Cómo Andrea Fuentes ha inspirado -de nuevo- a la natación artística

BUDAPEST, HUNGRÍA - 4 DE AGOSTO:  Andrea Fuentes, de España, compite en la rutina libre individual durante el Campeonato Europeo de Natación en el complejo de natación Hajos Alfred, el 4 de agosto de 2010 en Budapest, Hungría.  (Imagen por Clive Rose/Getty Images)
BUDAPEST, HUNGRÍA - 4 DE AGOSTO: Andrea Fuentes, de España, compite en la rutina libre individual durante el Campeonato Europeo de Natación en el complejo de natación Hajos Alfred, el 4 de agosto de 2010 en Budapest, Hungría. (Imagen por Clive Rose/Getty Images)

Con las piscinas cerradas debido a la COVID-19, la selección estadounidense, entrenada por la española, ha realizado sesiones en línea, a través de las cuales ha conseguido unir al mundo del deporte

Dándole la vuelta

Cuando la pandemia global del coronavirus causó el cierre de instalaciones deportivas de todo el mundo, muchos atletas se quedaron sin un lugar para entrenar. Esto fue crucial especialmente para los deportes de equipos, ya que no podían entrenar juntos.

Quizás el gran ejemplo de deporte en el que los atletas necesitan trabajar de manera conjunta es la natación artística, una disciplina que requiere unos altos niveles de sincronización entre los miembros del combinado.

Pero lejos de sentirse desanimada ante estas restricciones en su deporte, la entrenadora del equipo de natación artística de Estados Unidos, la española Andrea Fuentes, tuvo una idea: realizar entrenamientos en línea, que han llegado a revolucionar las sesiones del deporte durante esta época de pandemia.

Todo comenzó con la determinación de hacer algo positivo.

"¿Estás aportando algo positivo a tu deporte o intentando sobrevivir?", dijo la española, cuatro veces medallista Olímpica, a teamusa.org.

"Entonces decidí que, aunque no seamos las mejores en nuestro deporte, estamos creciendo muy rápido y pensé que tendríamos que ser las mejores en estos momentos, en los que todos empezamos de cero".

Fuentes contactó con varios programas de natación artística y comenzó a organizar videoconferencias en vivo. Cada país es el encargado de presentar un desafío específico, al que le sigue una coreografía que todas las atletas realizan a la vez.

Hay rivalidad, pero al final todas estamos en esto por la misma pasión: la natación artística

Los resultados de esto han sido inspiracionales.

150 atletas de 11 países diferentes comenzaron a entrenarse de manera conjunta a través de internet, animándose las unas a las otras, en lo que a la postre ha sido una gran exhibición de solidaridad deportiva.

"Para los atletas es muy interesante conectar sin competir", dijo Fuentes al Olympic Channel. "Hay rivalidad, pero al final todas estamos en esto por la misma pasión: la natación artística".

Ir más allá

Pero Fuentes no paró ahí. Alentada por la popularidad de los entrenamientos, extendió la invitación a otros deportes, ofreciendo a otros deportistas la oportunidad de aprovechar una de las mayores fortalezas de la natación artística: la flexibilidad.

Fuentes explicó: "No puedo hacer que un boxeador esté más fino o un levantador de pesas más fuerte, entonces, ¿por qué no ofrecemos flexibilidad, que es uno de nuestros puntos fuertes? Todo deporte necesita flexibilidad".

Así, pronto llegaron a estirar de manera conjunta 75 atletas estadounidenses de 25 deportes diferentes.

Pero tan importante como los beneficios físicos de estos entrenamientos lo son los psicológicos. Fuentes pone sobre la mesa este positivismo: "Es muy importante no pensar en los aspectos negativos o en lo que hemos podido perder, sino controlar lo que podemos controlar. No tenemos que centrarnos para nada en las cosas que están fuera de nuestro control".

Creatividad durante la pandemia: cómo entrenar en natación artística de manera remota
03:00

Con la vista puesta en Tokio

Durante este periodo de confinamiento, el combinado estadounidense de natación artística ha tomado con orgullo su papel de líder, a pesar de que todavía no se los ve como los principales contendientes hacia las medallas en su deporte.

Pero con las vistas puestas en Tokio 2020, el aplazamiento de los Juegos le ha ofrecido a este joven equipo una oportunidad para crecer que no habría tenido si los Juegos tuvieran lugar este año.

"Necesitamos un milagro, así que gracias al universo. Nunca sabes, puede pasar cualquier cosa. Para nosotras, por supuesto, es positivo porque somos un equipo joven que está mejorando mucho más rápido que otros. Así que esto es bueno para nosotras", recalca Fuentes, esa leyenda de la natación artística española que ahora quiere volver a brillar... fuera de la piscina y con otro país.