Finales clásicas: el hombre de las zapatillas doradas

Michael Johnson corre por la pista durante los 200 m en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Johnson estableció un nuevo récord mundial de 19.32. Crédito obligatorio: Tony Duffy/Allsport
Michael Johnson corre por la pista durante los 200 m en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Johnson estableció un nuevo récord mundial de 19.32. Crédito obligatorio: Tony Duffy/Allsport

La historia de los Juegos Olímpicos está llena de momentos dramáticos, emotivos y bellos que formaron parte de sus finales. Todas las semanas tiene la posibilidad de revivir en vídeo las finales más increíbles. Esta semana, nos fijamos en la final masculina de los 200 metros de Atlanta 1996

Los datos

  • Final de 200 metros masculinos. Juegos Olímpicos de Atlanta 1996
  • Centennial Olympic Stadium (en español Estadio Olímpico del Centenario), 1 de agosto de 1996

Los antecedentes

De cara a los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, Michael Johnson tenía el objetivo de hacer historia.

En los 100 años de historia de la competición, ningún atleta masculino había ganado el oro en los eventos de 200 m y 400 m en los mismos Juegos Olímpicos. Y para que Johnson lograra esa hazaña, tendría que conquistar a los demonios de Barcelona.

En 1992, Johnson había sido uno de los favoritos en los 200 m, pero un episodio de intoxicación alimentaria lo había dejado incapaz de alcanzar su mejor momento. Terminó sexto en su serie de semifinales, no logrando llegar a la final por 0.16 segundos.

Cuatro años después, el 1 de agosto de 1996, Johnson, de 29 años, ya había ganado el oro en los 400 m con un récord Olímpico de 43.49 segundos tres días antes.

Con los 200 m a punto de celebrarse, Johnson estaba listo para la carrera de su vida.

El momento clave

Si la presión de lograr algo que nunca antes se había hecho no era suficiente para Johnson, la elección de su equipamiento había aumentado aún más las expectativas.

Y solo hay que fijarse en las zapatillas del atleta.

Como una auténtica declaración de intenciones, Johnson eligió usar un par de zapatillas para correr doradas y brillantes. El diseño a medida (la zapatilla izquierda tenía una talla norteamericana de 10.5 mientras que la zapatilla derecha era una talla 11) le valió a Johnson el apodo de "El hombre de las zapatillas doradas". Pero las zapatillas doradas no significan nada si la medalla que ganas no es del mismo color.

"No quería estar parado allí con zapatillas chapadas en oro con una medalla de plata alrededor del cuello", dijo Johnson después de los Juegos.

La final de los 200 m incluyó a algunos de los mejores velocistas de la historia. El principal rival de Johnson por el oro era Frankie Fredericks de Namibia, quien solo unas semanas antes había vencido al atleta estadounidense en este mismo evento.

Cuando se marcó el inicio de la carrera, Johnson se escapó limpiamente. Lideró saliendo de la curva, después de haber completado los primeros 100 m en 10,12 segundos.

Pero si los primeros 100 m fueron impresionantes, la segunda mitad de la carrera fue aún más notable.

Mientras cruzaba la línea de meta, metros por delante de sus rivales más cercanos, Johnson no solo había roto el récord mundial... lo había machacado.

Su tiempo final fue de 19.32 segundos, tres décimas de segundo menos que el mejor récord del mundo anterior y la mayor mejora en un récord de 200 m.

Significaba que la segunda mitad de la carrera se había ejecutado en un tiempo increíble de 9.2 segundos, un tercio de segundo más rápido que el récord mundial actual de Usain Bolt de 9.58.

Las zapatillas chapadas en oro de Michael Johnson en los Juegos de Atlanta 1996. (BONGARTS / Lutz-Bongarts)
Las zapatillas chapadas en oro de Michael Johnson en los Juegos de Atlanta 1996. (BONGARTS / Lutz-Bongarts)
Getty Images

El resultado

Históricamente, el título del "hombre más rápido del mundo" se otorga al campeón de los 100 m. Pero después de su heroicidad en Atlanta, ese título estaba reservado para Michael Johnson.

Increíblemente, dada su actuación, el atleta había sufrido una lesión en los isquiotibiales durante la final de 200 m que lo excluyó de competir en la final de relevos de 4x100 m, evitando que ganara otra medalla de oro.

Cuatro años después, en los Juegos de Sídney 2000, Johnson buscaba repetir la historia con otro doble en los 200 m y los 400 m. Pero si bien ganó el oro en los 400 m a los 33 años y 12 días, sufrió una lesión en la final de 200 m que le impidió defender con éxito su título.

Pasaron otros 12 años antes de que el récord de los 200 m de Johnson en Atlanta 1996 fuera superado. El 20 de agosto de 2008, el legendario Usain Bolt ganó la final Olímpica en Pekín en un tiempo de 19.296 segundos.

Hasta el día de hoy, ningún otro hombre ha completado el doblete de 200/400 m en los Juegos Olímpicos.

Johnson de oro deslumbra en su victoria en los 200 metros llanos
04:49