Charlotte Worthington: la receta para el éxito

Charlotte Worthington (ciclismo BMX Freestyle) del Team GB monta un 'half pipe' durante el evento One Year To Go de la Asociación Olímpica Británica del Equipo GB el 24 de julio de 2019 en Manchester, Inglaterra. (Foto de Alex Livesey/Getty Images)
Charlotte Worthington (ciclismo BMX Freestyle) del Team GB monta un 'half pipe' durante el evento One Year To Go de la Asociación Olímpica Británica del Equipo GB el 24 de julio de 2019 en Manchester, Inglaterra. (Foto de Alex Livesey/Getty Images)

El año que viene, el ciclismo BMX freestyle hará su debut como deporte Olímpico. Tokio 2020 se reunió con la medallista de bronce del Campeonato Mundial y la primera campeona europea Charlotte Worthington para hablar sobre su vida, deporte y ambiciones

Es adecuado que Charlotte Worthington comenzara su vida laboral como chef. En muchos sentidos, la carrera perfecta de ciclismo BMX es como una receta de lujo: un delicado equilibrio de ingredientes que se unen para hacer algo realmente delicioso.

“Tu mejor carrera se juzga en varias categorías e incluyen altura, tecnicismo, uso de la pista. Pero también ¿cómo usas el skate park?, ¿llegas a todas las rampas? ¿eres un poco diferente o sigues el mismo camino que todos los demás?"

"Y luego se suman para obtener la puntuación final", explica Worthington en una entrevista con Tokio 2020.

Pero, como los grandes chefs, es el toque de genio excéntrico lo que separa a los mejores del resto. La voluntad de ir donde otros no se atreven.

Y aquí es donde Worthington está en su salsa.

"Verás a la gente girar el manillar y las bicicletas y las ruedas por todas partes mientras están boca abajo a 20 pies en el aire... ¡es realmente alucinante!".

Charlotte Worthington (ciclismo BMX Freestyle) del Team GB posa para una foto durante el evento 'One Year To Go' de la Asociación Olímpica Británica el 24 de julio de 2019 en Manchester, Inglaterra. (Foto de Alex Livesey/Getty Images)
Charlotte Worthington (ciclismo BMX Freestyle) del Team GB posa para una foto durante el evento 'One Year To Go' de la Asociación Olímpica Británica el 24 de julio de 2019 en Manchester, Inglaterra. (Foto de Alex Livesey/Getty Images)
2019 Getty Images

Los ingredientes imprescindibles

A diferencia de muchos atletas Olímpicos que han practicado su deporte constantemente desde una edad temprana, Worthington, de 24 años, no comenzó en el ciclismo BMX freestyle hasta casi la adolescencia.

“Me metí en los deportes extremos montando patinetes, que es un deporte de entrada. Son bastante pequeños para tirarlos, por lo que era un deporte un poco más fácil para mí", explica Worthington.

“Cuando tenía 19 años, a punto de cumplir 20, decidí cambiarme al ciclismo BMX. Así que tenía un poco de base para empezar, pero cambié cuando tenía 20 años".

Para alguien que comenzó en el deporte tan tarde, su ascenso a la cima ha sido nada menos que meteórico. Poco más de un año después de su incursión inicial en el mundo del BMX, Worthington participó en su primera competición en el prestigioso Festival NASS. Increíblemente, ganó a todas las competidoras del Reino Unido.

Pero ese era sólo el inicio.

“A partir de ahí trabajé en un programa de televisión. Y las personas que estaban en ese proyecto tenían conexiones con el British Cycling y me preguntaron si los Juegos Olímpicos eran algo que me interesaba, porque era un deporte nuevo”, recuerda la deportista.

“Así que hablé con ellos y terminé postulándome y siendo seleccionada para un campo de entrenamiento en Estados Unidos, que era el campo de la selección".

"Y desde entonces ha sido una loca montaña rusa", apunta.

Puertas corredizas

Es asombroso pensar que tu vida se puede moldear a partir de una decisión puntual.

Pero eso es exactamente lo que sucedió con Worthington al comienzo de su viaje en el ciclismo BMX freestyle.

“Mi primer trabajo real fue en una cocina recogiendo vidrio en un restaurante local en Manchester. Estaba hablando con los cocineros y me dijeron 'eres fuerte, puedes defenderte y creemos que serías buena en la cocina'. Y tenían razón”, dice Worthington.

Después de algunos turnos de prueba, la reclutaron y comenzó la típica vida del chef: largas y extenuantes horas por muy poco dinero.

Pero justo cuando parecía que su carrera en el sector culinario arrancaba, el British Cycling se puso en contacto con ella y le preguntó si le gustaría formar parte de su programa.

Un programa que eventualmente podría conducirla a los Juegos Olímpicos.

"Tuve la opción de '¿quiero trabajar estas horas locas y no vivir un buen estilo de vida, o seguir mi sueño y hacer BMX?'".

Afortunadamente para el mundo del deporte, Worthington eligió el ciclismo BMX.

Abriendo nuevos caminos

En 2019, la deportista hizo historia.

En un skatepark alpino rodeado de montañas en Cadenazzo, Suiza, la atleta del equipo GB se convirtió en la primera campeona de Europa de ciclismo BMX Freestyle femenino.

Para Worthington, fue la culminación de un intenso período de arduo trabajo.

“Estaba tan orgullosa. Todo el año pasado lo pasé compitiendo porque si había algo que me faltaba era experiencia en competiciones. Pero fui a los europeos y me enfrenté a atletas como Lara Lessmann, medallista de plata en el Campeonato Mundial de Ciclismo Urbano de Alemania 2017". Y se hizo con la victoria.

"Ganar ahí y ser la primera chica en ganar ese título fue bastante sorprendente".

Al mes siguiente, las cosas fueron aún mejor para Worthington en el Campeonato Mundial en Chengdu, en la República Popular de China.

Enfrentándose a las mejores ciclistas del planeta, hizo una carrera emocionante que incluyó un 'backflip' y un '360 tuck' sin manos para asegurar la medalla de bronce, detrás de la estadounidense Hannah Roberts y la chilena Macarena Perez Grasset.

Pero quizás más que la medalla en sí, la actuación de Worthington le había asegurado algo invaluable: un pasaje para los Juegos Olímpicos del próximo año.

"Obtuve el resultado y fue increíble, pero en realidad fue después de la competición que me recordaron que, '¡así que ya sabes que te has clasificado para los Juegos Olímpicos!'".

"Eso tardé un poco en asimilarlo. Cuando regresé al hotel, definitivamente hubo algunas lágrimas de alegría".

A por el oro

Si bien Worthington es muy humilde cuando habla de sus experiencias, la mera mención de Tokio saca a relucir su vena competitiva.

"Definitivamente espero una medalla de oro", dice convencida. "Todo el mundo aspira al oro, pero nosotros definitivamente aspiramos a lo más alto del podio".

Y el aplazamiento de los Juegos no ha hecho nada para saciar su sed de gloria en los Juegos Olímpicos del próximo año. De hecho, como oportunista confesa, Worthington ve el aplazamiento como una oportunidad para mejorar.

“Tener un año más para entrenar mucho más, es una oportunidad para aprender maniobras que nunca pensé que podría hacer en estos Juegos Olímpicos”.

“Así que para mí es una gran oportunidad. A cada atleta le afecta de manera diferente, pero como atleta tienes que ser un oportunista. Así que es positivo".

Es posible.

No es solo para la élite de los seres humanos del planeta

Compartir la receta del éxito

Worthington nunca pensó en sí misma como una pionera. Pero, ¿qué más se puede decir de alguien que está abriendo un nuevo camino en un deporte que apenas comienza a ocupar su lugar en el escenario internacional?

Y si tiene un mensaje para los niños y niñas más pequeños que quieren conocer la receta de su éxito, sería simplemente que sepan que también pueden lograrlo.

"No te das cuenta de la diferencia que supone, especialmente para las niñas, poder ver que puedo hacer esto y luego llegar a los Juegos Olímpicos".

“Es posible, no es solo para la élite de los seres humanos del planeta. Puedes hacerlo. Y creo que es fantástico estar a la vanguardia de esto".

"Estoy muy orgullosa de mí misma por todo lo que he hecho y espero poder inspirar a la próxima generación a hacerlo", finaliza.