Derek Sua quiere inspirar a los próximos judocas de las islas del Pacífico

El judoca Derek Sua  participó por primera vez en los Juegos Olímpicos en Río 2016.
El judoca Derek Sua participó por primera vez en los Juegos Olímpicos en Río 2016.

Competir en el escenario Olímpico es un sueño que no todos pueden cumplir en sus vidas. Derek Sua es uno de los pocos atletas del Pacífico que lo ha conseguido. En 2016 fue uno de los ocho atletas que representó a la pequeña nación de Samoa en Río de Janeiro.

"Fue increíble cuando me clasifiqué para los Juegos Olímpicos porque no todos pueden ir", dice el Campeón de Oceanía 2017 a Tokio 2020.

Cuando Sua hizo su debut Olímpico en la competición masculina de más de 100 kg, vio una cara familiar hablando con su entrenador (o sensei, como él lo llama).

"El mejor recuerdo que tengo fue el momento en que entré cuando estaba listo para competir y uno de los ex campeones Olímpicos, tuvo una conversación conmigo y mi entrenador".

Ese ex campeón Olímpico no era otro que INOUE Kosei de Japón. El tres veces campeón del mundo no solo felicitó a Sua por llegar a los Juegos Olímpicos, sino que le ofreció palabras de aliento para que no se rindiera sin importar cuál fuera el resultado.

Mientras Sua perdió en la primera ronda ante el medallista de plata de Pekín 2008 y el ex campeón mundial Abdullo Tangriev de Uzbekistán, solo competir en los Juegos Olímpicos podría animar a otros jóvenes a practicar judo en Samoa.

Del rugby al judo

No se puede negar que el rugby es un deporte popular en todo el Pacífico. De hecho, es el deporte principal en Samoa y se juega en todas partes de la isla. Sua era un jugador de rugby antes de que, por casualidad, se encontrara con el judo.

Un día le pidieron que llevara a su hermano menor a clase ya que su padre estaba ocupado con el trabajo y fue entonces cuando vio a un grupo de judocas "más grandes", como describe Sua, entrenando al otro lado de la sala. Intrigado, le preguntó al sensei si había alguna posibilidad de que alguien de su tamaño pudiera unirse.

"Me dijeron que en el judo no hay límites de peso", recuerda Sua, quien comenzó a entrenar al día siguiente.

"Mi sensei me dijo que no se trata del tamaño, sino del coraje de una persona para luchar".

Después de todo, esta es una parte esencial del judo, que se originó en Japón en 1882 con KANO Jigoro, ya que es posible que los oponentes más débiles venzan a los significativamente más fuertes.

“Mi parte favorita del judo es hacer todo el ejercicio que los hombres más voluminosos no pueden hacer. Y también el lanzamiento”, dice el medallista de bronce de los Juegos del Pacífico 2019.

Las dificultades de ser un judoca samoano

No es fácil ser un atleta viviendo en Oceanía.

Sua es actualmente el único judoca en su categoría de peso en su país, por lo que encontrar personas para competir y entrenar no es fácil. Su sensei y él mismo saben que en el escenario internacional y al estar en la división de +100 kg, es probable que el deportista de 32 años se enfrente a oponentes que son más grandes y más fuertes que él.

“Soy el único de mi tamaño aquí. Tengo otros amigos, pero son un poco más ligeros y puede ser bastante difícil pelear con alguien realmente pequeño”, explica.

Incluso si hay oponentes en su categoría de peso, generalmente son cinturones blancos y no es fácil para él entrenar contra alguien que es solo un principiante.

Pero esa no es la única barrera a la que se enfrenta Sua. Poder ganar los puntos de clasificación que necesita para estar en Tokio 2020 significa viajar al extranjero para competir. Entonces todo se reduce a la financiación. Si hay fondos para él, puede competir en el extranjero, pero muchas veces no es posible.

Si bien esto podría ser desalentador, Sua es positivo, ya que apunta a una segunda aparición Olímpica el verano de 2021.

"No es fácil, pero ahora tengo que mirar lo que tengo frente a mí y intentar no pensar demasiado en ese tipo de cosas", dice Sua, quien también entrena con pesas para mantener su condición física.

“Si no hay competiciones, la mayoría de los atletas no entrenan mucho, pero yo sigo entrenando".

“Cuando tengo la oportunidad de competir y ir a campamentos de entrenamiento, solo me centro en el judo. La parte del levantamiento de pesas es cuando regreso a casa cuando hay muy pocas posibilidades de conseguir un oponente que sea de mi tamaño", explica.

“Si gano o pierdo, lo aprovecho al máximo. Pienso en lo que salió mal y luego trata de corregir esos errores".

View this post on Instagram

Our trip to Yamagata was an awesome experience, not only for me but my young athletes as well I would never forget this experience. I will treasure those moments in my life. Thank you Yamagata for everything you have done for our team, we appreciate your love and support . Also a special thank you to the Mayor of Yamagata Mr Sato, our Samoan Ambassador mrs Perina Jacqueline Sila Tualaulelei, SASNOC Patrick Fepulea’i and Nynette Sass, Mr Ito, Kae Takei, Mitsuhiro Abiko, Ciar Stewart, Dean Bray, Chiaki, Samoa Judo President Mr Travis Lamb, Hellene Wallwork, and everyone who worked behind our trip to Japan. No words can not explain how thankful I am for the chance you have given it to our Samoan Judo Association. And also to the brothers who fought in the Tokyo World Championship, Will Tai Tin and Ben Percival thank Usos for everything. Don’t worry we will come back stronger. 💪🏾🇼🇸🇼🇸

A post shared by Derek (@dereksua) on

Inspirando a los próximos judocas

Sua explica que competir en Río 2016 fue una especie de llamada de atención para los atletas en Samoa y otros lugares remotos, al ver que era posible competir en el escenario deportivo más grande.

"Me preguntaron si iría a los próximos Juegos Olímpicos y dije 'sí ', y ahora todos nos centramos en ese objetivo".

Por el momento, Sua está luchando por un lugar en la clasificación con su compañero de equipo Peniamina Percival, que está en la categoría de -81 kg y actualmente tiene una de las cinco cuotas continentales para Oceanía. Solo un atleta por Comité Olímpico Nacional puede clasificarse a través de las cuotas continentales en todas las categorías de peso y género.

“Solo necesito mejorar mi propia técnica y reducir un poco de peso para poder moverme más rápido y entrenar mucho con algunos tipos de mi categoría. La única forma de hacerme más fuerte es luchar contra oponentes que son mucho más fuertes que yo".

Pase lo que pase en los próximos 13 meses antes de los Juegos Olímpicos, Sua espera poder seguir inspirando a la próxima generación de judocas y no solo en Samoa.

"Espero inspirar a otros muchos deportistas del Pacífico".

“Quiero decirles que prueben el judo. Solo ver si están dispuestos a aceptar el desafío porque todos los deportes son diferentes, pero espero que vengan y acepten este desafío y quieran llegar lejos en el deporte”, concluye.