Callum Hawkins - Cuando el calor aprieta 

El británico Callum Hawkins compite en el maratón del Mundial de Doha 2019. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images)
El británico Callum Hawkins compite en el maratón del Mundial de Doha 2019. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images)

Callum Hawkins es el primer maratoniano británico en clasificarse para el maratón masculino de Tokio 2020. Después de dos cuartos puestos en los Mundiales, y una famosa caída en los Juegos de la Commonwealth de 2018, el deportista escocés espera llevarse a casa una medalla en los Juegos Olímpicos de este año

Puede que sea la imagen más impresionante que dejaron los Juegos de la Commonwealth de 2018. Cuando tenía más de dos minutos de ventaja en el maratón, el británico Callum Hawkins empezó a tambalearse de un lado a otro de la carretera, cayó y volvió a levantarse antes de colapsar sobre los guardarraíles.

Ese día el tiempo en la Gold Coast australiana era sofocante y Hawkins, acostumbrado a un clima más frío de su Escocia natal, sucumbió por un golpe de calor. Cuando se lo llevaron en ambulancia, el sueño en el que había estado trabajando durante un año había terminado.

“En parte fue por las circunstancias y en otra por mi culpa: una mezcla de pequeños detalles que acabaron siendo un enorme problema. No recuerdo mucho de lo que pasó después de la primera caída, pero he aprendido mucho”, dice Hawkins en una entrevista para Tokio 2020.

“Todavía me molesta pensar en ello porque siento que fue una oportunidad perdida. Pero queda mucho por aprender para lo que puede ser Tokio –o Sapporo [la sede del maratón de Tokio 2020]– porque puede hacer mucho calor allí”.

Pero como saben muchos atletas Olímpicos, lo importante no es lo fuerte que caes, sino lo alto que te levantas. Un año después en el Campeonato del Mundo, Hawkins volvió a correr bajo el impresionante calor de Doha.

Contra rivales de talla mundial, la mayor estrella británica del maratón finalizó la prueba en una increíble cuarta posición. Ahora, a menos de seis meses para Tokio 2020, Hawkins quiere subir un peldaño más y traer a casa una medalla en una de las pruebas más esperadas del calendario Olímpico.

“Sin duda voy a por la medalla”, dice. “Voy a darlo todo, pero va a ser difícil. Sé que terminé cuarto en el Mundial, pero a los Juegos Olímpicos van a ir más estrellas y la competencia va a ser mucho mayor”.

Nacido para correr

A veces en la vida simplemente no tienes elección.

Para Hawkins, cuyo padre era corredor a nivel nacional y cuyos dos hermanos también estaban entre los más talentosos corredores del país, ser otra cosa que un corredor habría sorprendido. Incluso su madre, quien nunca había hecho deporte, comenzó a correr para mantenerse en forma.

“Entre mi padre, mis dos hermanos y yo tenemos 12 títulos escoceses de cross country”, cuenta Hawkins. “Mi padre, mi hermano Derek y yo tenemos también el trofeo nacional sub 15 de cross country”.

“Mi padre era mi entrenador desde que yo tenía nueve años, así que durante la cena siempre se hablaba de correr. Mi madre se hartaba algunas veces”.

Hoy en día, solo dos de los tres hermanos corren, pero ambos, Callum y Derek, compitieron en Río 2016, y Derek todavía tiene opciones de clasificar a Tokio 2020, siempre y cuando la oportunidad se presente a tiempo.

“Depende de cómo vayan el confinamiento y las carreras, porque no puedes predecir si se realizarán o no las carreras”, explica Hawkins. “Así que apostará todo al selectivo (Olímpico de Gran Bretaña en maratón), que sería a finales de marzo y con suerte, lo logrará”.

Los hermanos Hawkins viven y entrenan juntos. Pero no con frecuencia compiten juntos, salvo una ajustada llegada que Callum parece recordar como si hubiera sido ayer.

“Hubo una carrera en Irlanda donde tuvimos que enfrentarnos en el esprint. Él ganó”, recuerda Callum, el menor de los dos hermanos. “Lo estaba por alcanzar, pero no tuve lo suficiente. No quedaba suficiente carrera... Calculé mal el tiempo, pero él lo llevó al límite”.

Los cambios de velocidad

El maratón siempre ha tenido mística. Incluso su origen –la historia cuenta que un mensajero de la Grecia antigua corrió 25 millas desde Maratón hasta Atenas para trasmitir la noticia de una victoria griega, y colapsó apenas llegar- está impregnado con leyenda.

La prueba de este año no carecerá de magia, ya que se espera que grandes de la disciplina como el keniata Eliud Kipchoge y el etíope Kenenisa Bekele lideren una nómina de estrellas en una de las pruebas Olímpicas más esperadas.

Pero Hawkins, quien ya ha demostrado estar a la altura de los campeonatos, no se verá intimidado cuando tome su lugar en la salida, en Sapporo.

Fácilmente podría ganar una medalla, pero fácilmente podría quedar fuera del top 10

Hawkins siempre ha sido un atleta de grandes competencias. Sus mejores resultados no se pueden medir en términos de tiempo, sino en su habilidad de ponerse a la altura de la situación y maximizar su desempeño bajo los más grandes focos.

Durante los Campeonatos Mundiales de Londres 2017 y Doha 2019, obtuvo dos cuartos puestos ante corredores que se esperaba lo superaran. Y en el maratón Olímpico importarán solo las marcas con las que lleguen a la salida.

“Probablemente soy mejor para una carrera de campeonato que para una prueba de tiempo, cuando lo comparas con el de los mejores del mundo. Creo –aparte de la Golden Coast- que soy bastante bueno leyendo (las señales de) mi cuerpo y de identificar cómo sacar lo mejor de mí, y, por alguna razón, las carreras de campeonato son una competencia para todos”.

Aun así, Hawkins es consciente de que, si bien apunta a una medalla, terminar muy por debajo de eso es también una posibilidad. Y siendo la competencia tan fuerte, tampoco podría ser considerado un fracaso.

“Fácilmente podría ganar una medalla, pero fácilmente podría quedar fuera del top 10”, sostiene, siendo realista. “Para maratones de campeonato, es como una apuesta, cualquiera puede lograrlo”.

Sudarlo todo

En 2020, la sede Olímpica del maratón fue trasladada de la ciudad de Tokio a Sapporo debido al calor y la humedad, condiciones climáticas frecuentes en la capital japonesa en los meses de julio y agosto.

Pero eso no significa que las condiciones de Sapporo serán similares a las que Hawkins está acostumbrado en su nativa Escocia. El promedio en julio llega a 25° Celsius, riguroso para corredores que se enfrentan a 42 kilómetros.

Pero, tras experimentar un extremo golpe de calor en los Juegos de la Commonwealth de 2018, Hawkins se redimió en el calor del Mundial de Doha 2019, donde las temperaturas llegaron hasta los 32°.

En cuanto a Tokio 2020, el atleta británico hará todo lo posible para estar listo; incluso recrear las condiciones sofocantes en su garaje, algo que ya probó en el camino a Doha.

“Es difícil conseguir una cámara de calor, porque no hay muchas en Escocia. Entonces dije ‘estoy seguro que puedo replicar algo similar en mi garaje’”.

“Así que hice dos semanas de entrenamiento en Mallorca, para la aclimatación, y luego, para aguantar hasta los Mundiales de Doha, puse una cinta en mi cobertizo y algunas estufas”.

El británico Callum Hawkins compite en el maratón del Mundial de Londres 2017. (Imagen por Shaun Botterill/Getty Images)
El británico Callum Hawkins compite en el maratón del Mundial de Londres 2017. (Imagen por Shaun Botterill/Getty Images)
2017 Getty Images

A 42,195km de la gloria

En una carrera tan larga, la diferencia entre ganar y perder, por lo general, se reduce a pequeños márgenes.

El récord mundial oficial de Eliud Kipchoge, 2 horas 1 minuto 39 segundos, es solo dos segundos más rápido que la mejor marca de Kenenisa Bekele.

Si todavía existieran dudas de que las sorpresas pueden darse, el maratón de Londres, en octubre de 2020, fue un gran ejemplo de que siempre se debe esperar lo inesperado. En una prueba acuñada “la carrera del siglo”, el máximo favorito Kipchoge finalizó octavo, mientras el segundo candidato, Bekele, sufrió una lesión que no le permitió llegar ni a la línea de salida.

Hawkins, cuyo arranque tardío lo llevó a liderar el maratón del Mundial de Doha 2019 faltando solo unos kilómetros, antes de caer finalmente al cuarto puesto, sabe algunas cosas sobre la delgada línea que define la victoria.

“En Doha, quedé muy decepcionado de terminar cuarto, porque ya había sido cuarto (en Londres). Fui a por la medalla y quedar a solo seis segundos, y haber estado en el grupo de delante en el último kilómetro, fue bastante decepcionante para mí”.

“Pero así es la vida. Así es correr”.

Pero con la decepción del “casi haberlo logrado” ya en el pasado, el Atleta Escocés del Año puede mirar a Tokio 2020 con la esperanza de que los márgenes de victoria sobre los que ha estado trabajando en los entrenamientos lo acerquen a su escurridiza medalla.

Y cuando el calor apriete en el evento deportivo más grande del mundo, sus experiencias, tanto de languidecer como de brillar en estas condiciones, serán igual de importantes en el momento de luchar por la gloria Olímpica.

El maratón masculino en Tokio 2020 tendrá lugar el domingo, 8 de agosto de 2021 en el Parque Sapporo Odori.

  • El francés Kevin Mayer reacciona durante el lanzamiento de bala, en el decatlón masculino, en el Mundial de Doha 2019. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images)
    Exclusiva

    Kevin Mayer, sin lesión y listo para trabajar

  • La Olímpica grecoamericana, cineasta y autora Alexi Pappas.
    Exclusiva

    El castillo de arena de Alexi Pappas

  • El triatleta francés Vincent Luis cruzando la meta del Campeonato del Mundo de Triatlón 2020, donde logró su segundo título consecutivo.
    Exclusiva

    Vincent Luis: "Tienes que saber a qué caballo estás apostando"