Emil Zatopek, la excéntrica brillantez de un genio de las largas distancias

2 de agosto de 1948: el atleta checo Emil Zatopek (1922 - 2000) delante de Erik Ahlden de Suecia, Gaston Reiff de Bélgica y Willem Slijkhuis de Holanda durante la prueba de 5.000 metros en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. Reiff ganó y Zatopek quedó segundo. (Foto de Hulton Archive/Getty Images)
2 de agosto de 1948: el atleta checo Emil Zatopek (1922 - 2000) delante de Erik Ahlden de Suecia, Gaston Reiff de Bélgica y Willem Slijkhuis de Holanda durante la prueba de 5.000 metros en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. Reiff ganó y Zatopek quedó segundo. (Foto de Hulton Archive/Getty Images)

Los Juegos Olímpicos están llenos de campeones, récords e historias fascinantes, pero son también una enciclopedia increíble de momentos extraños, graciosos, emotivos y tristes. Nos adentraremos en ellos un poco cada semana para conseguir ponerle una sonrisa en la cara o una lágrima en la mejilla. Esta semana: la legendaria brillantez de Emil Zatopek

Los antecedentes

De cara a los Juegos Olímpicos de Helsinki 1952, Emil Zatopek ya era considerado una de las estrellas más brillantes del atletismo. En Londres 1948, el corredor checoslovaco había asombrado al mundo al ganar el oro de los 10,000 metros en un tiempo récord, habiendo corrido la distancia por primera vez solo dos meses antes. Cuenta la leyenda que superó a tanta gente que los cronometradores no pudieron tomar nota de los competidores y solo registraron a los primeros 11 finalistas.

Días después, agregó la plata de los 5,000 metros a su colección con una extraordinaria remontada que lo vio ganar 100 metros sobre el eventual ganador Gaston Reiff de Bélgica antes de perder por un solo metro. El diario The Guardian lo describió como "una actuación que lo habría convertido en uno de los inmortales de la pista por sí solo".

Pero si bien estas victorias pueden haber conmocionado al mundo del atletismo en ese momento, fueron el resultado de un régimen de entrenamiento alucinante que vio a Zatopek correr día y noche con pesadas botas militares para prepararse físicamente para las carreras, aguantar la respiración hasta que se quedaba sin aire y correr durante horas y horas. En un momento, Zatopek estaba haciendo 100 carreras de 400 metros al día, con el fin de perfeccionar su cuerpo para hacer frente a las duras demandas de las competiciones internacionales.

“Es mejor entrenar en malas condiciones”, explicó, “porque la diferencia es un tremendo alivio en una carrera”.

Las finales

Cuando llegó Helsinki 1952, Zatopek estaba en su mejor momento. En el período previo a los Juegos Olímpicos, había ganado 69 carreras seguidas, en varias distancias. Y si bien sus preparativos en un momento parecieron dudosos debido a una infección que hizo que los médicos le desaconsejaran competir en los Juegos, a Zatopek no se le negaría su momento histórico.

La primera carrera en la que se alineó fue la de los 10,000 metros, un título que, cómodamente, ganó cuatro años antes. Una vez más, venció a la competencia y se llevó la medalla de oro. Siguió su victoria con otro oro en los 5,000 metros, asegurando el doble de larga distancia que se había perdido en Londres por una zancada.

Pero fue la próxima carrera en la que el nombre de Zatopek pasaría a la historia, ya que logró una hazaña que nunca se ha replicado, antes o después.

Zatopek decidió participar en el maratón, ya que nunca antes había corrido la distancia. Al alinearse contra el poseedor del récord mundial y campeón británico de maratón Jim Peters, comenzó la carrera como claro perdedor.

Aproximadamente una hora después de la carrera, Zatopek, quien era famoso por hablar durante sus carreras, se volvió hacia Peters y le preguntó si pensaba que el ritmo estaba bien. Peters le dijo a Zatopek que sentía que el ritmo era demasiado lento.

Pero la artimaña no tuvo el efecto que Peters había esperado. Al escuchar esta noticia, Zatopek de repente aceleró el ritmo y se alejó corriendo, poniendo dos minutos entre él y el grupo perseguidor. Durante el resto de la carrera, Zatopek, que hablaba seis idiomas, charló jovialmente con un vehículo lleno de fotógrafos que documentaban la prueba. Finalmente, acabó con un nuevo récord Olímpico y una tercera medalla de oro.

Al finalizar, un periodista británico describió su actuación como "el mayor acontecimiento en la historia del atletismo". 5,000 metros, 10,000 metros y maratón de oro. Nadie ha vuelto a hacer algo parecido.

El resultado

Cuatro años después de sus gloriosos triunfos en Helsinki, el rey de las largas distancias entrenaba una vez más para unas Olimpiadas: los Juegos de Melbourne 1956.

En el estilo típico de Zatopek, su entrenamiento supuestamente incluía correr campo a través con su esposa sentada sobre su espalda, algo que le hizo desarrollar una hernia. Y cuando comenzaron los Juegos Olímpicos, el maestro checo solo pudo terminar en un decepcionante sexto puesto en el maratón.

Poco después de los Juegos de Helsinki, Zatopek se retiró.

A principios de 1968, Checoslovaquia, que estaba bajo el dominio soviético en ese momento, se encontraba en medio de un levantamiento que llegó a conocerse como la Primavera de Praga. Zatopek se había mostrado partidario del movimiento a favor de la democracia.

Pero cuando las fuerzas soviéticas sofocaron el levantamiento, Zatopek se convirtió en víctima de sus propias creencias, y finalmente fue empleado como recolector de basura antes de trabajar en una mina de uranio. Murió a la edad de 78 años, en el año 2000, con su estatus mítico grabado en piedra y unos triunfos Olímpicos que le convirtieron en leyenda.

Si alguna vez volveremos a ver a atletas como Zatopek es una pregunta difícil de responder. Pero ciertamente, es poco probable que el genio checoslovaco de las largas distancias sea olvidado algún día.

La sensacional carrera por el oro de Zatopek
06:23