Guadalupe, la pequeña isla de los grandes esgrimistas

RIO DE JANEIRO, BRASIL - 14 DE AGOSTO: Los medallistas de oro Yannick Borel, Gauthier Grumier, Daniel Jerent y Jean-Michel Lucenay de Francia posan en el podio durante la ceremonia de entrega de medallas para el equipo masculino de espada por la medalla de oro el día 9 de los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Tom Pennington/Getty Images)
RIO DE JANEIRO, BRASIL - 14 DE AGOSTO: Los medallistas de oro Yannick Borel, Gauthier Grumier, Daniel Jerent y Jean-Michel Lucenay de Francia posan en el podio durante la ceremonia de entrega de medallas para el equipo masculino de espada por la medalla de oro el día 9 de los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Tom Pennington/Getty Images)

Desde que Laura Flessel consiguiera dos medallas de oro en Atlanta 1996 y tres metales más en Sídney 2000 y Atenas 2004, los atletas de Guadalupe han estado fuertemente representados en los equipos franceses de esgrima. ¿Cómo es posible? Tokio 2020 te cuenta la historia de la esgrima en la isla caribeña 

Rio 2016. Ocho esgrimistas franceses se van de Brasil con una medalla. Entre ellos, cuatro son de Guadalupe. Una estadística impresionante.

La probabilidad de que esto vuelva a suceder en los Juegos Olímpicos de Tokio es muy real. Se espera que seis guadalupeños formen parte del equipo francés de esgrima que viajará a Japón el próximo año (Ysaora Thibus, Anita Blaze, Enzo Lefort, Yannick Borel, Coraline Vitalis y Daniel Jérent). Una generación dorada de esgrimistas franceses que luchan al más alto nivel del mundo, 25 años después de la primera guadalupeña en ganar el oro Olímpico en Atlanta 1996, Laura Flessel. La esgrimista perpetuó así la tradición francesa de la esgrima, el deporte que ha supuesto a Francia el mayor número de medallas Olímpicas (118).

Para comprender el amor de Guadalupe por la esgrima y el éxito de los esgrimistas de esta isla caribeña de menos de 400.000 habitantes donde la temperatura media anual es de 27 grados centígrados, hay que viajar hasta a Hungría.

Un refugiado húngaro enamorado de la esgrima

En 1956 estalló la revolución húngara en Budapest, la capital. Decenas de miles de húngaros se exiliaron en el oeste. Robert Gara, entonces de 18 años y ya enamorado de la esgrima, fue uno de esos húngaros que abandonaron su tierra natal. Pasó algún tiempo en un campo de refugiados en Alemania y luego se instaló en Estrasburgo, Francia.

Gara se unió a la famosa Escuela Nacional de Ingeniería y allí se graduó. También se hizo con otro diploma, más trivial, pero que tendría grandes consecuencias en el futuro.

"Fue en Estrasburgo donde conseguí mi diploma de principiante en la esgrima. Pensé que algún día sería útil", explica Gara, de 82 años, a Tokio 2020.

También fue en Estrasburgo donde conoció a Rossely, una doctora de Guadalupe. Se casaron en 1963 y después de tener dos hijas, la pareja se trasladó a Guadalupe en 1969 en un viaje sin fecha de regreso.

El clima de la isla caribeña ciertamente no era propicio para la práctica de la esgrima, que en ese momento era casi inexistente en Guadalupe, pero Gara no tenía la intención de renunciar a su pasión.

Robert Gara (izquierda) con Yannick Borel y su medalla de oro en la prueba por equipos de espada de los Juegos Olímpicos Rio 2016, junto con su esposa Annia (derecha) en el Aeropuerto Internacional Pointe-à-Pitre en Guadalupe.
Robert Gara (izquierda) con Yannick Borel y su medalla de oro en la prueba por equipos de espada de los Juegos Olímpicos Rio 2016, junto con su esposa Annia (derecha) en el Aeropuerto Internacional Pointe-à-Pitre en Guadalupe.
Cortesía de Robert Gara.

El machete en lugar de la espada

“No vayas a Guadalupe”, le dijeron. "¡No funcionará, hace demasiado calor!"

“También me dijeron que no funcionaría porque la esgrima es un deporte para los blancos. Y nadie se iba a vestir de los pies a cabeza y practicar esgrima”, dice Gara. “¡En cambio, me pidieron que enseñara a la gente a cortar caña de azúcar con machetes!"

Y este fue el trabajo que tuvo que hacer para introducir la esgrima a los habitantes de la isla donde estableció su nueva vida.

En Guadalupe había existido un club de esgrima en la década de 1970, pero estaba destinado a "los auxiliares de vuelo de Air France para perder peso". En resumen, la esgrima no existía.

El nacimiento de una instalación de esgrima y una campeona

Después de varias reuniones, Gara logró convencer al alcalde de Point-à-Pitre, Henri Bangou, para crear un club de esgrima. Pero con una condición.

“En 1970, el alcalde me dijo: 'Te cedo una habitación en un antiguo hospital y te entrego material para que enseñes esgrima pero tiene que ser gratis'. Enseñé esgrima gratis durante 20 años", explica Gara por videoconferencia desde su casa de Les Abymes, donde reside.

Al año siguiente, se creó una sala dedicada a la esgrima en el Palais des Sports de la ciudad. Fue en ese mismo año cuando Flessel nació en Pointe-à-Pitre.

Laura Flessel-Colovic, de Francia, durante una ronda de espada individual en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Imagen por Hannah Peters/Getty Images)
Laura Flessel-Colovic, de Francia, durante una ronda de espada individual en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Imagen por Hannah Peters/Getty Images)
2012 Getty Images

"Entendí que si éramos buenos, podíamos viajar"

En 1976, se creó la liga de esgrima de Guadalupe. Fue el comienzo de una aventura inesperada. Gara no perdió el tiempo y quiso unirse a la Confederación Centroamericana y del Caribe de Esgrima, a pesar de la membresía de Guadalupe en Francia. El resultado fue obviamente positivo.

“Todos los años participábamos en el campeonato centroamericano. No teníamos muchos estudiantes de último año o de tercer año, ¡así que añadíamos a los cadetes! Pero allí íbamos”, recuerda Gara. "En 1990 propuse la creación del Campeonato Panamericano Juvenil y gracias a eso, todos los años nos invitaban a un país diferente de América del Norte, del Sur o Centroamérica", recuerda.

Gratis y una invitación a viajar: estos son dos de las principales razones que ayudaron a la popularidad de la esgrima en Guadalupe.

Yannick Borel, miembro decisivo del equipo de espada campeón Olímpico de 2016 y campeón del mundo individual de 2018, recuerda que poder viajar fue una gran motivación para él en su juventud.

“Entendí que si éramos buenos, podíamos viajar”, ​​confiesa a Tokio 2020. “Mi motivación era ser el mejor en Guadalupe y formar parte del equipo que representaba a mi isla en las competiciones centroamericanas y panamericanas. Gracias a eso pude competir en Brasil, Colombia o Estados Unidos", explica

“Gara tenía una red de contactos impresionante y nos permitió participar en estos campeonatos cuando estaba prohibido porque éramos franceses. Pero utilizó el argumento geográfico para defender nuestra legitimidad".

Muchos han soñado con estar en la selección de Francia y ser futuros campeones.

Soy de la generación dorada de la que han surgido muchos de ellos.

Laura Flessel, una pionera

Poco a poco, la gente de Guadalupe descubrió este deporte y, en 1990, doce escuelas de la isla enseñaba esgrima para reclutar a jóvenes atletas. "Fue en la escuela donde descubrí la esgrima", recuerda Borel.

Entonces, de repente, la esgrima explotó en Guadalupe. En 1996, Flessel regresó de los Juegos Olímpicos de Atlanta con dos medallas de oro, en espada individual y por equipos. Su regreso a Guadalupe se celebró triunfalmente, con 2.500 personas esperándola en el aeropuerto. Bajo su liderazgo, toda una generación se dio cuenta de que la gloria también era posible para ellos.

“Flessel hizo el doblete en Atlanta y la esgrima se volvió muy popular. Ella contribuyó mucho al desarrollo de la esgrima en la isla”, afirma Borel. “Recuerdo que me firmó un autógrafo y realmente me impactó. Muchos han soñado con estar en la selección de Francia y ser futuros campeones. Soy de la generación dorada donde han surgido muchos de ellos".

View this post on Instagram

🇺🇸 Today is Women Sports Day in France ! Apparently for some, women and sports haven’t always gone together. We will agree to say that there are still progress to make. But today we celebrate !!! I am proud to be a woman and an athlete and be able to do what I love. I hope one day all the girls and women in the world can do what they love freely and fully. In the meanwhile, I want to talk to you about these French women athletes that inspire me a lot and I want to celebrate them ⚡️⚡️ Just swipe and check them out. They are awesome😘😘 . 🇫🇷 Aujourd’hui est la journée internationale du sport féminin. Apparemment l’association des femmes et du sport n’a pas toujours été évidente et on sera d’accord pour dire qu’il y a encore des progrès à faire. Alors aujourd’hui on célèbre ! Je suis fière d’être une femme et une athlète et de pouvoir faire ce que j’aime. J’espère qu’un jour toutes les filles et les femmes pourront faire ce qu’elles aiment librement et pleinement. En attendant je voulais vous parler de ces athlètes féminines françaises qui m’inspirent beaucoup, toutes à leur manière. Je voulais les mettre à l’honneur aujourd’hui. En fait, ce post pour dire qu’elles déchirent ! ⚡️⚡️ #journeeinternationaledusportfeminin #womensports 📸 @martincolombet

A post shared by YSAORA THIBUS (@ysaorathibus) on

Lista no exhaustiva de la generación dorada de la esgrima de Guadalupe

  • Yannick Borel, nacido en 1988, campeón Olímpico de espada por equipos en Río 2016 y campeón del mundo individual en 2018
  • Jean-Paul Tony-Helissey, nacido en 1990, vicecampeón Olímpico de florete por equipos en Río 2016
  • Ysaora Thibus, nacida en 1991, subcampeona del mundo en florete individual en 2018
  • Enzo Lefort, nacido en 1991, vicecampeón Olímpico de florete en Río 2016 y campeón del mundo individual 2019
  • Anita Blaze, nacida en 1991, subcampeona del mundo en florete por equipos en 2013
  • Daniel Jérent, nacido en 1991, campeón Olímpico de espada por equipos en Río 2016

Llegada a la Francia metropolitana

Antes de ganar medallas internacionales, los esgrimistas de Guadalupe se reunieron en la Francia continental para perfeccionar su técnica en instalaciones de alto nivel, especialmente en el Centro de Recursos, Experiencia y Rendimiento Deportivo (CREPS) de Reims, en el noreste de Francia.

Borel, Ysaora Thibus y Jean-Paul Tony-Hélissey se incorporaron a la liga francesa. Esto es algo muy positivo para los esgrimistas franceses de la Europa continental que se benefician de atletas de alta calidad que están muy motivados por representar a Francia al más alto nivel.

La presidenta de la Federación Francesa de Esgrima Isabelle Lamour, que compitió en los Juegos de Seúl 1988 y Barcelona 1992 en florete, se muestra encantada de tener un talento tan grande en la selección nacional.

“Los esgrimistas de Guadalupe llegan a la Francia continental con unas cualidades técnicas y físicas excepcionales. Guadalupe es un verdadero impulso para lograr los resultados de la selección de Francia que conocemos hoy", afirma Lamour.

La próxima generación

Evidentemente, todo esto es un gran orgullo para Gara. A los 82 años, está jubilado y ha dejado la misión de transmitir su amor por la esgrima en Guadalupe a quienes entrenó.

Por su parte, Borel se siente muy agradecido por el trabajo realizado por Gara y regresa a menudo a la isla para mantener el amor por la esgrima en su tierra natal.

“Cuando llego a casa siempre trato de ir a visitar a niños porque sé el impacto que tiene conocer a campeones. A mí me permitió proyectarme. Les digo que vienen de una pequeña isla pero que eso no es un freno ni una barrera. Es una fortaleza".

Esgrima: espada por equipo masculina | Reviviendo Río 2016
01:54:46