Cómo ha cambiado Japón la natación Olímpica

Kosuke Kitajima, de Japón, tras ganar la final de 100 metros braza en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Stuart Hannagan/Getty Images)
Kosuke Kitajima, de Japón, tras ganar la final de 100 metros braza en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. (Imagen por Stuart Hannagan/Getty Images)

Era el verano europeo de 1928 y Ámsterdam acogía la IX Olimpiada cuando Japón hizo historia.

El extrabajador ferroviario Yoshiyuki Tsuruta consiguió el oro en 200 metros braza (también llamado estilo pecho). Esta no solo se convirtió en la primera medalla de Japón en natación, sino que Tsuruta además logró batir al poseedor del récord del mundo Erich Rademacher, de Alemania, por casi dos segundos.

Tsuruta, que nació en Kagoshima -una ciudad costera en la isla de Kyushu-, tuvo la oportunidad de perfeccionar su nado como miembro de la Armada Imperial Japonesa y emergió como uno de los grandes talentos nipones de Ámsterdam 1928.

El nadador americano Johnny Weissmuller toma aire en la carrera de estilo libre. Johnny Weissmuller ganó tres oros y un bronce en waterpolo en los Juegos Olímpicos de París 1924 y dos oros en natación en los de Ámsterdam 1928.
El nadador americano Johnny Weissmuller toma aire en la carrera de estilo libre. Johnny Weissmuller ganó tres oros y un bronce en waterpolo en los Juegos Olímpicos de París 1924 y dos oros en natación en los de Ámsterdam 1928.
1924 Getty Images

Sin embargo, antes de 1928 Japón no había estado en la primera línea de la natación Olímpica. El deporte había estado dominado por los Estados Unidos desde 1900 hasta 1928, con 29 medallas en esos años -más de la mitad de las que se disputaron.

Japón, que hizo su debut Olímpico en Estocolmo 1912, ya había enviado a nadadores a los Juegos previamente.

En los Juegos de Amberes de 1920 participaron dos nadadores, pero ningún avanzó más de sus respectivas eliminatorias. En 1924 llegaron seis, pero de nuevo acabaron con las manos vacías.

En aquel momento Japón solo contaba con dos piscinas en todo el país. Sin embargo, todo cambió on el oro de Tsuruta.

Japón comenzó a estudiar el estilo de natación de Estados Unidos, en especial al nadador de 100 m libres Johnny Weissmuller, para mejorar su técnica y así marcó el comienzo del estudio de la mecánica de la brazada. Aunque se pensaba generalmente que era mejor nadar con rotación mínima, los japaneses descubrieron que girar un poco los hombros hace que se extienda la longitud de brazada.

Hoy en día esto se conoce como "la distancia de brazada" y está considerado como un principio de la eficiencia en natación. Desafortunadamente, no fue hasta 1956, cuando Australia dominó la piscina en los Juegos Olímpicos de Melbourne, que se dio crédito a que la rotación ayudaba a los nadadores.

El equipo japonés puso también énfasis al estilo de su patada. Con revisiones repetidas, pruebas, ajustes fijos y mejores, estaban preparados para demostrar su nuevo estilo.

Yasuji Myiazaki, de Japón, en su camino hacia una medalla de oro en 100 metros estilo libre en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932. El nadador, de 15 años, logró un nuevo récord Olímpico de 58.0 segundos en la semifinal..
Yasuji Myiazaki, de Japón, en su camino hacia una medalla de oro en 100 metros estilo libre en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1932. El nadador, de 15 años, logró un nuevo récord Olímpico de 58.0 segundos en la semifinal..
Keystone/Getty Images

Japón volvió al escenario Olímpico cuatro años después con nuevos conocimientos. Dominó la natación en Los Ángeles 1932, pescando doce medallas -cinco de ellas de oro-. Tsuruta además volvió para defender su corona Olímpica en los 200 m braza y se convirtió en el primer Olímpico japonés en conseguir dos oros consecutivos. Su compatriota Renzo Koike fue plata.

Pero esta no fue la única llegada primero-segundo de la selección nipona. Yasuji Miyazaki y Tatsugo Kawaishi también fueron oro y plata en 100 m estilo libre; y Kuso Kitamura y Shozo Makino en 150 m estilo libre. Además de esto, Japón también ganó el relevo de estilo libre de 4x200 m y barrió en 100 m masculinos espalda.

Tras un lapso de otros cuatro años, Japón ya había cambiado la natación Olímpica y había dado la vuelta a la tabla de resultados.

En honor a sus esfuerzos, Tsuruta, que después se convirtió en el director de la Liga Japonesa de Natación y director de la escuela de natación de Ehime, entró en el Salón de la Fama Internacional de natación (ISHF) en 1968, poco antes de su muerte.

"Desde mi niñez aprendí a nadar, perseguir a los peces, jugando en una corriente de agua que fluye hermosa frente a mi casa", dijo a la ISHF.

"Como viví en la costa, en el verano cuando tenía 24 años me convertí en el primer ganador japonés en un campeonato en los 200 m braza, en los 9os Juegos Olímpicos, en Ámsterdam. Me sentí muy honorado cuando me dio la medalla de la victoria la reina holandesa".

El triunfo de Tsuruta hace 92 años en Ámsterdam tuvo un profundo efecto en la natación de Japón. Tanto que este deporte se encuentra en el medallero nipón solo por detrás de judo, lucha y gimnasia en los Juegos Olímpicos de Verano.

El japonés Kosuke Hagino, medalla de plata, junto al ganador Michael Phelps, de Estados Unidos, y el bronce Shun Wang, de la República Popular de China, en la ceremonia de medallas de 200 m estilos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Adam Pretty/Getty Images)
El japonés Kosuke Hagino, medalla de plata, junto al ganador Michael Phelps, de Estados Unidos, y el bronce Shun Wang, de la República Popular de China, en la ceremonia de medallas de 200 m estilos en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Imagen por Adam Pretty/Getty Images)
2016 Getty Images

En general, y con 22 oros, Japón es una de las naciones más importantes en la natación en los Juegos Olímpicos. Solo tiene por delante a Estados Unidos, Australia, Alemania del Este y Hungría.

En Pekín 2008, Kosuke Kitajima se convirtió en el primer nadador japonés después de Tsuruta, 76 años después, en conseguir dos medallas de oro consecutivas en los Juegos Olímpicos. Sin embargo, hizo también historia por conseguir esto en dos eventos diferentes: 100 m y 200 m braza. En esto sí que ha sido el primero en lograrlo.

En Tokio 2020, Japón buscará seguir ante su afición su impresionante actuación en Río 2016, donde Kosuke Hagino (400 m estilos) y Rie Kaneto (200 m braza) ganaron el oro.