El hombre que nunca fue derrotado

Tokio 1964, lucha libre, 57-63 kg masculino - Osamu WATANABE (Japón) con su entrenador.
Tokio 1964, lucha libre, 57-63 kg masculino - Osamu WATANABE (Japón) con su entrenador.

En octubre de 1964, Tokio fue por primera vez sede de unos Juegos Olímpicos. Para celebrar el aniversario, Tokio 2020 le acercará algunos de los momentos más increíbles e históricos que tuvieron lugar hace 56 años. En una nueva parte de la serie, echamos un vistazo a la increíble racha de victorias del luchador japonés WATANABE Osamu

Los antecedentes

WATANABE Osamu es quizás uno de los mejores luchadores que jamás haya participado en los Juegos Olímpicos.

Nacido en Wassamu, Hokkaido, el 21 de octubre de 1940, Watanabe se crió en el hogar de un comerciante de piedras. Cuando era niño, ayudaba a su padre a cargar y descargar piedras de 50 kg. Más tarde, debido a la mala salud de su padre, su madre abrió una tienda de tofu donde Watanabe solía triturar la soja con un molino de piedra, algo que le ayudó a adquirir fuerza.

Inicialmente, Watanabe quería ser un luchador de sumo, pero era demasiado bajo, por lo que comenzó a practicar lucha libre en la escuela secundaria. Fue en la época en que IKEDA Mitsuo, también de Hokkaido, ganó el oro en la prueba de lucha libre de 73 kg en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956.

Fue entonces cuando Watanabe decidió que quería ir a los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, fracasó en su intento de competir en Roma 1960. SATO Tamiji fue elegido como representante Olímpico en la división de peso de Watanabe. Con 20 años, el joven puso su mirada en estar cuatro años más tarde en Tokio 1964.

Antes de los Juegos de Tokio, Watanabe entrenó con HATTA Ichiro, quien era considerado el padre de la lucha libre japonesa. Sin embargo, el atleta Olímpico en Los Ángeles 1932 utilizaba con frecuencia métodos de entrenamiento duros que no estarían permitidos hoy en día. En un momento, incluso le propuso participar un "concurso de miradas con un león".

Más tarde, solo dos años antes de los Juegos Olímpicos de Tokio, Watanabe hizo su debut internacional y desde el momento en que subió a la lona, ​​fue imbatible. En los campeonatos de aficionados estadounidenses de 1962 en Nueva York, ganó sus seis combates, asegurando la victoria en 10 minutos.

Watanabe también ganó los Campeonatos del Mundo de 1962 y 1963 en la división de -63 kg.

Tokio 1964, Lucha libre -63 kg Masculino - Osamu WATANABE (Japón).
Tokio 1964, Lucha libre -63 kg Masculino - Osamu WATANABE (Japón).
© 1964 / Kishimoto/IOC

El momento

Watanabe se dirigía a los Juegos Olímpicos como el ganador, y nadie le podía hacer sombra.

Si bien había presión por ganar una medalla de oro, Watanabe estaba lleno de confianza.

Sus primeras tres victorias se produjeron por medio de caídas, dejando a sus oponentes en la lona. La ronda final vio a los tres luchadores restantes en una competición de todos contra todos. Primero, Watanabe derrotó al medallista de plata de Roma 1960, Stancho Ivanov. Mas tarde también venció a Nodar Khokhashvili de la Unión Soviética, el hombre que se interponía entre él y el oro.

"Ganar fue el mejor momento de mi vida", dijo a la Sasakawa Sports Foundation en 2012.

A lo largo de sus primeros y únicos Juegos Olímpicos, el luchador de 1,60 m de altura nunca fue amonestado. Su desarrollo fue impecable.

Después de Tokio 1964, y con solo 23 años, Wanatabe se retiró con un récord de 186 victorias consecutivas y cero derrotas. Fue el primer campeón Olímpico en retirarse sin conceder un punto.

Tokio 1964, Lucha libre -63kg Masculino - Osamu WATANABE (Japón) contra Stancho Ivanov KOLEV (Bulgaria).
Tokio 1964, Lucha libre -63kg Masculino - Osamu WATANABE (Japón) contra Stancho Ivanov KOLEV (Bulgaria).
© 1964 / Kishimoto/IOC

¿Qué pasó después?

Después de los Juegos Olímpicos, Watanabe se unió a Dentsu, una empresa internacional de publicidad y relaciones públicas. Sin embargo, en 1970, salió de su retiro para competir en un solo combate en el torneo de lucha All-Japan.

Allí ganó su combate consecutivo número 187.

A los 47 años, Watanabe volvió a salir de su retiro con la esperanza de representar a Japón en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. Había entrenado durante un año en el período previo. Sin embargo, antes de la clasificación, sufrió una lesión en la espalda.

Se le advirtió que si se dañaba más podría resultar en la muerte, a lo que Watanabe respondió: "No importa si muero".

Watanabe ganó sus combates de primera y segunda ronda en el All Japan Wrestling Championship, pero al final, perdió en la tercera ronda. Su racha ganadora, que duró 25 años, llegó a su fin.

A lo largo de su carrera, el luchador sumó 189 victorias y una sola derrota.

A pesar de que han pasado 56 años desde su victoria Olímpica en el Gimnasio de Komazawa, en una entrevista el año pasado, Watanabe, de 76 años, dijo que todavía está en forma, yendo "al gimnasio todos los días".