la República de Corea, en la ceremonia de la victoria de 100 m mariposa femeninos en el día tres de los Juegos de Asia el 21 de agosto de 2018 en Jakarta, Indonesia.  (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)
(De izda. a dcha.) Zhang Yufei de la República Popular de China, medalla de plata; RIKAKO Ikee, de Japón, medalla de oro; y la medallista de bronce An Seh-yeon, de la República de Corea, en la ceremonia de la victoria de 100 m mariposa femeninos en el día tres de los Juegos de Asia el 21 de agosto de 2018 en Jakarta, Indonesia. (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)

El aplazamiento de Tokio 2020 hace que la estrella de la natación japonesa, que se encuentra superando una leucemia, piense "y si...".

No lo llame regreso. Al menos, no todavía.

Para IKEE Rikako probablemente será en París 2024, o quizá en Los Ángeles 2028.

La joven que una vez fue más que una promesa para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se convirtió en superviviente de un cáncer, y volvió a las piscinas el 17 de marzo por primera vez después de ser diagnosticada con leucemia. Fue su primer baño en 406 días.

"Finalmente tengo el permiso del médico para ir a la piscina. ¡406 días! No encuentro las palabras para describir lo feliz que estoy y lo bien que me siento. Soy una afortunada", dijo a través de sus redes sociales.

"El coronavirus está propagándose por Japón y por todo el mundo. Yo haré mi parte, estando segura y sana, y espero que la situación se contenga lo antes posible".

El primer baño de Ikee fue un pequeño paso hacia la recuperación total, pero también el rayo de positivismo que tanto necesitaba la nadadora de 19 años, y todo Japón, en un tiempo en el que no hay muchas buenas noticias en el mundo.

Para muchos atletas que estaban buscando llegar en su mejor momento a Tokio 2020 -como fue en su día el caso de Ikee-, la decisión del pasado jueves de posponer los Juegos hasta 2021 debido a la pandemia del coronavirus fue nada menos que paralizante.

Los deportistas ahora deberán de comenzar de nuevo sus preparaciones, pero solo después de que desaparezca la crisis global, algo que es difícil de predecir cuándo tendrá lugar.

La atleta del momento

Ella dejó la competición en los Juegos de Asia de 2018, disputados en Indonesia, en los que ganó seis carreras que le encaminaron a ser nombrada la MVP de los Juegos.

Con once récords nacionales y una sonrisa radiante, Ikee estaba destinada a ser la estrella de los Juegos Olímpicos de su paíse, pero después de sufrir unas extrañas pérdidas de respiración en unos entrenamientos en Australia en febrero del año pasado, se le diagnosticó leucemia.

El mes pasado Ikee reanudó el entrenamiento. En su primera entrevista tras caer enferma, realizada el pasado 19 de febrero, Ikee dijo que se sentía "afortunada de estar viva". De manera realista, incluso tras el aplazamiento de Tokio 2020 las probabilidades de que esté en los Juegos del próximo año están en su contra.

La japonesa Ikee Rikako, medalla de oro, celebra ganar su sexto título en los Juegos de Asia. (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)
La japonesa Ikee Rikako, medalla de oro, celebra ganar su sexto título en los Juegos de Asia. (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)
2018 Getty Images

Aflora la esperanza

Pero ahí está la esperanza.

El jueves las pruebas de natación Olímpicas japonesas se cancelaron después de que el Gobierno Metropolitano de Tokio intensificara sus esfuerzos para contener el virus. Técnicamente, SETO Daiya, el actual campeón del mundo en 200 y 400 m estilos individuales, es el único con plaza asegurada en el equipo Olímpico japonés.

En estos tiempos de coronavirus, tener algo de esperanza es mejor que no tener nada, particularmente en Japón, que ha tenido que afrontar el primer aplazamiento de los Juegos en la historia.

Ikee está lejos de volver, pero, aunque solo lleve un mes en el camino del regreso, está ya ofreciendo su país -y quizás al resto del mundo- un ejemplo positivo de navegar en aguas turbulentas.

Esperanza.

Por el Olympic Channel.