De una tienda de bicicletas a la élite mundial

Henrique Avancini, de Brasil, compite en los Panamericanos de Lima 2019, donde ganó la medalla de plata. (Imagen por Ezra Shaw/Getty Images)
Henrique Avancini, de Brasil, compite en los Panamericanos de Lima 2019, donde ganó la medalla de plata. (Imagen por Ezra Shaw/Getty Images)

Henrique Avancini, segundo en el ranking de la UCI, será de nuevo en Tokio 2020 la baza más importante de Brasil en el ciclismo de montaña

Actualmente es segundo del ránking de élite de la Unión Ciclista Internacional, por lo que, a menos de un año de que se disputen los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el brasileño Henrique Avancini es una de las grandes apuestas por las medallas en la gran cita deportiva mundial del próximo verano.

Pero llegar a esta posición no ha sido fácil para él.

"Hoy cuando miro en el circuito mundial ningún otro corredor tiene la experiencia de preparación que yo tengo, porque he crecido desde abajo. Esto viene con el trabajo. Con el trabajo viene el conocimiento y la experiencia. Pero mi tiempo compitiendo delante con los mejores no es tan grande", dijo Avancini en una entrevista para ESMTB.

Avancini ha crecido desde tan abajo como se puede estar en un país, Brasil, que prácticamente no tiene tradición en la disciplina de montaña.

Sin embargo, el ciclismo le venía en el ADN. Su padre tenía una tienda de bicicletas, y fue él quien les incitó tanto a él como a su hermana a probar la bici.

Pero en el primer intento, Henrique acabó en un rosal. Su controvertido aterrizaje en este deporte pudo separarle de la bicicleta...

Pero su padre apareció con una bicicleta hecha por él mismo a partir de una deshechada en su taller.

Y Henrique la supo utilizar. Comenzó a competir con ocho años.

View this post on Instagram

Post 1000 então Vou compartilhar sobre algo que acredito ser de valor. Essa foto é com meu primeiro quadro, de uma bike montada de sucata. Competi minha 1ª prova com ela e terminei em 2º. Tinha só 8 anos mas me lembro de falar com meu pai que o vencedor era mais velho, maior e tinha uma bike muito melhor do que a minha. Lembro que ele me disse do seu jeito típico: “Primeiro, vai aprender a pedalar!”. Pra mim isso se traduz no princípio de entender que é preciso ter a capacidade de usar a ferramenta/recurso que está ao meu alcance em determinada situação. Muito mais importante do que ter algo, é saber como extrair o que este “algo” te oferece ao máximo. Espero que ajude. Antes de reclamar do que não tem, aprenda a usar o que vc tem! . . Post 1000 so I’m going to share something I believe is valuable. On this picture I’m holding the frame of my first bike, which was built from old parts. I raced for the first time on this bike and finished 2nd, when I was 8 years old. I clearly remember when I told my father That I lost cause the other boy was older, bigger and had a way better bike. He replied to me: “First, you need to learn how to ride a bike”. That means to me that we need to be capable to use a certain tool at its max on every opportunity. I hope this help you. Before start complaining about what you have, learn how to use it! 📷 @hudsonmalta_visual_arts

A post shared by Henrique Avancini (@avancinimtb) on

En su primera carrera, acabó segundo. Y se justificó ante su padre: "He perdido porque el otro chico era más mayor, más grande y tenía una bici mejor".

A esto, su padre le contestó: "Primero necesitas aprender cómo andar en bici".

De esto, Avancini sacó una lección que le ha acompañado en su trayectoria. "Esto significa para mí que tenemos que ser capaces de utilizar una herramienta específica a sus máximos en cada oportunidad", relató en un post en su cuenta personal de Instagram.

Y sacó el máximo.

En 2007 debutó como júnior en los Mundiales de MTB, y desde entonces labró algo que nadie en Brasil ha podido igualar: ser el primer biker en ganar el campeonato nacional en todas las categorías, desde júnior hasta absoluto.

Esto no era suficiente.

El salto había que darlo hacia Europa, el continente con más tradición en ciclismo de montaña.

"Mi primer intento internacional fue en 2009. Cogí todo mi dinero y me fui a Chipre. Mi esperanza era hacerlo lo suficientemente bien como para pasar a formar parte de un equipo en Europa. Sucedieron algunas cosas en este viaje en solitario y terminé necesitando un resultado entre los 10 mejores de cada carrera, de lo contrario no tendría dinero para la comida de la siguiente semana", recuerda Avancini para mountainbike.es.

Consiguió comer, y seguir haciéndolo en su futuro, ya que terminó como profesional en 2012.

Y empezaron a llegar muy paulatinamente los resultados.

En 2016 llegó a los Juegos Olímpicos, disputados en su nación natal, en Río. Sin embargo, una lesión durante esta temporada empañó este recuerdo en su trayectoria.

En 2018 consiguió el maillot arcoíris al ganar el Campeonato del Mundo de Maratón de MTB y cuenta en su palmarés con múltiples podios de la Copa del Mundo.

A estos podios podría añadir en Tokio 2020 el Olímpico.

Sin duda, es una de las grandes bazas para medalla en este deporte, y para su nación, Brasil.

Primero, el número 2 del mundo, deberá conseguir la clasificación.

El aplazamiento lo ha vivido Avancini con cierto optimismo, y ha llegado a calificarlo como "una gran oportunidad" para él, ya que le da más margen para seguir ganando experiencia y llegar a la máxima cita deportiva mundial aún más preparado.

Tan en mente tiene Avancini a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que ya probó el Campo de Ciclismo de Montaña de Izu en 2019, en el evento de prueba de ciclismo de montaña. En él acabó en quinta posición. ¿Podrá el día de la verdad superarlo?

Henrique Avancini, de Brasil, compite en en el test de Tokio 2020 de ciclismo de montaña el pasado 6 de octubre de 2019 en Izu, Shizuoka, Japón. (Imagen por Takashi Aoyama/Getty Images)
Henrique Avancini, de Brasil, compite en en el test de Tokio 2020 de ciclismo de montaña el pasado 6 de octubre de 2019 en Izu, Shizuoka, Japón. (Imagen por Takashi Aoyama/Getty Images)
2019 Getty Images