El gran golpe de Mauricio

Los ganadores del bronce Veaceslav Gojan (izda.), de Moldavia, y Bruno Julie, de Mauricio, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el 24 de agosto de 2008, en Pekín, República Popular de China.  (Imagen por Al Bello/Getty Images)
Los ganadores del bronce Veaceslav Gojan (izda.), de Moldavia, y Bruno Julie, de Mauricio, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, el 24 de agosto de 2008, en Pekín, República Popular de China. (Imagen por Al Bello/Getty Images)

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

El apodo de Bruno Julie es 'El mago mauriciano' y esa magia la desplegó en el ring para ganar la primera medalla de la historia de Mauricio, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Pero su éxito no vino de la nada. El boxeador no es que fuera un desconocido, a pesar de que su país no contara con medallas en los Juegos.

Mauricio compitió por primera vez en unos Juegos en los Ángeles 1984, casi una década después de la formación de su Comité Olímpico Nacional. Entre 1984 y 2008 el país llevó a atletas a todas las ediciones de los Juegos, pero la pequeña nación africana buscaba algo más que simplemente estar: buscaba una presea.

En 2008 llegó su momento mágico, aunque fuera un tipo de magia algo predecible.

Antes de los Juegos, Bruno Julie había ganado la plata continental en 2001 y 2003, además de otra plata más en los Juegos de la Commonwealth de 2006. Un año antes de Pekín 2008, consiguió el bronce en los Juegos All-Africa en 2007, mismo año en el que se llevó el título africano.

Héctor Manzanilla Rangel (rojo), de Venezuela, pelea contra Bruno Julie, de Mauricio, curante los cuartos de final en los Juegos de Pekín 2008.  (Imagen por Al Bello/Getty Images)
Héctor Manzanilla Rangel (rojo), de Venezuela, pelea contra Bruno Julie, de Mauricio, curante los cuartos de final en los Juegos de Pekín 2008. (Imagen por Al Bello/Getty Images)
2008 Getty Images

Haciendo historia

El 18 de agosto de 2008, Bruno Julie se enfrentaba a Héctor Manzanilla en el combate de cuartos de final de peso gallo.

Estos detalles podrían parecer poco importantes para algunos, pero para los habitantes de Mauricio, una información difícil de olvidar. Aquel día toda la nación estaba convencida de que iba a hacer historia.

Cuando la pelea comenzó, Julie tuvo que remontar el combate en dos ocasiones, antes de finalmente ganar con una victoria a los puntos por 13-9. Se aseguró un puesto en las semifinales, pero, lo más importante, la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos.

Su siguiente rival fue el cubano Yankiel León, que se antojaba como favorito para llegar a la final. Y así fue, pero solo después de una igualada pelea contra el mago, quien perdió por 7-5.

"Mi sueño siempre ha sido ganar un oro en los Juegos, y ese sueño sigue vivo", dijo Julie después de este combate.

Esta medalla es para todas las personas de Mauricio

El impacto de la medalla

Julie nunca consiguió cumplir su sueño de lograr una medalla de oro. No se clasificó para Londres 2012, a pesar de que acudió a estos Juegos como mentor para el resto de atletas de Mauricio.

En 2011, ganó un oro en los Juegos All-Africa, y un año antes consiguió un bronce en los Juegos de la Commonwealth. Estas dos medallas fueron los puntos finales más grandes de su histórica carrera.

Aunque el oro Olímpico nunca se materializó, el lugar de Julie en la historia de su país siempre estaría asegurado.

Las manos de Julie habían dado ya el gran golpe para Mauricio.