Día Mundial de los Refugiados: el camino a Tokio

El Equipo Olímpico de Atletas Refugiados ingresa al desfile de atletas durante la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el estadio Maracaná. (Foto de Richard Heathcote/Getty Images)
El Equipo Olímpico de Atletas Refugiados ingresa al desfile de atletas durante la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en el estadio Maracaná. (Foto de Richard Heathcote/Getty Images)

Hoy (20 de junio) es el Día Mundial de los Refugiados y Tokio 2020 repasa los fundamentos del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados y los atletas que esperan formar parte de la selección el próximo verano

El 5 de agosto de 2016, miles de atletas marcharon orgullosamente dentro del estadio Maracaná en Río de Janeiro para celebrar la apertura de los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, entre los 11.000 atletas que participaron esa noche había un grupo de 10 competidores que continuarían haciendo historia.

Ese pequeño grupo de atletas provenía de Etiopía, Sudán del Sur, Siria y la República Democrática del Congo, pero por primera vez marcharon y compitieron como parte del mismo equipo.

Dirigido por la atleta Rose Nathike Lokonyen, el recién formado Equipo Olímpico de Atletas Refugiados (identificado con el código ROT por sus siglas en inglés) ingresó al estadio con la bandera del COI para recibir una ovación con el público en pie.

Fue un momento decisivo, no solo para los atletas en particular, sino para el movimiento Olímpico por completo.

Todos se ponen en pie para ovacionar al equipo de refugiados
01:07

Fundado en 2015

La formación del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados fue anunciada por el presidente del COI Thomas Bach en la Asamblea General de la ONU en octubre de 2015, cuando el mundo se enfrentaba a una crisis mundial de refugiados que vio el desplazamiento de aproximadamente 68.5 millones de personas.

La declaración de Bach fue tan clara como desafiante: el nuevo equipo enviaría un mensaje de esperanza e inclusión a millones de refugiados en todo el mundo, y sus atletas inspirarían al mundo con la fuerza de su espíritu.

"Al dar la bienvenida al equipo de atletas Olímpicos refugiados a los Juegos Olímpicos de Río 2016, queremos enviar un mensaje de esperanza para todos los refugiados en nuestro mundo", dijo Bach.

“Al no tener un equipo nacional al que pertenecer, al no tener una bandera por la que marchar detrás, al no tener un himno nacional para ser interpretado, estos atletas refugiados serán bienvenidos a los Juegos Olímpicos con la bandera Olímpica y con el Himno Olímpico".

"Tendrán un hogar junto con los otros 11.000 atletas de 206 Comités Olímpicos Nacionales en la Villa Olímpica", dijo.

El equipo de refugiados en Río 2016 conquistó todos los corazones del mundo.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, da la bienvenida al Equipo Olímpico de Refugiados para los Juegos Olímpicos de Río 2016 durante su ceremonia de bienvenida en la Villa de los Atletas (Foto de David Ramos/Getty Images)
El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, da la bienvenida al Equipo Olímpico de Refugiados para los Juegos Olímpicos de Río 2016 durante su ceremonia de bienvenida en la Villa de los Atletas (Foto de David Ramos/Getty Images)
2016 Getty Images

Río 2016

Entre los que compitieron por el Equipo Olímpico de Atletas Refugiados en Río se encontraba el corredor de maratón etíope Yonas Kinde.

"El espíritu de equipo era hermoso", recordó el deportista de 40 años para un podcast del Olympic Channel. “Estaba orgulloso de representar a los refugiados en todo el mundo".

“Durante mi carrera estaba pensando en todos los niños que sufren. Cada kilómetro, cada segundo. Fue un momento muy especial".

Kinde ahora vive y entrena en Luxemburgo y busca clasificarse para sus segundos Juegos en Tokio 2020.

“Los Juegos Olímpicos de Río me dieron una buena experiencia. Espero volver a clasificarme”, dijo.

"Desafortunadamente [debido a la postergación] no fue posible celebrar los Juegos Olímpicos este año, pero el sueño todavía está ahí y nuestro sueño no cambiará".

“El Equipo Olímpico de Atletas Refugiados es un símbolo de esperanza, y mi esperanza aún está viva. Espero competir ".

Programa de becas para deportistas refugiados

Kinde es miembro del programa de Becas para Atletas Refugiados que se estableció en 2017 para ayudar a los atletas refugiados con sus preparativos para clasificarse para Tokio 2020, además de ofrecer apoyo profesional y orientación para sus carreras deportivas.

Además de los 10 atletas que participaron en Río 2016, la beca también ayuda a 14 atletas que se están preparando actualmente en el Centro de Entrenamiento para Refugiados Tegla Loroupe en Kenia y 13 nuevos atletas individuales que se encuentran en distintos lugares del mundo.

Entre los nuevos titulares de becas para deportistas refugiados se encuentra Abdullah Sediqi, quien nació en Afganistán y se unió al programa de becas para deportistas refugiados en enero de 2018 junto con sus compatriotas Farid Walizadeh y Asif Sultani.

El atleta de taekwondo de -58 kg no compitió en Río, pero con el apoyo del programa ahora tiene la ilusión de llegar a Tokio 2020 y alcanzar su sueño de ser el mejor del mundo.

“Todas las noches, antes de dormir, durante diez o quince minutos, siempre estoy pensando en ese momento [de competir en Tokio 2020]. Siempre estoy pensando en los Juegos Olímpicos".

"Quiero luchar contra Lee Dae-Hoon [de la República de Corea] en los Juegos Olímpicos, y quiero vencerlo".

"Creo que si gano contra él, mi carrera alcanzará el más alto nivel porque es el mejor luchador del mundo. Es un gran luchador".

Sediqi ahora reside en Amberes, Bélgica, y agradece al movimiento Olímpico el crear un "momento de paz" en tiempos difíciles.

"Los países pueden unirse [bajo el paraguas del] deporte", dice.

“No importa quién seas. Negro. Blanco. Mujer. Hombre, o de qué país. En los Juegos Olímpicos eres de un solo lugar".

Khaoula, que llegó a Suiza en 2014 y también espera asegurar una plaza en Tokio 2020, se hace eco de sus pensamientos.

"Solo tenemos una vida y tenemos que vivirla de manera positiva y no negativa".

El legado del equipo Olímpico de refugiados

El éxito del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados en Río 2016 llevó a la creación de la Fundación Olímpica para Refugiados solo un año después.

La Fundación, que ahora está en su tercer año, utiliza proyectos deportivos para apoyar a las poblaciones de refugiados en todo el mundo centrándose en la protección, el desarrollo y el empoderamiento de los niños en situaciones vulnerables.

"Unirme al primer Equipo Olímpico de Refugiados en Río 2016 cambió mi vida, y estoy orgulloso de ver que dejó un legado concreto", dijo Yiech Pur Biel, miembro del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados en Río 2016 y ahora miembro de la Junta de la Fundación.

"A través de la Fundación Olímpica para Refugiados, nuestro objetivo no es crear campeones, sino trabajar todos los días para mejorar la vida de los jóvenes refugiados a través del deporte, creando entornos seguros donde puedan comenzar a construir su futuro".

Tadesse Abraham es un refugiado eritreo que compitió por Suiza en Río 2016 y busca clasificarse para sus segundos Juegos Olímpicos.

Aunque nunca ha sido miembro del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados o de la Fundación Olímpica para Refugiados, el deportista de 37 años cree que ambos ofrecen la oportunidad de soñar a millones de refugiados.

“Si eres un refugiado y no puedes correr por tu país, hay una solución. No importa dónde te encuentres, puedes competir en los Juegos Olímpicos".

“Quiero decirle a cualquiera que haya abandonado su país que no se preocupe. Puedes seguir soñando".

“Puedes obtener el apoyo que necesitas. Despierta, entrena y sueña en grande. Todo es posible".