Faith Kipyegon: "Quiero defender mi título antes de cambiarme a los 5.000 m"

Faith Kipyegon, de Kenia, celebra su victoria en los 1.000 m femeninos en el meeting de Mónaco de la Diamond League el 14 de agosto de 2020. (Imagen por Eric Gaillard/Pool via Getty Images)
Faith Kipyegon, de Kenia, celebra su victoria en los 1.000 m femeninos en el meeting de Mónaco de la Diamond League el 14 de agosto de 2020. (Imagen por Eric Gaillard/Pool via Getty Images)

La ganadora de la medalla de oro Olímpica de Río 2016, Faith Kipyegon, ha marcado un comienzo de temporada impresionante. Una temporada atípica debido a la COVID-19, pero en la que ha estado solo a un segundo de batir el récord del mundo de los 1.000 m. Ahora tiene su mente puesta en defender su título en Tokio, antes de cambiarse a los 5.000 m

Aunque últimamente ha habido muchas dudas derivadas de la crisis por la COVID-19, una cosa ha permanecido tranquilizadoramente igual:

Cuando Faith Kipyegon corre, Faith Kipyegon gana.

Kipyegon ha estado muy cerca de batir el récord del mundo no una, sino dos veces en el pasado mes. En el meeting de Mónaco de la Diamond League, solo le faltó un segundo para romper el récord del mundo de los 1.000 m, ya que acabó la carrera con un sorprendente 2:29.15. La siguiente semana en Bruselas, volvió a correr en la distancia de 1.000 m, y cruzó la línea de meta tras 2:29.92, apenas por debajo de la marca de 2:28.98 que consiguió Svetlana Masterkova en 1996.

El 8 de septiembre, Kipyegon volvió a correr su distancia favorita, la de 1.500 m, y lo convirtió en un fantástico tres de tres, tras cruzar la meta hasta la victoria con un tiempo de 3:59.05, que fue el mejor del año y récord del meeting.

Hasta ahora, ella siempre ha hecho que todo esto pareciera fácil. Pero no lo ha sido, claro.

"No era bonito entrenar sola", explica Kipyegon cuando describe su régimen de entrenamiento durante las pasadas semanas. "Estamos todavía confiados, entrenando por nuestra cuenta... Y realmente le doy gracias a Dios porque lo hice maravillosamente en Mónaco, a donde fui con muy poco trabajo de velocidad y en cambio haciendo mucho de resistencia. Y fue muy bueno para mí. Maravilloso".

Faith Kipyegon: "Quiero defender mi título en Tokio 2020"

Un gran entrenamiento con los más grandes

En 2019, Kipyegon hizo el cambio para entrenar con Patrick Sang en el ahora legendario campamento de Kaptagat. Éste se ha convertido en un caldo de cultivo para los campeones, y sus compañeros de entrenamiento ahora incluyen, entre otros, al poseedor del récord mundial de maratón Eliud Kipchoge y al poseedor del récord mundial de medio maratón Geoffrey Kamworor.

A diferencia de otros atletas, Kipyegon, quien dio a luz a su hija en 2018, viaja entre su casa y el campamento donde entrena seis días a la semana. Y si pensaba que se tomaría un descanso después de sus esfuerzos en Europa, no podría estar más equivocado.

Dos días después de su triunfo en Mónaco, Kipyegon volvió a entrenar, recorriendo kilómetros en las famosas carreteras de tierra roja en las tierras altas de Kenia.

"Después de Mónaco volví. Llegué un domingo, y el lunes ya estaba entrenando por la mañana. Y el martes, ya en la pista", explica Kipyegon.

El reciente cambio a Kaptagat parece que le ha venido a la perfección a Kipyegon, a quien le han motivado los atletas de los que se rodea. El grupo comparte consejos para los entrenamientos, palabras de aliento, se cuentan historias de experiencias pasadas para ayudarse entre ellos a ganar esos pequeños márgentes que se necesitan para tener éxito al máximo nivel deportivo... Pero en el centro de todo esto hay dos pilares: el trabajo duro y la disciplina.

"He estado con atletas de clases mundial como Eliud Kipchoge o Geoffrey Kamworor, y siempre he intentado acercarme a ellos porque ellos son estrellas", dice Kipyegon. "He ganado mucho gracias a ellos. Me han dado apoyo moral y también hablan sobre la disciplina y sobre trabajar duro la mayor parte del tiempo".

View this post on Instagram

Surrounded by great people!

A post shared by Faith Kipyegon (@faithkipyegon) on

La confianza de una campeona Olímpica

Kipyegon personifica la modestia y la humildad cuando habla sobre sí misma. Pero más allá de su agradable carácter, hay una fe férrea en sí misma que la llevó a obtener medallas de oro tanto en los Juegos Olímpicos de Río 2016 como en el Campeonato Mundial de 2017 en Londres.

En la final de 1.500 m de Río, muchos expertos predijeron la victoria de Genzebe Dibaba, entonces poseedora del récord mundial. Pero a pesar de que aún no había ganado un título sénior, Kipyegon confiaba en su propia capacidad para triunfar.

"En 2016, cuando fui a Río, estaba en un gran momento de forma y estaba preparada para los Juegos. Así que sabía que, pasara lo que pasara allí, yo estaba bien y tenía que ir a por la medalla de oro. Me decía 'No voy a volver a casa sin una medalla de oro'", explica la atleta, de Bomet, Kenia.

"Estaba en un gran momento de forma y mi entrenador (entonces Bram Som) me dijo 'Estamos en 2016 y tenemos que hacer algo maravilloso aquí en Río'. Y creí en mí misma".

Al final, nadie estuvo cerca en la final. Kipyegon se alejó puso tierra de por medio incluso ante sus rivales actuales Sifan Hassan de Holanda, así como Laura Weightman y Laura Muir, de Gran Bretaña, para ganar en un tiempo de 4: 08.92.

"Yo estaba tan feliz. No creía ... que yo era el que ganaba la medalla de oro. Fue una sorpresa para mí y fue realmente genial".

"Ganar la medalla de oro era todo en mi vida. Estaba muy feliz".

View this post on Instagram

Happy 1st birthday to our beautiful daughter, Alyn!

A post shared by Faith Kipyegon (@faithkipyegon) on

Volver de la maternidad más fuerte que nunca

En 2018, Kipyegon se convirtió en madre por primera vez. Es un rol que adora: "Es muy bonito cuando veo a mi hija corriendo por ahí y llamándome 'mamma'. Esto me da la motivación para trabajar duro por su futuro".

Y aunque Kipyegon explica que no es fácil compaginar tener una familia con la vida de una atleta de élite, reconoce rápidamente la importancia que tiene el apoyo de quienes te rodean para las atletas que desean volver a sus carreras después de la maternidad.

“No es fácil compaginar la vida como deportista de verdad... porque tienes que equilibrar tanto como madre y como deportista. Así que no es fácil".

“A decir verdad, no fue muy fácil volver. Pero agradezco a Dios que tuve gente que me apoyó: a mi mánager, a mi entrenador... realmente les agradezco, porque si no fueran ellos, no podría regresar. Porque la mayoría de las mujeres atletas, si no obtienen un gran apoyo, no pueden regresar tan rápidamente".

Aún así, su regreso a la competencia de élite ha sido espectacular. En el Campeonato del Mundo de 2019 en Doha, un año después de dar a luz, Kipyegon ganó la medalla de plata en un récord nacional de 3: 54.22. Un año después, y casi en el mejor estado de forma de su vida, Kipyegon puede empezar a soñar con lo más grande: los Juegos del próximo año en Tokio.

"Esperamos que la temporada transcurra sin problemas, y para mí espero lo mejor, hacer un tiempo rápido, tengo muchas ganas de hacerlo excelente en los Juegos Olímpicos el próximo año", dice Kipyegon con entusiasmo.

View this post on Instagram

Happy #OlympicDay, see you next year in Tokyo! 🤗

A post shared by Faith Kipyegon (@faithkipyegon) on

Sus planes futuros en los 5.000 m

Cuando se trata de los Juegos del año que viene, el objetivo de Kipyegon es claro: defender su título en Tokio. Pero los Juegos Olímpicos del próximo año también pueden ser la última vez que veamos una carrera de la maestra de 1.500 metros en esa distancia.

“Con suerte, quiero defender mi título antes de cambiar a 5.000 m, porque quiero cambiar a 5.000 m en el futuro. Quiero defender mi título en los Juegos Olímpicos de 2021 y espero dar lo mejor de mí".

Por ahora, Kipyegon se está concentrando en continuar con la excelente forma que ha mostrado esta temporada, antes de que comience la verdadera prueba de Tokio 2020 el lunes, 2 de agosto de 2021.

Hasta ese momento, continuará con su mantra de trabajo duro y disciplina, rasgos que la han convertido en una de las mejores corredoras del mundo.