De adolescente problemático a primer y único medallista Olímpico de Bermudas

Clarence Hill durante una pelea.
Clarence Hill durante una pelea.

Si bien ganar una medalla Olímpica es un objetivo personal para miles de atletas, para 24 países es un sueño que solo se ha hecho realidad una vez. Tokyo2020.org analiza este único momento glorioso y el impacto que tuvo en la vida de los atletas que lo lograron

Los inicios

Al crecer como un adolescente problemático en Nueva Jersey, Estados Unidos, Clarence Hill desvió su energía de las calles al ring.

Volviendo a las Bermudas en 1972, comenzó su carrera de boxeo amateur en el Centro Juvenil de Pembroke entrenando con Stanley Trimm.

Desde el principio, Hill había soñado con convertirse en "el campeón de peso pesado de las Bermudas" y si tenía la oportunidad de ir a los Juegos Olímpicos, "iba a ganar una medalla Olímpica".

Hasta ese momento, Bermuda nunca había ganado una medalla Olímpica a pesar de enviar atletas a todos los Juegos Olímpicos desde 1936 con la excepción de Moscú 1980. Lo más cerca que estuvieron de obtener medallas fue en Tokio 1964 cuando el país terminó quinto en la prueba de vela Dragon.

Lamentablemente, muchos no creían en el sueño de Hill de ganar una medalla Olímpica, pero el joven, que tenía poco más de 20 años cuando comenzó a boxear, sabía que tenía el corazón para hacerlo e iba a demostrar que todos estaban equivocados.

Haciendo historia

Cuatro años después, y a la edad de 25, Hill estaba listo para conquistar el mundo en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976.

En Canadá, el deportista dispuso de una exención en su primera ronda de la competición de peso pesado antes de noquear al iraní Parviz Badpa en la tercera ronda.

Luego superó al belga Rudy Gauwe. Pero en la semifinal, Hill perdió ante el rumano Mircea Simon, y Simon finalmente se convirtió en el medallista de plata. Si bien la derrota en la semifinal le negó al boxeador de las Bermudas la oportunidad de enfrentarse al cubano Teófilo Stevenson, quien es el único peso pesado que ha ganado tres oros Olímpicos consecutivos, Hill continuaría para ganar una medalla de bronce.

"Ganar una medalla en los Juegos Olímpicos y estar en el podio fue como, 'Wow'", dijo Hill a la Royal Gazette en 2016. "Oh, ni siquiera puedo explicar lo que sentí".

"Ser joven y hacer algo que amaba, y tener el privilegio de representar a mi país en unos Juegos Olímpicos, me sentí en la cima del mundo".

Sin embargo, Hill todavía desea haber tenido la oportunidad de enfrentarse a Stevenson.

"Me quería enfrentar a Stevenson", dijo Hill. “La gente piensa que estoy bromeando cuando digo esto, pero lo voy a decir de nuevo: en 1976 pude haber vencido a Stevenson. Así de arrogante era en ese entonces".

Hasta la fecha, Hill es el único bermudeño que ha ganado una medalla Olímpica y convirtió al pequeño Territorio Británico de Ultramar en la nación menos poblada (53.500 en 1976) en ganar una medalla en los Juegos Olímpicos de Verano.

El impacto de la medalla

Desafortunadamente, al regresar a Bermuda, Hill no fue reconocido por representar a su nación ni por ganar una medalla en el escenario deportivo más grande del mundo.

Hill no participó en los Campeonatos Mundiales Aficionados de 1974 y 1978 ni estuvo en la lista de ganadores de los Juegos Panamericanos de esos años. Tampoco se menciona en las listas de ganadores de otros campeonatos o torneos que tuvieron lugar en ese momento.

Sin embargo, cuatro años después de sus hazañas en Montreal, Hill se convirtió en profesional ganando 19 peleas. Aunque nunca ganó ningún título, es posible que sea mejor conocido por su derrota ante el estadounidense Tony Tubbs en 1982.

Después de boxear, sintiéndose perdido y desilusionado, Hill pasó por una época oscura y estuvo en la cárcel por varios delitos. Pero posteriormente cambió su vida y actualmente ayuda a jóvenes boxeadores, tanto hombres como mujeres, en sus entrenamientos.

El deportista cree firmemente que incluso si alguien ha pasado por momentos difíciles, puede cambiar su vida.

En 2004, se inauguró el Salón de la Fama del Deporte de Bermudas y entre los primeros 10 miembros no estaba el nombre de Hill. Finalmente fue incluido en el Salón de la Fama al año siguiente.

En noviembre de 2019, Hill recibió un cheque de 10,000 dólares "en honor a sus logros internacionales en el boxeo" y también se puso su nombre al Clarence Hill Multi-Purpose Gymnasium.