Hungría llora la muerte de dos grandes nombres en el waterpolo, Gyorgy Karpati y Tibor Benedek

Gyorgy Karpati
Gyorgy Karpati

El mundo del deporte dice adiós a dos triples campeones Olímpicos, las leyendas del waterpolo Gyorgy Karpati y Tibor Benedek

El tres veces campeón Olímpico en waterpolo Gyorgy Karpati falleció a los 84 años, según anunció la Asociación Húngara de Atletas Inmortales el pasado miércoles, 17 de junio.

Karpati fue un pionero en el waterpolo, deporte en el que ganó la medalla de oro en Helsinki 1952, Melbourne 1956 y Tokio 1964. La actuación en estos tres Juegos contribuyó a la cifra récord de Hungría de nueve medallas de oro en los Juegos Olímpicos.

Karpati, además, ganó la presea de bronce en los Juegos de Roma 1960, pero es más conocido por formar parte de la selección húngara que aplastó al equipo de la Unión Soviética en los Juegos de Melbourne 1956, que tuvo lugar durante un periodo políticamente convulso entre los dos países.

El partido de la semifinal se llamó "El partido de la sangre en el agua", después de que el jugador húngaro Ervin Zador saliera del agua sangrando bajo su ojo. En medio de este duro partido, un joven Karpati marcó un gol ante los soviéticos, y el equipo húngaro acabó el partido con una victoria por 4-0. Finalmente, Hungría ganó a Yugoslavia por 2-1 en la final.

Volviendo la vista atrás al famoso partido, Karpati dijo a AP en 2002: "Ahora tengo que admitir que estoy convencido de que incluso el árbitro estaba tirando por nosotros. Nosotros éramos un pequeño país peleando contra el enorme Golitah soviético".

En 2006, Karpati volvió a afirmar esto para el Chicago Tribune: "Compartimos el sentimiento de que, si podíamos ganar a los rusos, sería una especie de venganza, una victoria psicológica para Hungría".

Karpati era el último superviviente de los 12 jugadores que formaron la selección húngara.

Gyorgy Karpati (sexto por la izquierda) junto al resto del equipo húngaro durante los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 en la ceremonia de las medallas.
Gyorgy Karpati (sexto por la izquierda) junto al resto del equipo húngaro durante los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 en la ceremonia de las medallas.
© 1964 / Comité Olímpico Internacional (COI)

Karpati nació en Budapest en 1935 y fue campeón nacional de natación antes de cambiar de deporte por el waterpolo con 15 años. Solo tenía 17 cuando ganó el oro en los Juegos de 1952.

Su última aparición Olímpica fue en Tokio 1964, donde jugó seis partidos, en los que ayudó a su país a ganar su quinta medalla de oro en waterpolo.

Tras su retirada en 1964, Karpati se licenció en Derecho, pero siguió ligado al waterpolo, como entrenador en Hungría y Australia. Fue miembro del equipo técnico de la selección magiar que consiguió otro oro en los Juegos de Montreal 1976.

Hungría es una potencia en el waterpolo, por lo que la muerte de Karpati, una leyenda en este deporte, ha afectado a toda la nación.

"El Pelé del waterpolo nos ha dejado", dijo el Primer Ministro Húngaro, Viktor Orban, en su página de Facebook.

Tibor Benedek, que falleció el jueves a la edad de 47 años, estaba diagnosticado de cáncer de páncreas, lo que le hizo abandonar su trabajo como entrenador en el equipo de Bucarest, UVSE, este mayo, cuando se aludieron motivos personales.

La leyenda húngara fue considerado como uno de los mejores jugadores de waterpolo de todos los tiempos, tras haber ganado tres oros Olímpicos consecutivos en Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008.

Tras una increíblemente exitosa carrera como jugador -en la que también se incluyen oros en Mundiales y Europeos-, Benedek se convirtió en seleccionador del combinado húngaro en 2013, y llevó al equipo a ganar un Campeonato del Mundo en su primer año en el cargo.

Benedek es el segundo máximo goleador en este deporte en la historia Olímpica, con 65 goles. También fue el máximo anotador en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, con 22 goles; y en los de Atlanta 1996, con 19. En total, compitió en cinco Juegos Olímpicos. Entró así en una lista selecta de solo nueve jugadores en la historia del waterpolo en conseguirlo.

La Federación Húngara de Waterpolo anunció el fallecimiento de Tibor Benedek con una publicación en su página web en la que dijo: "Para su familia, compañeros de equipo, el mundo del waterpolo y los aficionados ha dejado atrás un incompresible vacío que no se podrá llenar".

La FINA también homenajeó a uno de los grandes del waterpolo, a quien llamó "un modelo a seguir para muchos por su trabajo ético, su dedicación y su clara visión del juego". "Tibor Benedek será extrañado, pero no solo por los magiares, sino por todo el mundo del waterpolo", sentenció.