Argentina llora a Braian Toledo

Braian Toledo, de Argentina, era una promesa del deporte. En esta imagen, el atleta competía en el Mundial Júnior de  2012, en Barcelona, España.
Braian Toledo, de Argentina, era una promesa del deporte. En esta imagen, el atleta competía en el Mundial Júnior de 2012, en Barcelona, España.

El lanzador de jabalina, Olímpico en dos ocasiones, fallece tras un accidente de motocicleta

Apuntaba a disputar sus terceros Juegos Olímpicos en Tokio 2020, a pesar de su corta edad -26 años-, pero un accidente de motocicleta ha hecho que Argentina deje de soñar, y abra los ojos para llorar a uno de sus deportistas más importantes de los últimos años: Braian Toledo. El lanzador de jabalina ha fallecido tras sufrir un accidente en Marcos Paz, en la provincia de Buenos Aires.

Tras conocerse la fatídica noticia, el mundo del deporte se ha volcado en la muestra de condolencias de manera pública. Uno de los primeros en hacerlo ha sido el presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Wertheim.

La tristeza del Comité Nacional se ha extendido a todo el mundo del deporte, ya que Braian Toledo se había labrado una trayectoria inspiradora. Fue una promesa que muy pronto se hizo realidad, ya que en 2010 ganó la presea dorada en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en Singapur, y en 2012 logró la medalla de plata en el Campeonato del Mundo Júnior de Atletismo, disputado en Barcelona (España). Desde entonces su carrera no hizo más que escalar, y ese mismo año debutó en los Juegos Olímpicos de Verano, en Londres 2012.

En 2016 repitió la hazaña, con su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en los que consiguió llegar a la final, algo que ningún lanzador de jabalina argentino conseguía desde 1952.

El argentino Braian Toledo compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en los de Río 2016, en los que fue tomada esta fotografía.
El argentino Braian Toledo compitió en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y en los de Río 2016, en los que fue tomada esta fotografía.
2016 Getty Images

Una huella imborrable

Sin embargo, Braian Toledo no solo deja unos recuerdos deportivos inolvidables, sino también una huella humana incomparable. El mundo del deporte ha destacado en su despedida al deportista su generosidad y su solidaridad. Creció en un entorno humilde, y siempre intentó ayudar a su familia -y a sí mismo- a través de un deporte que nunca le olvidará.