El rayo golpea más fuerte que nunca

Usain Bolt, de Jamaica, celebra la victoria en la final de 100 m y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Imagen por Adam Pretty/Getty Images)
Usain Bolt, de Jamaica, celebra la victoria en la final de 100 m y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Imagen por Adam Pretty/Getty Images)

La historia de los Juegos Olímpicos está llena de momentos dramáticos, emotivos y bellos que formaron parte de sus finales. Todas las semanas tiene la posibilidad de revivir en vídeo las finales más increíbles. Esta semana, los 100 m ganados por la leyenda jamaicana en 2008

Los datos

100 m masculinos

Estadio Nacional de Pekín, 16 de agosto de 2008

Los antecedentes

Usain Bolt está mundialmente considerado como el mejor velocista de todos los tiempos. Sus éxitos no tienen precedentes. Es el primer velocista en ganar dos títulos consecutivos de 100 y 200 m en los Juegos Olímpicos. La fama de Bolt hace difícil recordar que en algún momento era 'solo' una joven promesa persiguiendo el sueño Olímpico.

En 2004, participó en sus primeros Juegos Olímpicos en Atenas. En ese momento, corrió los 200 y los 400 m pero su primera experiencia Olímpica no fue demasiado alegre para el joven.

No se encontraba en su mejor estado de forma, y una lesión en la pierna hizo que Bolt cayera en las semifinales, con un tiempo decepcionante.

Pero, ¿qué pasó en los siguientes cuatro años para que Bolt se convirtiera en el hombre más rápido del mundo?

Se consideraba que Bolt tenía la estatura errónea para dominar en los 100 m. Con 1.95 metros, el atleta parecía demasiado grande para los sprint y los entrenadores se lo hicieron saber. Una salida explosiva, algo esencia para obtener éxito en los 100 m, parecía que no estaba a su alcance y sus entrenadores pensaron que Bolt tenía una forma más compatible con las carreras de mayor distancia.

Bolt, sin embargo, no estaba seguro.

Era formidable en los 400 m, pero odiaba las horas de entrenamiento de resistencia, por lo que quería dar una oportunidad a los 100 m. Así que tuvo que lidiar con las opiniones de sus entrenadores. Bolt participó en un meeting menor en Creta, en julio de 2007, para correr los 100 m. Si lograba batir la marca de 10.30 segundos, podría olvidarse de los 400 m y centrarse en las distancias de 100 y 200 m.

Bolt ganó en los 100 m en Creta con un tiempo de 10.03.

Si un joven de 20 años podía lograr esto, ¿qué no podría hacer con los entrenamientos de velocidad necesarios en los siguientes años? Así, el cielo era su límite.

El momento clave

Ya se había decidido que Bolt se centraría en los 100 m, pero los Juegos de Pekín 2008 se estaban acercando rápidamente. Así que comenzó a hacer un trabajo serio en el gimnasio y fortaleció su enorme cuerpo, además de seguir una dieta especial. Los resultados fueron extraordinarios.

En Jamaica en 2008, Bolt corrió por debajo de los diez segundos por primera vez, lo cual fue un gran paso adelante que le colocó entre los mejores del mundo.

Más tarde el mismo mes, en Nueva York, Bolt se enfrentó al entonces poseedor del récord mundial, Tyson Gay. Bolt ganó y consiguió un nuevo récord del mundo (9.72 segundos). Era solo su quinta competición oficial de 100 m.

De la nada entró en escena y se convirtió en el velocista más motivado del mundo.

Como nuevo poseedor del récord del mundo de 100 m, era el favorito para ganar en esta distancia en Pekín 2008.

El día de la final había mucha expectación, y su actuación no decepcionó. De hecho, dejó a todo el mundo sin palabras.

En una carrera increíble, en la que el jamaicano devastó a sus rivales, rompió de nuevo la marca, con una victoria en 9.69 segundos, con bastante distancia del segundo clasificado y medalla de plata, Richard Thompson (9.89).

No solo logró el récord sin un viento favorable, sino que el jamaicano jugó con la cámara en la línea de meta, corrió con un cordón de la zapatilla suelto y celebró su victoria antes de llegar a la línea de meta.

Usain Bolt, de Jamaica, celebra su récord del mundo de 9.69 segundos, que le dio la victoria en los 100 m en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Imagen por Alexander Hassenstein/Bongarts/Getty Images)
Usain Bolt, de Jamaica, celebra su récord del mundo de 9.69 segundos, que le dio la victoria en los 100 m en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Imagen por Alexander Hassenstein/Bongarts/Getty Images)
2008 Getty Images

El resultado

La leyenda de Bolt explotó en 2008, cuando traspasó los límites deportivos conocidos.

Lo que se olvida más fácilmente es lo molestos que se sintieron algunos entonces. Bolt fue criticado por su comportamiento en aquel momento, pero ahora es otro de los motivos por los que la carrera se convirtió en algo tan memorable.

"No estaba presumiento. Cuando vi que nadie me alcanzaba, simplemente estaba feliz", dijo entonces Bolt.

Después de su increíble actuación en Pekín, Bolt haría historia al convertirse en el único velocista en ganar en los 100 y en los 200 m en tres Juegos Olímpicos consecutivos (2008, 2012 y 2016).

Desde entonces Bolt nunca terminó un evento Olímpico sin conseguir medalla, ya que Jamaica también ganó en los relevos de 4x100 m, en los que participó. Si no fuera por un compañero de equipo al que penalizaron por dopaje en 2018, el velocista retirado tendría ahora nueve medallas de oro Olímpicas en vez de ocho.

Además, Bolt batió su propio récord del mundo en los 100 m en los Mundiales de Berlín 2009, con un tiempo de 9.58 segundos, que aún es el récord del mundo vigente.

Pero a pesar de todo lo que vino después, el recuerdo de la final de 2008 se mantiene intacto.

Usain Bolt rompe el récord de los 100m en Pekín 2008
04:31