El mayor gol de Paraguay

Julio César Enciso, de Paraguay, celebra la victoria en la semifinal contra Irak el 24 de agosto de 2004, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Mike Hewitt/Getty Images)
Julio César Enciso, de Paraguay, celebra la victoria en la semifinal contra Irak el 24 de agosto de 2004, en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Mike Hewitt/Getty Images)

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

México 1968 marcó la primera aparición de Paraguay en los Juegos Olímpicos, pero no fue hasta Atenas 2004 cuando esta nación ganó una medalla. Precisamente en estos Juegos fue en los que Paraguay mandó una mayor delegación, con 23 atletas, solo por detrás de la enviada a Barcelona 1992, con 27.

Y en esta ocasión, menos no fue más: más fue más.

Paraguay ganó su primera y única medalla en la historia de los Juegos en uno de los deportes en los que se necesitan más atletas: el fútbol.

Antes de alcanzar el partido por el oro en Atenas 2004, la selección de fútbol paraguaya ganó cuatro partidos y solo perdió uno.

En la fase de grupos, la Albirroja superó a Japón (4-1) e Italia (1-0), y perdió contra Ghana (1-2).

A pesar de esta derrota, Paraguay llegó a los cuartos de final, en los que vencieron a la República de Corea (3-2).

La semifinal fue su mejor oportunidad de asegurar la primera medalla Olímpica del país.

Haciendo historia

La semifinal enfrentó a Paraguay y a Irak por un puesto en la final. Y cuando la Albirroja ganó por 3-1, consiguió escribir un nuevo capítulo en la historia.

Solo les quedaba un paso más para llegar a la gloria Olímpica, pero ya habían asegurado algo que ningún otro representante de Paraguay había hecho antes: una presea Olímpica.

En la final, la Albirroja se encontró contra uno de los mejores equipos de aquel torneo. La Argentina que había ganado el torneo de clasificación Olímpico de Sudamérica. La misma Argentina que tenía en sus filas a nombres como los de Roberto Fabián Ayala, Javier Mascherano, Javier Saviola o Carlos Tévez. Y encima, todos ellos entrenados bajo la batuta del legendario Marcelo Bielsa.

¿Todo esto sería demasiado para la cenicienta, Paraguay?

No. Para nada.

Sin embargo, después de una actuación heróica en la que el equipo aguantó contra la todopoderosa Argentina, Tévez perforó la portería. Y fue el final del sueño de Paraguay.

Pero la derrota de Argentina no significó que Paraguay había perdido en términos históricos. La medalla de plata fue la primera de su nación.

Final del fútbol masculino - Atenas 2004
04:00

El impacto de la medalla

Los nombres de los héroes de Paraguay fueron: Diego Barreto, Rodrigo Romero, Emilio Martínez, Julio Manzur, Carlos Gamarra, José Devaca, Celso Esquivel, Pedro Benítez, Ernesto Cristaldo, Édgar Barreto, Diego Figueredo, Aureliano Torres, Julio César Enciso, Osvaldo Díaz, Pablo Giménez, Fredy Bareiro, Julio González Ferreira y José Cardozo.

Y fueron héroes realmente. Cuando volvieron a su país tras disputar los Juegos, recibieron una bienvenida de altura.

Nadie en Paraguay ha olvidado lo que consiguieron aquellos jugadores aquel día. Incluso 15 años después de que se ganara la medalla -en el aniversario de la final, celebrado el año pasado-, los medios paraguayos gastaron tinta escribiendo de nuevo sobre sus héroes. Y aquella selección se reencontró en un acto para compartir recuerdos de aquel momento glorioso.

"Caímos, pero caímos como grandes. Va a pasar mucho tiempo para que Paraguay nuevamente pueda conseguir una medalla", dijo en el acto Gamarra.

"Fue un grupo maravilloso, fuimos con muchas ilusiones y el sueño fue creciendo, al final conseguimos algo grandioso para nuestro fútbol", añadió Fredy Bareiro.

Ahora, con Tokio 2020 en el horizonte, Paraguay tendrá nuevas oportunidades de soñar con la esperanza de repetir su glorioso pasado.