Cuando Simone Biles convirtió la samba en oro

Simone Biles, de Estados Unidos, compite en viga de equilibrio durante la final individual del concurso completo femenino en los Juegos Olímpicos de Río 2016.  (Imagen por Alex Livesey/Getty Images)
Simone Biles, de Estados Unidos, compite en viga de equilibrio durante la final individual del concurso completo femenino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Alex Livesey/Getty Images)

La historia de los Juegos Olímpicos está llena de momentos dramáticos, emotivos y bellos que formaron parte de sus finales. Todas las semanas tiene la posibilidad de revivir en vídeo las finales más increíbles. Esta semana, la final femenina de la competencia general individual de Río 2016

Los datos

  • Final femenina de la competencia general individual (All Around), Juegos Olímpicos de Río 2016
  • Arena Olímpica do Rio, 11 de agosto de 2016

Los antecedentes

Antes de Río 2016, todos los ojos ya estaban puestos en Simone Biles. Ella era gran esperanza de América en los Juegos Olímpicos.

Ella, aquella Simone Biles que comenzó en la gimnasia copiando las rutinas de las mejores gimnastas del mundo, pero que, años después, no le quedaba nada por copiar. Porque ella es ahora la atleta destacada. La que rompe las barreras del deporte hasta niveles nunca vistos.

Antes de los Juegos de Río, Biles ya había ganado 10 medallas de oro en tres Mundiales y otra más en la Copa del Mundo de la FIG. Así que no fue una sorpresa cuando entró a formar parte para el equipo de Estados Unidos de gimnasia artística.

Aquel año, el equipo era galáctico, ya que junto a ella estaban Gabby Douglas, Laurie Hernández, Madison Kocian y Aly Raisman.

El momento clave

Cuando finalmente Biles comenzó su primera campaña Olímpica, no decepcionó a todos aquellos ojos que la miraban. En su primera oportunidad de conseguir un oro, lo hizo. Era el evento por equipos.

Dos días después tomó parte en su segunda final: la competencia general individual (All Around); el evento que define a la gimnasta completa.

Y ganó de nuevo. De manera convincente.

Biles recibió la puntuación de 62.198, después de ser la mejor en caballo, viga de equilibrio y suelo.

Durante su casi-perfecta actuación, Biles se ganó al público precisamente con la rutina de suelo, en la que contó con música brasileña y en la que llegó a bailar un poco de samba. Era imposible apartar la mirada de ella. Era la personificación del oro.

Cuando su compañera de equipo Aly Raisman se hizo con la plata, se convirtieron en el segundo dúo en la historia de Estados Unidos en ganar en primer y segundo lugar una final individual de All Around.

Gimnasia artística: All-Around individual femenino | Reviviendo Río 2016
02:12:02

El resultado

Biles finalizó los Juegos de Río 2016 con otras dos medallas de oro (caballo y suelo) y un bronce en la viga de equilibrio.

Se convirtió en la primera estadounidense en ganar cuatro oros en gimnasia artística en unos Juegos Olímpicos y, también en la estrella más brillante de Río 2016 (pocos lo discutirían). Con todo, fue elegida para ser la abanderada de Estados Unidos en la Ceremonia de Clausura.

No hace falta decirlo, pero Biles será de nuevo una de las atracciones principales de Tokio 2020. Ya tiene puesta la mirada en hacer historia de nuevo en los Juegos del próximo verano, donde podría añadir potencialmente cinco medallas de oro más a su colección.

Y no es una exageración pensarlo. Después de Río, Biles continuó con su racha dorada, con nueve oros en Mundiales, y tras sumar otro más en la Copa del Mundo de la FIG.

¿Será capaz de ser mejor que la mejor, es decir, ella misma, en Tokio?

La abanderada de Estados Unidos Simone Biles durante la Ceremonia de Clausura de los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Ezra Shaw/Getty Images)
La abanderada de Estados Unidos Simone Biles durante la Ceremonia de Clausura de los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Ezra Shaw/Getty Images)
2016 Getty Images