El jugador de baloncesto Jonas Maciulis va a por todas

Jonas Maciulis de Lituania maneja el balón durante la Copa del Mundo FIBA 2019, en el partido de primera ronda contra Canadá. (Foto de Zhizhao Wu/Getty Images)
Jonas Maciulis de Lituania maneja el balón durante la Copa del Mundo FIBA 2019, en el partido de primera ronda contra Canadá. (Foto de Zhizhao Wu/Getty Images)

El lituano espera conseguir una medalla en sus cuartos Juegos Olímpicos el próximo año en Tokio

Jonas Maciulis es el jugador de baloncesto activo más condecorado de Lituania.

El tres veces Olímpico ha disfrutado de un tremendo éxito con la selección nacional durante los últimos 13 años, incluidas dos platas y un bronce en el Campeonato de Europa, más un bronce en el Campeonato del Mundo. Sin embargo, hay un galardón que se le ha escapado: una medalla Olímpica.

Maciulis estuvo cerca de obtener una medalla en Pekín 2008, donde Lituania perdió ante Argentina en el partido por la presea de bronce. Dos años después, se tomaron la revancha al ganar el bronce en la Copa del Mundo de 2010, pero eso no ha impedido que Maciulis sueñe con subir al podio en unos Juegos Olímpicos.

“Otro sueño, después de clasificarme para los Juegos Olímpicos, es ganar una medalla”, explica a Tokio 2020.org.

“Tengo una medalla de la Copa del Mundo, tengo tres medallas del EuroBasket, y este sería mi sueño [ganar una medalla]. Probablemente sería el chico más feliz de Lituania".

Los ingredientes de un Olímpico

El viaje del mejor jugador lituano del año 2015 para convertirse en un Olímpico estuvo lleno de coincidencias, y son esos pequeños detalles los que han hecho de Maciulis quien es.

Fue en 2001 cuando Ramunas Butautas, ahora ex entrenador de la selección lituana, llamó a Maciulis para unirse a un campo de entrenamiento. Después de que un jugador se rompiera la mano y otro se enfermara, Maciulis fue invitado a unirse al equipo lituano para el Campeonato de Europa U16.

Siendo uno de los 12 mejores jugadores de su grupo de edad, continuó en el sistema juvenil, donde formó parte del equipo ganador de la medalla de oro en la Copa Mundial Sub-21 de 2005. Después de ser invitado a unirse a la segunda selección de Lituania en 2007, Maciulis se encontró una vez más en lo que él denomina una “posición de suerte”.

Después de tener un buen desempeño y ganar la Universiada de Verano, una lesión de un jugador del equipo nacional hizo que Maciulis fuera llamado para entrenar con ellos, y terminó haciendo su debut senior en el Campeonato de Europa de 2007, donde Lituania ganó el bronce.

Menos de un año después, estaba en el escenario deportivo más grande del mundo: los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

“Fue una experiencia increíble y pensé 'está bien, tuve una oportunidad única en la vida, no sé si habrá una próxima', pero hasta ahora tengo tres y estoy deseando que lleguen los cuartos Juegos. Es realmente asombroso”, recuerda.

“Al principio, solo disfrutaba del baloncesto. No tenía expectativas. No tenía el sueño de participar en los Juegos Olímpicos. Incluso cuando comencé a jugar para la selección nacional, no fue por mí o por mis padres, solo estaba jugando al baloncesto".

Desde entonces, Maciulis ha participado tanto en Londres 2012 como en Río 2016, donde Lituania terminó octava y séptima, respectivamente. Un noveno lugar en la Copa Mundial FIBA ​​2019 hizo que Lituania se clasificara para el Torneo de Clasificación Olímpica.

Jonas Maciulis de Lituania reacciona en el partido por la medalla de bronce contra Argentina durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Harry How/Getty Images)
Jonas Maciulis de Lituania reacciona en el partido por la medalla de bronce contra Argentina durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Harry How/Getty Images)
2008 Getty Images

Sin embargo, con el aplazamiento de Tokio 2020, el torneo se trasladó a 2021. Para Maciulis, el aplazamiento no fue fácil de aceptar.

“Estaba realmente molesto. Voy a cumplir 36, estaba en muy buena forma esta temporada, mantenerlo un año más podría ser un poco más difícil".

"Sabes, es como si todo el mundo tuviera un sueño, no importa la edad que tengas. El sueño era jugar en unos cuartos Juegos Olímpicos, y estaba muy triste de que se pospusieran hasta 2021".

Ahora han empezado los preparativos para intentar estar en unos cuartos Juegos Olímpicos y el jugador ha vuelto a firmar con el AEK B.C, con sede en Atenas, por una tercera temporada, una decisión que Maciulis creía que es importante para sus preparativos para Tokio 2020.

El club ganó inesperadamente la Copa de Grecia, ocupó el segundo lugar en los campeonatos del país y llegó a los cuartos de final de la FIBA ​​Champions League.

Ahora Maciulis quiere mantenerse en la mejor forma posible durante toda la temporada, especialmente pensando en el torneo de clasificación que se celebrará entre el 29 de junio y el 4 de julio de 2021.

“Necesito mostrar algunos resultados, jugar lo mejor posible, pero pueden pasar muchas cosas… pero el objetivo principal era firmar un contrato y estar en forma toda la temporada, ni siquiera tener pequeñas lesiones y así es cómo voy a tener una oportunidad”, apunta.

Tengo una medalla de la Copa del Mundo, tengo tres medallas del EuroBasket, y ganar una medalla Olímpica es mi sueño.

Probablemente sería el chico más feliz de Lituania.

Echando una mano

Cuando la pandemia del COVID-19 se apoderó de Europa, Maciulis y su familia regresaron a Lituania desde su hogar en Grecia.

Buscando una forma de ayudar, se encontró con una vieja conocida, la comentarista Linas Kunigėlis, que había estado ayudando a una ONG local llamada "Stiprūs kartu" (Fuertes juntos).

“Debido al confinamiento estábamos buscando qué hacer, cómo ayudar a la gente. Son nuestros seguidores y este fue un momento en el que podíamos ayudarlos”, explica.

La organización ha estado ayudando de muchas maneras, desde entregar víveres a familias hasta trabajar en las líneas telefónicas del centro de ayuda, donde conectan a las personas en cuarentena, especialmente a las personas mayores, con voluntarios que pueden ayudar con tareas que incluyen comprar alimentos y medicamentos y sacar la basura.

Maciulis se unió a la ONG para trabajar junto a otros voluntarios. La estrella del baloncesto también transportaba comida a las familias de Kaunas, su ciudad natal, cuyos hijos asistían a los centros de día de la ciudad.

“Era el momento de hacer algo bueno por los lituanos que nos han apoyado durante los partidos de la selección nacional. Así que fue genial devolver algo”, dice.

Debutando en una nueva disciplina

Cuando el secretario general de la Federación Lituana de Baloncesto, Mindaugas Spokas, se puso en contacto con Maciulis para jugar al baloncesto 3x3, fue una oportunidad inesperada.

Cuando se le pidió que se uniera a las sesiones de entrenamiento, no dudó en probarlo y no pasó mucho tiempo hasta que le propusieron jugar en un torneo local de 3x3, donde representó a su ciudad natal.

"¿Por qué no? Total, no estoy haciendo nada", pensó. "Quería representar a mi región, mi ciudad natal, bueno, es realmente un pueblo pequeño, y nuevamente, solo me estaba divirtiendo".

En su debut profesional en 3x3, Maciulis no solo llevó a su equipo Tauras a un quinto lugar en el 3x3 Hoptrans, sino que también terminó como uno de los máximos anotadores e incluso fue nombrado en el equipo del torneo.

"Realmente disfruté mi decisión de probar este tipo de baloncesto", comenta.

“Fue una experiencia nueva… necesitaba adaptarme a este estilo un poco diferente. No hay que pensar mucho, es un juego muy rápido y trepidante, solo se trata de correr, disparar, etc".

Con el baloncesto 3x3 listo para hacer su debut Olímpico en Tokio 2020, Maciulis ahora tiene la posibilidad de representar a su país en un nuevo deporte, pero su corazón aún está en el juego tradicional.

"5x5 es mi favorito", se ríe, "ese es el deporte al que he dedicado toda mi vida", concluye.