García Bragado marcha hacia sus octavos Juegos... y hacia la historia

LONDRES, INGLATERRA - 11 DE AGOSTO: Jesús Ángel García Bragado de España compite durante la prueba de 50 km marcha masculinos en el día 15 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en The Mall el 11 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra. (Foto de Streeter Lecka/Getty Images)
LONDRES, INGLATERRA - 11 DE AGOSTO: Jesús Ángel García Bragado de España compite durante la prueba de 50 km marcha masculinos en el día 15 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en The Mall el 11 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra. (Foto de Streeter Lecka/Getty Images)

El español, con 350 kilómetros de marchas Olímpicas en sus piernas, puede convertirse en 2021 en el deportista con más participaciones Olímpicas en atletismo

Ya es el primer hombre con más participaciones en los Juegos Olímpicos en atletismo (siete), pero en Tokio 2020 Jesús Ángel García Bragado podrá batir el récord absoluto de más Juegos Olímpicos a sus espaldas -o más bien, en sus piernas- en atletismo, según World Athletics.

"Cualquier persona que haya estado en unos Juegos Olímpicos te dirá que es algo único. Como deportista es a lo máximo que se puede aspirar. Los Juegos Olímpicos son una experiencia única y lógicamente todo el mundo la quiere vivir. Yo he tenido la fortuna de poder ir a bastantes. Hay gente que con participar en unos considera que su carrera está más que plena. Tienen una atracción importante para los atletas, para los entrenadores, para los Comités y Federaciones... Te sientes parte de algo que es histórico", resume el atleta español.

"Los Juegos trascienden lo deportivo a otros planos, como el político y el representativo. Es la grandeza que han ido acumulando. Por ejemplo, cualquier país quiere organizar los Juegos Olímpicos porque es algo que da prestigio", continúa García Bragado, que es el atleta internacional que ha participado, además, en un mayor número de Mundiales (13).

Su distancia, la de 50 km, desaparecerá después de Tokio 2020 en los Juegos Olímpicos y, junto a ella, su condición de profesional. Aunque esperaba retirarse este año, el español ha tenido que postergar su adiós al atletismo otro año más. Porque los 50 km marcha y García Bragado no tuvieron un mismo comienzo, pero tiene lógica que tengan el mismo final. Es como si García Bragado estuviera fabricado con las huellas que le ha ido dejando este deporte.

Antes de que tenga lugar esta despedida doble, el atleta español repasa Juego a Juego su trayectoria Olímpica para Tokyo2020.org.

I. Barcelona 1992: la primera, en casa

22 años. Décima posición; segundo español. Tiempo: 03h 58:43

"Fueron mis primeros Juegos Olímpicos, y además aquí, en casa. Aunque yo no conseguí ni medalla ni diploma Olímpico, sí que todos los que estuvimos allí nos sentimos parte de un momento histórico para el deporte español y seguramente para la historia de España, ya que ha sido el mejor resultado que ha tenido la delegación Olímpica española hasta ahora. El recuerdo era estar continuamente ganando medallas: vela, judo, ciclismo, los deportes de equipo como el fútbol o el waterpolo... Vivir directamente y en primera persona todo aquello es lo que forma el recuerdo que tengo de Barcelona '92".

"Además, estos Juegos me sirvieron de un aprendizaje enorme. Cuando me llegaron era muy jovencito. Tenía muchos nervios e inexperiencia, y eso me llevó a cometer más errores que aciertos".

Agosto de 1993: Jesús Ángel García Bragado de España después de los 50 km marcha durante el Campeonato Mundial de Atletismo en Stuttgart, Alemania. (Crédito: Mike Powell/Allsport UK)
Agosto de 1993: Jesús Ángel García Bragado de España después de los 50 km marcha durante el Campeonato Mundial de Atletismo en Stuttgart, Alemania. (Crédito: Mike Powell/Allsport UK)

II. Atlanta 1996: una estrategia errónea

26 años. Retirado

"Consideraba que estos Juegos me pillaban en mi mejor momento físico por edad. Quería pelear por la medalla en Atlanta. Pero el clima era bastante malo y yo tampoco los preparé como yo hubiera querido, en unas condiciones climatológicas similares para haberme adaptado. La estrategia de carrera que empleé fue totalmente equivocada: tuve demasiada ambición sin ser realista. Tenía que haber sido más conformista y haber peleado por un diploma Olímpico. Pero esto, claro, lo sabes ahora con los años y la experiencia. Entonces todavía era una persona que no tenía mucha competición internacional acumulada. En lugar de intentar aprender de lo que había hecho anteriormente en Barcelona, seguí con una estrategia errónea, salí demasiado fuerte en esa carrera, empecé a tener calambres por no dosificar bien el esfuerzo, y me vi obligado a retirarme en aquellos Juegos".

III. Sídney 2000: cansado antes de tomar la salida

30 años. 12ª posición, segundo español. Tiempo: 3h49:31

"Fuimos un mes antes a Australia para preparar los Juegos: primero a Adelaida y después a Sídney. Llegué a estos Juegos tras dos años muy malos en las competiciones internacionales, con descalificaciones y retiradas. Estaba en una situación que, de haber sido dos veces medallista en mundiales, no acababa de tener una estabilidad ni una continuidad en mis competiciones. En Sídney pequé de sobreentrenamiento: en ese mes en Australia creo que entrené en exceso. No supe respetar los últimos días para dejar al cuerpo recuperarse. La estrategia que empleé de carrera, de intentar estar cercano al grupo de cabeza, creo que al final fue errónea y quedé en 12ª posición, que fue un poquito discreta para las expectativas que se podían tener respecto a mí. Hasta entonces llegaba con cierta opción de pelear por las medallas, y mi error fue entrenar demasiado. Para una prueba de 50 kilómetros hay que entrenar mucho, pero los últimos días también hay que saber dejar que el cuerpo recupere y llegar a la prueba con fuerzas suficientes".

11 de agosto de 2001: Jesús Ángel García Bragado de España (derecha) celebra con un compañero de equipo después de ganar la medalla de plata en los 50 km marcha durante el noveno día del 8º Campeonato Mundial de Atletismo de la IAAF, Edmonton, Canadá. (Crédito: Adam Pretty / ALLSPORT)
11 de agosto de 2001: Jesús Ángel García Bragado de España (derecha) celebra con un compañero de equipo después de ganar la medalla de plata en los 50 km marcha durante el noveno día del 8º Campeonato Mundial de Atletismo de la IAAF, Edmonton, Canadá. (Crédito: Adam Pretty / ALLSPORT)

IV. Atenas 2004: su primer diploma

34 años. 5ª posición, mejor español. Tiempo: 3h44:42

"A partir de los Juegos de Sídney, hice un análisis de todo lo que me estaba pasando. Llegó el siglo XXI y dije: hay que renovarse o morir (bromea). Entonces cambié mi estrategia de carrera, intentando gastar menos energía, y también cambié mucho mi técnica. De hecho, en 2001 volví a conseguir medalla en un Mundial, en 2003 también estuve peleando por las medallas, y en los Juegos de 2004 estuve muy cerquita. Preparé muy bien los Juegos Olímpicos de Atenas. Atenas es un sitio muy Mediterráneo, como Barcelona, así que con el clima estaba muy a gusto. Durante la carrera tomé la decisión de asegurarme un diploma Olímpico, que en realidad no había conseguido hasta entonces. Y me tuve que conformar con un quinto lugar, que me supo a muy poco porque realmente veía que podía haber subido al podio".

LA CORUÑA, ESPAÑA - 14 DE MAYO: El equipo español levantó el trofeo después de ganar el evento por equipos en la prueba de 50 km marcha durante el 22o Campeonato Mundial de la IAAF en las calles de La Coruña el 14 de mayo de 2006, en La Coruña España. (Foto de Christopher Lee/Getty Images)
LA CORUÑA, ESPAÑA - 14 DE MAYO: El equipo español levantó el trofeo después de ganar el evento por equipos en la prueba de 50 km marcha durante el 22o Campeonato Mundial de la IAAF en las calles de La Coruña el 14 de mayo de 2006, en La Coruña España. (Foto de Christopher Lee/Getty Images)
2006 Getty Images

V. Pekín 2008: creía que era el final

38 años. 4ª posición, mejor español. Tiempo: 3h44:08

“Incluso me aconsejaron a que no fuera a esos Juegos Olímpicos porque estaba superando una lesión de cadera. Llegué a Pekín en la mejor condición que pude. En Pekín hice una estrategia muy parecida a Atenas, saliendo desde atrás y esperando a que fueran transcurriendo las horas y ver cómo se iba desarrollando la carrera y si había posibilidad de alcanzar atletas. Me funcionó muy bien. En un momento llegué a ir cuarto, pero los tres primeros ya estaban muy lejos de mi alcance, como a un kilómetro de distancia, que esto es como 4 minutos. Y recuperar este tiempo en marcha atlética es muy complicado".

"Cuando entré en el magnífico estadio Olímpico de Pekín, el Nido del Pájaro, yo ya tenía la sensación de que era la última vez que entraba en un estadio Olímpico, y que tenía que conformarme con que había peleado por la medalla. Lo que ya no me hubiera imaginado es que iría todavía a dos Juegos Olímpicos más".

En Pekín tuve la sensación de que era la última vez que entraba a un estadio Olímpico.

No me hubiera imaginado que iría todavía a dos Juegos más

VI. Londres 2012: tiempos de otro mundo

42 años. 17ª posición, mejor español. Tiempo: 3h48:32

"Los años anteriores a Londres fueron un poquito complicados porque estaba ya metido en otras actividades y sacar tiempo para entrenar me resultaba más complicado. El Mundial anterior en Corea me salió fatal, de hecho me descalificaron. Y, sin embargo, como había entrenado me preparé para una competición que quedaba en Alemania durante el año 2011 y conseguí ganarla y hacer la mínima para los Juegos Olímpicos. Lo que pasa es que en Londres 2012 un error de celo, digamos, de querer llegar en la mejor formar posible, causó que un día haciendo gimnasia y trabajando con pesas, hiciera un mal gesto. Esto me generó un problema en un disco, a nivel lumbar. Ese problema no lo pude resolver y el dolor de la espalda me limitó mucho en la competición. Aunque sí que es verdad que los tiempos que se hicieron en Londres fueron realmente soberbios y no estaban de ningún modo a mi alcance. Eran mis sextos Juegos Olímpicos, tenía 42 años. Todo se relativiza".

VII. Río 2016: el impulso de la ciencia ficción

46 años. 20ª posición, mejor español. Tiempo: 3h54:29

"Después de Londres es cuando realmente se empezó a palpar la crisis financiera del 2008. El recorte en las ayudas para entrenar hizo muy difícil seguir adelante esos años y yo creo que eso produjo que los chicos jóvenes que podían hacer el relevo generacional no llegaran. Tomándome con mucha tranquilidad las temporadas, siempre intentaba optimizar lo poquito que podía entrenar, sobre todo en verano. Conseguía llegar en forma. Toda esa trayectoria hizo que un año antes la Federación considerara seleccionarme. A pesar de todo, hubo una competición previa en Roma, en mayo de 2016, y sufrí un pequeño princhazo que acabó convirtiéndose en algo más serio. Tuve una rotura fibrilar muy grave, que hizo peligrar mi presencia en los Juegos".

"Por suerte, en 2016 había terapias que no existían, y de hecho eran como ciencia ficción, en Barcelona '92. Y decidieron tratarme de forma casi experimental con células madre y la verdad es que tuvo buen resultado y eso me permitió poder estar en Río de Janeiro compitiendo y terminando la carrera. La gente que me veía entrenar en el CAR (Centro de Alto Rendimiento) no daba crédito a que pudiera llegar a los Juegos Olímpicos tal y como estaba. Los avances en la medicina me han permitido, a partir de los 35 años, ir solventando esas lesiones que a lo mejor diez años atrás me habrían obligado a retirarme".

"En Río ya sí que sí tuve el convencimiento de que no volvería a competir en unos Juegos Olímpicos. Tampoco tenía una decisión tomada de dejar de competir, aunque creía que seguiría en competiciones menos importantes. De hecho, 2017 fue un año sabático".

Sin embargo, García Bragado de nuevo se equivocaba. Tras su actuación en los Juegos Olímpicos de Río 2016, la Federación Europea de Atletismo le lanzó en redes sociales la pregunta: "¿Nos vemos en Tokio?". En aquel momento, él habría contestado que no. No se veía sumando ocho Juegos en su trayectoria. Pero de nuevo la realidad le ha llevado por caminos más lejanos que su imaginación.

¿VII? Tokio 2020, 51 años: el último reto

Primer requerimiento, completado en Doha

"A finales de 2017 decidí continuar, y con un objetivo muy claro: llegar al Mundial de Doha de 2019. Me parecía exótico. En 2018 volví a la competición, pero sufrí de nuevo problemas musculares. Empecé a ver que tenía que ser consciente de cuál era mi edad y darle más importancia al trabajo de gimnasio que al trabajo en carretera, de hacer kilómetros. En 2019 conseguí dosificar dónde tenía que conseguir los objetivos. Casi milagrosamente iba siendo seleccionado. El Mundial de 2019 se hizo, por el calor, muy tarde y conseguí llegar en una forma física que no tenía desde hace diez años, desde que había alcanzado mi última medalla en un Mundial, en Berlín 2009. Y lo que no había conseguido en Pekín 2015, que me quedé a un puesto de la clasificación directa para los Juegos, lo logré en Doha con casi 50 años. Llegué octavo a meta y esto me permitió entrar directamente dentro de los criterios que tiene la Federación Española para ser seleccionado para los Juegos Olímpicos".

Segundo requerimiento, los estándares internacionales

"Ahora me queda mantenerme en el ranking mundial o hacer la marca mínima. Con las circunstancias que tenemos, los Juegos Olímpicos han quedado aplazados para 2021. Por lo tanto, queda un año por delante para poder preparar bien Tokio 2020. Ahora estaba arrastrando algunas lesiones y el tiempo corría en mi contra. A ver si ahora consigo la marca necesaria para poder tener la clasificación totalmente amarrada a nivel personal".

El imán que tienen los Juegos

Muchos pensaban que, tras esta larga trayectoria, 'Chuso' García Bragado anunciaría su retirada sin intentar estar en Tokio, especialmente después del aplazamiento de los Juegos. Sin embargo, pesa más el significado de unos Juegos y el amor por su disciplina que la edad.

"En el 2017 ya corría el rumor que la prueba de 50 km marcha iba a desaparecer del programa Olímpico porque precisa mucho tiempo, unas 4 horas de carrera. La decisión de reducir las distancias se ha tomado de cara a los Juegos posteriores de Tokio. Para mí, mi distancia siempre ha sido de 50 km, es mi especialidad. Entonces nació el sueño de poder estar en la última competición internacional que se va a hacer de 50 km marcha. En eso estoy poniendo todo mi empeño", explica.

Tenía la decisión firme de retirarme este año, pero lo he retrasado un poco.

Quiero estar en mis últimos Juegos Olímpicos, y en la última prueba de 50 km

Aunque puntualiza: "Este será mi último evento como atleta. Me planteaba la retirada el 9 de agosto, tras los Juegos de este año, tal y como estaba programada la competición. Esta vez era una decisión firme de no continuar en la competición. Pero bueno, estas circunstancias hacen que esto se vaya a retrasar un poco. Tendré que seguir entrenando hasta 2021 si quiero estar en esos últimos Juegos Olímpicos para mí y en esa última prueba de 50 km marcha en unos Juegos. Este es el objetivo que me he marcado. Si en Tokio pudiera pelear por un resultado como el que tuve en el Mundial de Doha, estaría más que satisfecho por una retirada así", sentencia García Bragado; el hombre-récord español; el atleta que marcha hacia un nuevo hito histórico en Tokio 2020.