Finales clásicas: batalla de amor fraternal en casa

LONDRES, INGLATERRA - 7 DE AGOSTO:  Alistair Brownlee, de Gran Bretaña, posa con la medalla de oro junto a su hermano, con el bronce, Jonathan Brownlee durante la ceremonia de las medallas del maratón masculino del día 11 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en Hyde Park, el 7 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra.  (Imagen por Paul Gilham/Getty Images)
LONDRES, INGLATERRA - 7 DE AGOSTO: Alistair Brownlee, de Gran Bretaña, posa con la medalla de oro junto a su hermano, con el bronce, Jonathan Brownlee durante la ceremonia de las medallas del maratón masculino del día 11 de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en Hyde Park, el 7 de agosto de 2012, en Londres, Inglaterra. (Imagen por Paul Gilham/Getty Images)

La historia de los Juegos Olímpicos está llena de momentos dramáticos, emotivos y bellos que formaron parte de sus finales. Todas las semanas tiene la posibilidad de revivir en vídeo las finales más increíbles que recuerde. Esta semana, el triatlón masculino de Londres 2012

Los datos

Triatlón masculino, Juegos Olímpicos de Londres 2012
Hyde Park, Londres, 7 de agosto 2012

Los antecedentes

Un total de 55 competidores tomaron la salida en el triatlón de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Entre los favoritos se encontraban el campeón en Pekín 2008, Jan Frodeno (Alemania); el cinco veces campeón del Mundial de la ITU, Javier Gómez (España); y dos hermanos procedentes de Yorkshire, en el norte de Inglaterra: Alistair y Jonny Brownlee. Un año antes, en el evento de prueba para los Juegos, Alistair (el mayor de los hermanos del equipo de Gran Bretaña) llegó el primero a meta, y Jonny fue tercero. Sin embargo, los resultados de los eventos de prueba no habían sido muy representativos en los anteriores Juegos, ya que nunca un atleta que ganara en uno de ellos había conseguido el título Olímpico un año después.

El momento clave

El momento crucial de la carrera -y quizás el momento en el que Alastair Brownlee selló el oro- llegó cuando Jonny recibió 15 segundos de penalización por montarse en la bicicleta demasiado pronto en la transición entre el tramo de natación y el de ciclismo. La sanción derivó en una situación estresante, en la que el triatleta corrió la mayor parte de los 10 últimos kilómetros a sabiendas que tendría que parar para cumplir la sanción.

Pero, como Jonny explicó al periódico The Guardian, su hermano le dio el ánimo que necesitaba para seguir adelante: "Alistair estuvo brillante. Solo tuvimos 15 segundos por vuelta en la bicicleta en los que nos podíamos escuchar. Él no se había dado cuenta de que había incurrido en una sanción, pero, cuando se lo dije, su respuesta fue: 'Relájate. Todavía puedes lograrlo'".

"En mi mente tenía todo tipo de cálculos. Vale, voy a perder 15 segundos. ¿Qué significan en metros? Unos 90 m. Vale. Batí a Javier Gómez en Kitzbuhel por más de treina segundos, así que sí, Alistair tiene razón. Puedo hacerlo. Solo tengo que correr más fuerte y más rápido de lo que he hecho nunca".

Cuando Jonny finalmente se detuvo, había puesto la suficiente distancia de por medio entre él y el equipo francés de David Hauss y Laurent Vidal para asegurarse la medalla de bronce. ¿Habría disputado el oro si no hubiera sido por la penalización? Nadie lo sabrá.

El resultado

Después de que ambos hicieran podio en los Juegos de su lugar de origen, los hermanos Brownlee se convirtieron en nombres importantes en Gran Bretaña. Cuatro años después, en los Juegos de Río 2016, los hermanos consiguieron mejorar lo de Londres, con un final primero-segundo, que les dio el oro y la plata. Una vez más, Alistair fue quien triunfó por delante de Jonny.

Pero la historia de amor fraternal se hizo aún más evidente durante el Campeonato del Mundo de Triatlón por Grupo de Edad de la ITU 2016, en México. A 500 m del final en una carrera de dos horas, Jonny iba por delante de su hermano Alistair de manera cómoda, con el sudafricano Henri Schoeman en tercera posición. Pero, justo cuando se encontraba más cerca de la gloria, cayó a un lado del recorrido, tras sucumbir a los peligrosos efectos de la deshidratación. Cuando Alastair vio a su hermano en una situación tan complicada, corrió hacia él, puso su brazo alrededor de su cuello y lo llevó hasta la línea de meta. Esto hizo que perdiera su posibilidad de ganar. El sacrificio deportivo que hizo ese día significó que Schoeman finalizara como ganador, pero probó una vez más la increíble relación entre los talentosos triatletas y hermanos de Leeds.

Finales clásicas: triatlón masculino Londres 2012
52:00