Gerek Meinhardt: esgrimista Olímpico y estudiante de Medicina

Gerek Meinhardt de los Estados Unidos compite contra Gustavo Alonso Alarcón Sirriya de Chile (no en la foto) en la pelea por la medalla de oro individual de florete masculino de esgrima en los Juegos Panamericanos Lima 2019. (Foto de Patrick Smith/Getty Images)
Gerek Meinhardt de los Estados Unidos compite contra Gustavo Alonso Alarcón Sirriya de Chile (no en la foto) en la pelea por la medalla de oro individual de florete masculino de esgrima en los Juegos Panamericanos Lima 2019. (Foto de Patrick Smith/Getty Images)

Lejos del brillo y el glamour de los Juegos Olímpicos, decenas de atletas subvencionan sus rutinas de entrenamiento diarias con otros trabajos. Tokio 2020 analiza a varios deportistas dispuestos a triunfar el próximo verano y qué roles tienen fuera de la competición. Esta semana presentamos a Gerek Meinhardt, medallista de bronce para Estados Unidos, que compagina la esgrima con el primer año de Medicina

Los detalles

  • Nombre: Gerek Meinhardt
  • Edad: 30
  • País: Estados Unidos
  • Deporte: esgrima

Su vida como atleta

La esgrima es un deporte que demanda una precisión quirúrgica. Y quizá es por eso por lo que el ganador del bronce en Río 2016, Gerek Meinhardt, está ahora mismo estudiando Medicina en el Colegio de Medicina de la Universidad de Kentucky.

Meinhardt es un experimentado esgrimista en florete. Hasta el momento, ha competido en tres Juegos Olímpicos y está preparándose para sus cuartos, en Tokio. Fue algo así como un prodigio en la esgrima, ya que se convirtió en el esgrimista masculino más joven en conventirse en campeón nacional en florete, cuando lo logró en 2007, cuando solo tenía 16 años. Un año después, probó por primera vez el sabor de los Juegos cuando entró en el equipo de Estados Unidos para los Juegos de Pekín 2008. Se convirtió así en el esgrimista más joven en participar con Estados Unidos en los Juegos.

Su siguiente aparición Olímpica fue en Londres 2012, pero en Río 2016 fue cuando realmente Meinhardt pasó de ser una promesa a lograr actuaciones de primer nivel.

Como miembro del equipo de cuatro, el esgrimista americano -que en ese momento era el número 3 del mundo-, ayudó a Estados Unidos a batir a Italia para lograr la primera medalla por equipos en florete desde Los Ángeles 1932.

Ahora, con poco más de seis meses para los Juegos de Tokio 2020, Meinhardt está preparando su cuarta participación para los Juegos, tras clasificarse para ellos en febrero de 2020.

Será el primer esgrimista de Estados Unidos en participar en cuatro Juegos Olímpicos desde que Mike Marx compitiera en sus últimos Juegos en Atlanta 1996.

Gerek Meinhardt (dcha.), de Estados Unidos, compite contra Peter Joppich (izda.), de Alemania, en el combate de florete masculino por equipos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.  (Imagen por Hannah Peters/Getty Images)
Gerek Meinhardt (dcha.), de Estados Unidos, compite contra Peter Joppich (izda.), de Alemania, en el combate de florete masculino por equipos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Imagen por Hannah Peters/Getty Images)
2012 Getty Images

Su vida profesional

Meinhardt no es el único esgrimista Olímpico en su familia. Su mujer, Lee Kiefer, de 26 años, fue quinta en Londres 2012 y en estos momentos ocupa la quinta plaza en el raking mundial.

Keifer, que proviene de una familia de médicos, inspiró a Meinhardt para perseguir otras aspiraciones profesionales y empezar así el Grado en Medicina en la Universidad de Kentucky. Kiefer se encuentra ahora en el tercer año de estudios en la Universidad, mientras que Meinhardt está dando sus primeros pasos, como estudiante en primer curso.

Previamente, Meinhardt había conseguido un título de MBA y trabajado en el mundo de los negocios. Y tuvo que pensar mucho en hacer el cambio a Medicina, especialmente porque, con sus 30 años, es más mayor que la mayoría de sus compañeros.

Así lo reconoció a Teamusa.org: "Hablé con médicos sobre cómo eran sus vidas, los pros y los contras, y finalmente decidí que, con su ayuda, no debería preocuparme por hacer un cambio en mi vida demasiado tarde, incluso siendo un estudiante no tradicional y un poco más mayor que mis compañeros".

Pero quizá el factor más decisivo fue el año 2020 en sí mismo, y particularmente el aplazamiento de los Juegos Olímpicos. El parón de competiciones debido a la COVID-19 ha significado para Meinhardt tener más tiempo para estudiar Medicina.

Y si alguna vez se le pide que recurra a experiencias de lesiones médicas durante sus estudios, no necesita buscar más allá de sí mismo.

"En varias ocasiones dije que iba a participar en otro ciclo Olímpico y retirarme, y estaría feliz con lo logrado, y que era el momento de dejar que mi cuerpo se tomara un descanso porque tenía todas estas lesiones crónicas", dijo para Teamusa.org. "Así que en este sentido estoy muy sorprendido, y, desde mis segundos Juegos, siempre he estado muy agradecido por cada día, y por cada torneo en el que he sido capaz de competir".

Meinhardt tomará parte de la competición de esgrima Olímpica por última vez en Tokio antes de continuar con su objetivo de convertirse en médico.