De espectador al primer remero Olímpico beninés: la historia de Privel Hinkati

Privel Hinkatiof de Benín compite en las eliminatorias de single sculls durante la Copa Mundial de Remo II 2016 en 2016. (Foto de Philipp Schmidli/Getty Images)
Privel Hinkatiof de Benín compite en las eliminatorias de single sculls durante la Copa Mundial de Remo II 2016 en 2016. (Foto de Philipp Schmidli/Getty Images)

El deportista estuvo entre el público en Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016. En Tokio 2020, será uno de los competidores

El escenario es la final femenina de 400 metros en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, un momento que cambió la vida de Privel Hinkati, un atleta beninés que será el primer remero en representar al país cuando compita en Tokio 2020.

Sin embargo, Hinkati no estaba compitiendo esa noche en Londres.

En realidad, estaba sentado en las gradas del estadio Olímpico con su hermana mayor Pernelle. Eran los segundos Juegos Olímpicos a los que asistían como espectadores. Pero esa noche, algo sucedió.

"Quiero hacer esto", dijo Hinkati a su hermana.

Y así comenzó su viaje Olímpico.

Naturalmente, el deportista de 31 años sabía que no podría competir en los Juegos Olímpicos en atletismo. Lo que tampoco se imaginaba en ese momento era el nombre del país que representaría en el escenario deportivo más grande del mundo. Hinkati, quien nació en Caen, Francia, de padres benineses, tiene la doble ciudadanía.

"Bien. ¿Pero quieres competir por Benín o Francia?", preguntó su hermana.

“Pienso en Benín. Será más grande”, dijo Hinkati. “Para Francia, solo se trataría de deporte. Con Benín, tendría que empezar desde cero: sin federación, sin financiación, sin barcos... nada. Nadie en el país conoce este deporte. Por eso elegí a Benín", explica.

Viajando a los Juegos Olímpicos

Hinkati reclamó su boleto a Tokio en octubre pasado en las eliminatorias africanas en Túnez, donde terminó quinto en la final. Por fin sabía que iría a los próximos Juegos Olímpicos, no como espectador sino como atleta Olímpico, algo con lo que había soñado durante mucho tiempo.

Detrás de cada Olímpico hay una historia Olímpica, y Hinkati es especial: viajó de unos Juegos a otros con su hermana, y tuvo la oportunidad de acudir a Atenas 2004 gracias a un proyecto en su ciudad natal, pero, como era el más joven, dio la oportunidad a otros niños mayores para que fueran en su lugar.

Para Hinkati, cada Olimpiada tiene un sabor especial.

“En Pekín, la multitud se volvió loca. Llegamos dos horas antes y estaba tranquilo, pero en algún momento, había millones de personas en todas partes".

"En Londres, el estadio Olímpico estaba literalmente temblando. Sentí la tensión en las carreras. En Río, recuerdo la final del doble scull ligero, cuando la pareja francesa Pierre Houin y Jérémie Azou ganaron el oro. Había una buena atmósfera".

Privel Hinkati después de un entrenamiento en su club francés, la Société Nautique de Caen.
Privel Hinkati después de un entrenamiento en su club francés, la Société Nautique de Caen.
© Guillaume Marie - MGSP

Introduciendo el remo en Benín

Durante cuatro años, Hinkati había estado trabajando duro para representar a Benín en Río 2016. Por supuesto, "trabajar duro" no solo significaba entrenar duro. El entrenamiento fue solo una parte del trayecto. En 2012, no había una federación de remo en Benín.

De hecho, en ese momento, el remo no existía en el país.

Hinkati tuvo que trabajar con las autoridades locales y la World Rowing para establecer una federación y hacer crecer el deporte.

"La Federación ahora existe y está funcionando. Todos en Benín ahora saben lo que es remar. Tenemos unos cinco clubes de remo y cerca de 70 remeros", dice.

"Después de mi clasificación Olímpica, incluso tuve la oportunidad de competir en el Campeonato Africano de Remo en el doble scull con Mahoutin Romain Akpo, y terminamos cuartos".

Esta participación fue algo impresionante para un país donde el deporte no existía solo una década antes. Y con eso, la primera parte de su misión se completó.

Fracaso en el primer intento

La segunda parte de su misión comenzó en serio. Ahora Hinkati tenía que encontrar el dinero para pagar su entrenamiento, equipo, gastos de viaje y un fisio. El remero del club Société Nautique de Caen en Francia lanzó una campaña de crowdfunding mientras luchaba por conseguir patrocinadores franceses.

"Vivo y entreno en Francia, pero como no represento al equipo nacional, es difícil encontrar dinero como remero beninés. Fue un gran desafío explicar mi proyecto, recaudar fondos cuando decidí adoptar un enfoque profesional diferente".

"El crowdfunding fue exitoso porque traté de mostrarles que no solo apoyan mi esfuerzo sino mi sueño... es un tipo diferente de patrocinio".

Sin embargo, a pesar de todos sus mejores esfuerzos, no pudo clasificarse para Río 2016. Fue un desastre para el remero.

Fue uno de los momentos más difíciles de mi vida. Puse tanto esfuerzo, puse todo en ello.

No esperaba no clasificarme. Era mi sueño

Privel Hinkati guarda su bote en su club de Société Nautique de Caen en Francia.
Privel Hinkati guarda su bote en su club de Société Nautique de Caen en Francia.
© Guillaume Marie - MGSP

Luchando por su sueño

Sin embargo, Hinkati nunca renunció a su sueño. Se tomó un tiempo libre para digerir su decepción. Y finalmente, volvió a la embarcación.

"Muchos de mis amigos y familiares me dijeron que nunca sería feliz si no lo intentaba porque siempre diría,"¿Qué hubiera pasado si...?"

Su entrenadora estadounidense Reilly Dampeer, principal entrenadora del Centro Nacional de Alto Rendimiento de Remo de Estados Unidos en Oklahoma City, también jugó un papel clave.

"Ella me dijo que ahora sabría cómo reaccionar y qué hacer, que sería más fuerte y experimentado".

Y estar entre la multitud en la competición de remo de Rio 2016 realmente ayudó a Hinkati a clasificarse para Tokio, ya que ese día se hizo una promesa.

"'Ok, ahora estoy viendo la acción. Pero en cuatro años en Tokio, voy a estar en el agua', me dije. Fue una gran fuente de inspiración”, comenta.

Pero hay algo que mantuvo en su mente más que otra cosa:

"El sueño Olímpico. Sí, el sueño Olímpico".

Cuando me clasifiqué, seguí remando más allá de la línea de meta.

Seguí remando hacia el segundo y el tercer anillo.

No quería arriesgarme. Tan sólo quería asegurarme

Éxito en el segundo intento

Cuatro años después, Hinkati se clasificó para Tokio 2020.

"Cuando me clasifiqué, seguí remando más allá de la línea de meta. Seguí remando hacia el segundo y el tercer anillo. No quería arriesgarme. Solo quería estar seguro. No fue hasta que el locutor dijo: 'todos deben detenerse ahora', que yo paré".

La segunda parte de la misión estaba completa. Su sueño se había hecho realidad.

Hinkati también podría permitirse sentirse aliviado ya que había demostrado a todos que con determinación, todo es explica.

"Mucha gente en clubes de remo en Francia me llamó loco por imaginar o soñar con clasificarme para los Juegos Olímpicos. Recordé todo eso cuando me clasifiqué. Me dije a mí mismo: 'No estoy loco ni soy un mentiroso'".

Luego comenzó una segunda campaña de crowdfunding. Fue otro éxito. Y en realidad, esta fue la razón por la que algunas personas lo llamaron mentiroso.

"Algunas personas pensaron que tal vez incluso estaba recaudando fondos solo para mi uso personal".

Orgullo de Benín

Hinkati no solo se había convertido en el primer remero beninés en clasificarse para los Juegos Olímpicos, sino que también había presentado a su país a la comunidad internacional de remeros y se había convertido en un representante de las personas de raza negra en el deporte. Es algo de lo que está extremadamente orgulloso.

"Mucha gente sigue preguntándome esto. Especialmente en este momento cuando se habla mucho sobre la raza y la diversidad", dijo.

“Anteriormente, en las Copas del Mundo y en los Campeonatos del Mundo, solía ser uno de los pocos atletas de raza negra que competían. Tal vez había un cubano, un togolés. Cuando me estaba registrando, me preguntaban '¿De qué país eres?' y yo respondía Benín. Me preguntaban: '¿Es un país?' Era divertido".

"En los últimos dos años, ahora me reconocen y anuncian con orgullo: '¡Ah, Benín está aquí!'. Ahora reconocen la bandera de Benín en mi bote y remos".

Una intensa jornada

La tercera parte del reto Olímpico de Hinkati está ahora en marcha. Está entrenando para poder representar a Benin lo mejor que pueda en Tokio 2020. Incluso si el objetivo principal era la clasificación, todavía tiene algo que conseguir en el Sea Forest Waterway, donde se llevará a cabo la competición de remo.

"Seré feliz si termino en el top 20. Lo disfrutaré y daré lo mejor de mí".

Para lograr eso, el ingeniero informático que trabaja en el ayuntamiento de Caen está dedicando todo su tiempo libre al remo. Con un trabajo a tiempo completo, encontrar ese tiempo libre a menudo es difícil. Pero difícil no significa imposible, como lleva tiempo demostrando.

Un día típico en la vida de Hinkati marearía a la mayoría de las personas. Pero cuando sueñas con los Juegos Olímpicos, haces que funcione.

"Me levanto a las 5.07 a.m. La alarma está programada para las 4.50 a.m. o a las 5 a.m. Si pongo la alarma en modo de repetición, no pueden pasar las 5.07 a.m. De lo contrario, no tendré tiempo. A las 6 a.m. estoy en el agua, remando hasta las 8 a.m. Luego tengo que estar en la oficina antes de las 9 a.m. Trabajo hasta el mediodía. Entreno durante mi hora del almuerzo. Vuelvo a la oficina hasta las 6 p.m. Entreno de 6.30 p.m. a 8 p.m. Luego vuelvo a casa, ceno y me acuesto entre las 10 y las 11 de la noche. Eso es todos los días de la semana".

También entrena dos o tres veces el sábado y una vez el domingo.

A veces le cuesta, pero su sueño Olímpico es más fuerte que cualquier pensamiento negativo que pueda tener.

"Cuando estoy acostado en mi cama luchando por salir a entrenar, y pongo todo tipo de excusas como 'Estoy demasiado cansado, el clima es malo...' recuerdo que hoy es mi oportunidad de mejorar. Y no puedo mejorar en mi cama. En ese momento me levanto rápidamente".

"Debo estar en la cima de mi juego para remar en los Juegos Olímpicos", concluye.

Funda del teléfono de Privel Hinkati. Todos los días es mi día está escrito sobre el logotipo de Tokio 2020.
Funda del teléfono de Privel Hinkati. "Todos los días es mi día" está escrito sobre el logotipo de Tokio 2020.
Privel Hinkati