Cómo Estados Unidos dominó el fútbol Olímpico

Jugadoras de la selección de Estados Unidos posan para los fotógrafos con la medalla de oro después de la ceremonia de entrega de premios de la final femenina entre Estados Unidos y Brasil durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Koji Watanabe/Getty Images)
Jugadoras de la selección de Estados Unidos posan para los fotógrafos con la medalla de oro después de la ceremonia de entrega de premios de la final femenina entre Estados Unidos y Brasil durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. (Foto de Koji Watanabe/Getty Images)

A lo largo de la historia de los Juegos, varios equipos han alcanzado tal altura que solo pueden describirse como increíbles. Tokio 2020 revisa las historias de estos equipos inolvidables y los jugadores estrella que fueron claves en la competición. En la primera parte de nuestra serie, analizamos el equipo de fútbol femenino de Estados Unidos

Cómo empezó

El equipo de fútbol femenino de Estados Unidos es uno de los equipos nacionales más exitosos del mundo, un éxito que también han repetido en los Juegos Olímpicos con cuatro medallas de oro y una de plata entre Atlanta 1996 y Londres 2012.

La selección nacional no ha parado de crecer desde sus humildes comienzos. Después de la aprobación del Título IX, que prohibía la discriminación por motivos de género en los programas y actividades educativas, se formaron equipos universitarios en todo Estados Unidos; antes de esto, no había muchas oportunidades para que las mujeres practicaran deporte.

Luego, en 1985, el entrenador Mike Ryan recibió la tarea de seleccionar una lista de jugadoras universitarias de la Federación de Fútbol de los Estados Unidos para participar en un torneo italiano llamado Mundialito. Pero Ryan tenía menos de una semana para seleccionar un equipo; esto significa que no había tiempo para entrenar juntas y ni siquiera tenían los uniformes adecuados. Terminaron cuartas (de cuatro equipos) en el torneo, pero independientemente del resultado, fue el comienzo de algo emocionante.

A partir de ese momento, Estados Unidos siguió creciendo cada vez más y terminó subcampeona en el Mundialito de 1986. Se retiraron en cuartos de final ante Noruega en el Torneo por Invitación Femenina de la FIFA 1988 antes de vengarse en la inaugural Copa Mundial Femenina de la FIFA en 1991, venciendo a Noruega por 2-1 en la final frente a 65.000 aficionados.

A pesar de recibir pocos recursos, la selección femenina jugó en varios torneos en el período previo al Mundial de 1995, donde terminó tercera después de perder la semifinal ante la campeona Noruega.

La mayor victoria

El equipo de Estados Unidos ha tenido muchas victorias importantes en los Juegos Olímpicos, desde ganar la primera medalla de oro en fútbol femenino en Atlanta 1996 a vencer a Japón en Londres 2012 después de su derrota en la Copa Mundial el año anterior.

Pero hay un partido por la medalla de oro que destaca por encima de los demás.

En Pekín 2008, fue la primera vez que Estados Unidos no era el favorito para ganar el oro. Esto se debe a que un año antes perdió ante Brasil 4-0 en la semifinal de la Copa del Mundo. Fue la segunda derrota del entrenador Greg Ryan en su mandato de 55 partidos, y fue expulsado como entrenador en jefe. La sueca Pia Sundhage fue contratada para convertirse en la segunda entrenadora del equipo nacional.

Luego, en julio, durante un partido de exhibición, Abby Wambach, la mejor jugadora de Estados Unidos, se rompió una pierna, solo unas semanas antes de que comenzaran los Juegos.

Cuando Estados Unidos comenzó su campaña Olímpica, sufrió una gran derrota ante sus viejos rivales, Noruega. El equipo de Sundhage se recuperó para lograr sendas victorias contra Japón y Nueva Zelanda para terminar primeros de su grupo. Luego lucharon por ganar los cuartos de final contra Canadá y volvieron a vencer a Japón en la semifinal.

En una repetición de la final de Atenas 2004, Estados Unidos se enfrentó nuevamente a Brasil. Pero esta vez, ninguno de los equipos pudo anotar dentro del tiempo reglamentario, por lo que el partido pasó a la prórroga. Finalmente, Carli Lloyd marcó el gol ganador del partido en el tiempo extra, lo que hizo que el equipo norteamericano se llevará el oro.

"Los medios nos descartaron antes del torneo", dijo la defensora de los Estados Unidos, Heather Mitts a The Guardian en 2018.

“Todo lo que pudo haber salido mal en ese primer partido contra Noruega lo hizo, pero también nos unimos después, nos miramos a los ojos y dijimos que teníamos que aprender de esa experiencia y ganar y el próximo encuentro. Nuestro camino fue diferente, pero especial. Tuvimos una gran unidad de equipo dentro y fuera del campo y se demostró durante todo el torneo".

Con dos oros Olímpicos consecutivos, Estados Unidos demostró que seguía siendo el equipo a batir.

Las jugadoras clave

El dominio de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos duró 16 años y ha habido innumerables jugadoras que han destacado en el equipo.

Pero hay un grupo que formó la columna vertebral durante un buen tiempo y ese fue Mia Hamm, Kristine Lilly, Julie Foudy, Brandi Chastain y Joy Fawcett.

Hamm era ampliamente reconocida como la mejor del mundo, Lilly era conocida como la mejor mediocampista y Fawcett era la formidable defensa central, con Foudy y Chastain también consideradas parte de la generación dorada del equipo.

Incluso hay un documental sobre sus roles dentro de la selección nacional.

Las 'Fab Five', como se las conocía, jugaron juntas por última vez en Atenas 2004, donde ganaron el oro contra Brasil en la prórroga.

Los miembros del equipo victorioso de Estados Unidos que venció a Brasil 2-1 en la prórroga con sus medallas en el podio después del partido de fútbol femenino durante los Juegos Olímpicos de Verano de Atenas 2004. (Foto de Jamie Squire/Getty Images)
Los miembros del equipo victorioso de Estados Unidos que venció a Brasil 2-1 en la prórroga con sus medallas en el podio después del partido de fútbol femenino durante los Juegos Olímpicos de Verano de Atenas 2004. (Foto de Jamie Squire/Getty Images)
2004 Getty Images

¿Qué pasó después?

Los Juegos de Río 2016 fueron los primeros en la historia Olímpica en los que Estados Unidos no logró llegar al partido por la medalla de oro, perdiendo en la tanda de penaltis ante Suecia. Lo que siguió fue un año de experimentación, pero el equipo nunca perdió la potencia de su nombre.

Se hicieron con los títulos de la Copa SheBelieves 2018 y el Torneo de Naciones 2018 antes de ganar la Copa Mundial de la FIFA 2019, convirtiéndose en el primer equipo en ganar cuatro Copas Mundiales Femeninas, recibiendo solo tres goles y anotando 26 goles durante todo el torneo.

Y aunque Estados Unidos puede perder, al observar sus resultados desde Río 2016, solo han perdido cuatro veces en sus últimos 68 partidos.

Afortunadamente, tanto para el fútbol como para los aficionados Olímpicos, Estados Unidos también regresa al escenario Olímpico después de asegurar la clasificación al ganar el Campeonato de Clasificación Olímpica de la CONCACAF en febrero.

¿Recuperarán las número uno del mundo su corona Olímpica el próximo año?