Encerrados en lugares extraños

La boxeadora alemana de peso pluma Nina Meinke entrena en casa el 5 de mayo de 2020 en Berlín. Los atletas de todo el país han tenido que entrenar de manera aislada bajo estrictas políticas vigentes debido a la pandemia del COVID-19. (Foto de Martin Rose/Bongarts/Getty Images)
La boxeadora alemana de peso pluma Nina Meinke entrena en casa el 5 de mayo de 2020 en Berlín. Los atletas de todo el país han tenido que entrenar de manera aislada bajo estrictas políticas vigentes debido a la pandemia del COVID-19. (Foto de Martin Rose/Bongarts/Getty Images)

En las últimas semanas, hemos visto a muchos atletas entrenar en casa buscando la creatividad para mantenerse saludables y fuertes. Sin embargo, no todos se han limitado a cuatro paredes. Estadios, barcos y hoteles son algunos de los lugares 'alternativos' donde los atletas han pasado el encierro

Paraíso en la tierra

La estrella costarricense del surf Brisa Hennessy, que ya se ha clasificado para Tokio 2020, está esperando el debut Olímpico de su deporte en el paraíso.

Como explicó en un documental de la World Surf League, ha sido muy afortunada durante el encierro, ya que puede surfear, correr o incluso ir a pescar. Hennessy se encuentra actualmente con sus familiares -y con algunos trabajadores- en el complejo hotelero de su familia en la isla de Namotu, una de las muchas islas que forman parte de Fiji.

Llamar hogar a su Comité Olímpico Nacional

El maratonista paraguayo Derlys Ayala ha pasado el encierro en su Comité Olímpico Nacional. El corredor solía vivir con alguien considerado de riesgo durante la pandemia, por lo que el Comité Olímpico paraguayo se ofreció a hospedarlo durante la cuarentena.

Durante una temporada en la que muchos atletas no pueden entrenar, Ayala ha tenido la suerte de tener una pista para sí mismo. Y si está aburrido, incluso puede correr en su propio campo de fútbol.

Un estadio entero para dos personas

Si bien esto no es una historia Olímpica, el mundo del deporte se ha sorprendido con esta noticia. Uno de los empleados del club de fútbol de La Liga española, el Málaga CF, lleva viviendo en el estadio desde 1966. Como la mayoría de las personas en España, Andrés Perales se ha quedado en casa durante el encierro; la diferencia es que su hogar es un estadio con espacio suficiente para 22.000 aficionados.

Al menos no está solo. Su hijo y su perro también se están quedando en el estadio, lo que significa que solo hay 21.997 asientos libres en La Rosaleda.

Todos a bordo durante el encierro

La australiana y navegante en la categoría Laser Radial, Mara Stransky, sigue persiguiendo su sueño Olímpico... en un barco. Mientras que la mayoría de las personas están en casa como resultado de la pandemia del COVID-19, la deportista está con su familia en su yate en Brisbane. Esa es probablemente la razón por la que su entrenamiento no se ha visto afectado durante el aislamiento.

Pero incluso cuando están en sus hogares reales, los atletas siguen haciendo ejercicio. Los Juegos Olímpicos tendrán lugar más tarde, pero llegarán. Por lo tanto, los atletas aún deben estar preparados, estén donde estén durante la cuarentena.