DANIEL Taro, un japonés de Valencia. Lección 4: los números

taro2

El tenista trilingüe enseñará su idioma a los seguidores de la cuenta de Twitter de Tokio 2020 en español

Su historia

A sus 27 años, el tenista japonés DANIEL Taro ha pasado la mayoría de su vida entre tres países: Estados Unidos, Japón y España. En Estados Unidos nació, a Japón se mudó al poco de nacer y pasó su infancia, y a España se fue a vivir a los 14 años para mejorar en el tenis.

Con este bagaje, el tenista, que hizo su debut Olímpico en Rio 2016, domina tres lenguas, algo que le convierte en el candidato perfecto para enseñar uno de sus idiomas, el japonés, a los seguidores de la cuenta en español en Twitter de Tokio 2020.

Todos los lunes, el tenista enseñará algunas palabras y expresiones básicas en japonés a los seguidores de la cuenta. De esta forma, los fans de Tokio 2020 podrán prepararse mejor para los Juegos Olímpicos que se celebrarán en el verano de 2021.

Al mismo tiempo, Daniel seguirá entrenando para estar presente en su segunda Olimpiada, después de debutar en Río 2016. En estos momentos, el tenista ocupa la posición 112 en el ranking de la ATP después de haber llegado hasta el puesto 64 en el pasado.

En una entrevista con Tokio 2020, el tenista nos cuenta dónde aprendió español, cómo fue su experiencia Olímpica y qué espera de los próximos Juegos Olímpicos.

View this post on Instagram

📸 @atptour

A post shared by Taro Daniel (@tarodaniel) on

P: ¿Dónde aprendiste español?

R: Mi padre siempre quiso mudarse a Europa para que yo y mi hermana aprendiéramos a jugar más seriamente al tenis e intentar dedicarnos a ser profesionales. Acabamos en España, donde la familia entera nos mudamos cuando yo tenía 14 años. Hasta los 23 viví en Valencia. Por eso hablo español.

P: ¿Fue difícil aprender español?

R: No tanto porque era joven, tenía la ventaja de ser bilingüe antes de aprender español y el cerebro se adapta mucho más rápido otro idioma cuando ya sabes dos, en mi caso inglés y japonés. Mi hermana y yo lo aprendimos rápido. En tres meses podíamos comunicarnos y en seis meses ya hablábamos bien. A mis padres le costó mucho más. Lo hablan, pero les cuesta.

P: ¿Cuándo te diste cuenta qué podías hablar en español?

R: Fue al segundo o tercer mes de estar ahí. Los entrenadores de la academia hablaban en inglés, pero no muy bien. Hubo un día que un entrenador nos llevaba a casa y de repente hice una pregunta en español sin darme cuenta. El entrenador se quedó sorprendido. “¿Hablas español? ¿Por qué me llevas hablando en inglés todo este tiempo?”, dijo. Ahí me di cuenta de que hablaba más de lo que pensaba.

P: Naciste en Estados Unidos. ¿Por qué decidiste representar a Japón?

R: Mi padre es estadounidense y mi madre japonesa. Aunque nací en Nueva York, de muy pequeño nos mudamos a Japón, donde pasé 13 años. Allí empecé a jugar al tenis. Era una elección entre Japón y Estados Unidos y sentía que era más correcto representar a Japón porque es donde empecé. Me considero un poco más japonés que estadounidense, aunque también me hubiera sentido orgulloso de representar a los Estados Unidos, donde he pasado muchos veranos. Pero siempre he sentido el apoyo de Japón. Aquí hay más atención al tenis en general. En Estados Unidos, tienes que ser muy bueno, estar entre el Top 10 del mundo, para recibir apoyos.

P: ¿Cómo fue tu experiencia en Río 2016?

R: Creo que fue la mejor experiencia deportiva de mi carrera porque fue una sorpresa para mi poder jugar. A último momento hubo algunas bajas en la lista y pude entrar como uno de los últimos. Me enteré la semana antes que podía ir. Tenía planeado jugar otros torneos en Europa, pero fui a Brasil. La semana que pasé allí fue increíble. Es fantástico estar en un sitio así con miles de atletas, con gente de todos los países, gente de todo tipo. Todo esto me impactó mucho.

P: ¿Qué significaría para ti clasificarte para Tokio 2020?

R: Todo depende de cuándo podamos empezar a jugar otra vez. Hay que tener paciencia. Pero tengo confianza en que, si tengo suficiente tiempo, podría logar los puntos necesarios para estar en Tokio el próximo año. Cuando empiecen los torneos otra vez, intentaré jugar todo lo posible para conseguir clasificarme. Quiero volver a vivir lo que viví en Río. Además, hacerlo en mi país sería algo que lo haría aún más especial.

P: ¿Cuál crees que será el momento más especial si te clasificas?

R: Yo creo que cuando pise la cancha por primera vez. Siendo japones jugaría en una de las canchas principales. Lo único que no me gustó de Río es que en las canchas secundarias no había tanta gente. Pero en Tokio seguro que habrá mucha más. Eso me motivaría mucho, tener a muchos japoneses animando en la grada. Espero que suceda.

Lección 1: los saludos en Japonés

En esta primera clase de español-japonés, el tenista nos enseña los diferentes saludos dependiendo de la hora del día.

Lección 2: cómo presentarse y mostrar agradecimiento

En la segunda clase de español-japonés, el tenista nos enseña a introducirnos cuando conocemos a alguien y también cómo hacer una reverencia.

Lección 3: las nacionalidades

En la tercera clase de español-japonés, el tenista nos habla sobre las nacionalidades. Puede aprender con el tenista cómo preguntar a alguien de que país es y cómo responder.

Lección 4: los números

En su última lección, el tenista nos enseña los números... ¿preparados para contar la cuenta atrás para Tokio 2020?