El nuevo rol de Nikola Karabatic

Nikola Karabatic, de Francia, durante el partido de semifinales entre Francia y Dinamarca del Mundial de la IHF. (Imagen por Martin Rose/Bongarts/Getty Images)
Nikola Karabatic, de Francia, durante el partido de semifinales entre Francia y Dinamarca del Mundial de la IHF. (Imagen por Martin Rose/Bongarts/Getty Images)

Desde que debutó con la selección francesa en 2002, Nikola Karabatic lo ha ganado todo. Pero ahora, con 36 años, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos tiene un rol que va más allá de las pistas. El central ha hablado para Tokio 2020 sobre el nuevo Karabatic, que busca clasificar a Francia para los Juegos del próximo año

Nikola Karabatic lleva jugando para la selección francesa por casi 18 años, un camino que comenzó cuando tenía 18 años, un año después de que Claude Onesta fuera nombrado entrenador.

Por aquel entonces, Francia no había probado el sabor de la gloria Olímpica, pero ahora el combinado cuenta con dos títulos Olímpicos, logrados en 2008 y 2012.

La primera medalla de oro en Pekín coincidió con la explosión de uno de los equipos más talentosos en la historia del balonmano internacional. Y así, este conjunto comenzó a ser conocido como les Experts.

De esta forma se siguieron los pasos de otros apodos cariñosos les Bronzés (Los Bronceados), les Barjots (Los Alocados) y les Costauds (Los Chicos duros). Les Experts, sin embargo, fueron más allá que el resto y, en una década, añadieron a sus logros Olímpicos cuatro campeonatos del mundo (2009, 2011, 2015 y 2017) y dos Europeos (2010 y 2014).

Y en todo esto, Karabatic era el corazón del equipo que parecía invencible.

Pero hoy, la selección francesa está bajo un proceso de transformación. Onesta dejó el equipo en 2016, coincidiendo con el final de una década increíble, y desde entonces figuras líderes del equipo también se han retirado de sus compromisos con la selección, como Thierry Omeyer y Daniel Narcisse.

Pero Karabatic aún está ahí.

Tan decisivo como siempre en la pista, pero omnipresente fuera de ella.

Karabatic, sobre cómo los roles del equipo cambian con el tiempo
03:00

El significado de la camiseta azul

En una entrevista exclusiva para Tokyo2020.org, el tres veces Jugador del Año echa la vista atrás en la evolución de su rol en la selección francesa, en la que rápidamente logró convertirse en alguien clave para el éxito del equipo.

"La primera vez que fui convocado fue cuando tenía 18 años. Fui de los más jóvenes en ser seleccionado en la historia. Mi rol evolucionó rápidamente. Tomé muchas responsabilidades siendo muy joven y pronto me convertí en uno de los líderes", cuenta Karabatic.

La estrella del Paris Saint-Germain se convirtió después en la inspiración para una joven generación de jugadores que entraban en un equipo lleno de campeones.

"Mi rol también evolucionó fuera de la pista, con la integración de los jugadores jóvenes. Me aseguraba de que estuvieran integrados en la selección, en el juego táctico, porque no es fácil entrar en un equipo que ha ganado tantos títulos".

Sin embargo, su rol ahora mismo va más allá de la pura táctica.

Karabatic se asegura de que los debutantes franceses entiendan las responsabilidades inherentes de vestir la camiseta tricolor.

Tras el pasado Europeo, necesitábamos redimirnos.

Hay mucha expectación alrededor de nosotros

"Estoy confiado"

En estos momentos Francia se encuentra en uno de los momentos más duros de su historia.

Durante el Campeonato de Europa de 2020, disputado el pasado enero, no consiguieron pasar de la primera ronda por primera vez desde 1998.

Didier Dinart, miembro del equipo que logró consecutivamente dos oros Olímpicos, sucedió a Onesta como entrenador, pero fue reemplazado por su segundo entrenador, Guillaume Gille, tras este resultado.

Volver a la cima del mundo es ahora un desafío real, pero Karabatic se mantiene confiado.

"Después de los últimos Europeos, necesitábamos redimirnos y hay mucha expectación alrededor de nosotros", reconoce.

"Los jugadores tienen mucha presión, pero estoy confiado porque hay un gran potencial, muchas cualidades y talento en prácticamente todas las posiciones. Pero necesitamos un gran resultado para dar salida a esta generación, ya que muchos de estos jugadores nunca han ganado un título con el equipo nacional".

Aunque los resultados en los últimos tres años no han sido tan buenos, los 'nuevos' ya tienen la habilidad de asustar a las mejores defensas del mundo.

En esta cosecha se encuentran Ludovic Fabregas (24, FC Barcelona), Melvyn Richardson, (23, Montpellier), Dika Mem, (22, FC Barcelona) y Nedim Remili (24, Paris Saint-Germain).

El Preolímpico, un nuevo desafío

La eliminación del Campeonato de Europa costó a Francia la clasificación automática para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Les Bleus tendrán que competir en unos complicados clasificatorios el próximo año, en los que el más mínimo error puede echar por tierra el sueño Olímpico.

Francia se enfrentará en ellos a Croacia -un viejo rival al que ganaron en la final del Mundial del 2009 y en la del Europeo de 2010-, Portugal y Túnez.

Solo los dos mejores lograrán el billete para Tokio 2020.

Aunque el torneo se disputará en Francia, Karabatic cree que será difícil jugar contra estos equipos.

"Va a ser complicado. Croacia es el subcampeón Europeo ahora mismo, Portugal nos eliminó en el pasado Europeo y Túnez es una de las mejores naciones de África, con jugadores top que juegan en la liga francesa".

"Tenemos la ventaja de jugar en Francia, pero eso no significa nada. No va a ser fácil. No nos podemos permitir jugar al 80 por ciento. Tenemos que jugar a nuestro mejor nivel".

El central ya ha vivido un Preolímpico. En 2008, Francia ganó su clasificatorio (frente a España, Noruega y Túnez), antes de viajar a Pekín y ganar su primera medalla de oro Olímpica.

Por ello, Karabatic es consciente del desafío que ahora afrontan.

"Es muy especial, y normalmente suele ser en medio de la temporada con el club. No tenemos mucho tiempo para prepararlo y jugamos tres partidos en tres días. Es tan poco tiempo que una pequeña lesión puede arruinarte el torneo".

"Hay muchas cosas que gestionar y mucha presión: no vas a los Juegos si pierdes un partido. Los detalles pueden ser la clave. No nos podemos permitir cometer ni un solo error. Es difícil".

Los títulos ya los tengo.

Quiero ayudar a mis compañeros a conseguirlos

Un impulso a la nueva generación

Con 36 años, Karabatic quiere liderar a la nueva generación hasta Tokio 2020, y superar la medalla de plata lograda en Río 2016.

"Primero necesitamos clasificarnos. Después, si lo logramos, cualquier cosa puede pasar", remarca.

Si Francia se asegura su billete a Tokio, Karabatic sabe que podrían ser sus últimos Juegos Olímpicos. Sabe que alcanzar París 2024 puede ser complicado, pero no descarta la posibilidad de formar parte de estos Juegos.

"¡Estoy intentando hacer que el tiempo vaya más lento!", dice entre risas.

"Con mi edad, no nos vemos a nosotros mismos en el largo plazo. Voy pensando temporada a temporada. Veré mi estado físico, y si sigo lo suficientemente en forma como para competir bien en cada competición, tanto con el PSG como con mi selección".

"Por ahora, me encuentro al cien por cien y puedo ayudar a mis compañeros, pero no estoy pensando más allá de Tokio".

Karabatic quiere disfrutar el momento y compartir su experiencia, personalidad y habilidades con la nueva generación. "Estoy más cerca del final de mi carrera que del principio. Es un hecho. Los títulos ya los tengo, pero quiero ayudar a mis compañeros a ganarlos y también quizás sentir el desafío de un último gran título".

"Estoy intentando disfrutar todo lo que puedo sin pensar en el título en sí. Simplemente disfrutar del camino".