Antes de ser superestrellas: Julius Yego

Julius Yego de Kenia compite durante la final de lanzamiento de jabalina en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Alexander Hassenstein/Getty Images)
Julius Yego de Kenia compite durante la final de lanzamiento de jabalina en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Alexander Hassenstein/Getty Images)

Alguna vez se preguntó cómo eran sus deportistas favoritos antes de ser súper-mega-famosos? Cada semana, Tokio 2020 le ofrecerá un atisbo de cómo era la vida de algunos de los mejores atletas del mundo antes de convertirse en estrellas

Sus datos

  • Nombre: Julius Yego
  • Edad: 31
  • Nacionalidad: Keniano
  • Profesión: Lanzador de jabalina

¿Qué ha conseguido?

Julius Yego es el lanzador de jabalina más exitoso de África. Es el único lanzador de jabalina de Kenia que llegó a los Juegos Olímpicos. Su primera vez fue en Londres en 2012.

Yego creció como el hijo de un agricultor en la región de Nandi, en el norte de Kenia. Comenzó mientras pastoreaba el ganado de su padre cuando tiraba palos para pasar el tiempo. Junto con sus amigos de la escuela, cortó y dio forma a sus primeras jabalinas con las ramas de un árbol.

Debido a sus buenos resultados en el circuito junior, Yego creía que podría llegar a tener un impacto en el atletismo profesional. Sin embargo, no había nadie en Kenia calificado para entrenarlo. Lo que hizo entonces fue perfeccionar su técnica viendo videos en línea de lanzadores de clase mundial. Esto le valió el apodo "The YouTube Man" entre los profesionales del mundo de su deporte.

En 2011, se convirtió en el primer keniano en ganar una medalla de oro en su categoría en una reunión continental en los Juegos de África. Un año después, en Londres, se convirtió en el primer lanzador de jabalina africano en llegar a una final Olímpica, terminando en la posición número 12, un momento transformador para él.

"Ser Olímpico es algo que nunca olvidaré", explicó al Canal Olímpico hace unos años. "Cuando fui nombrado en los Juegos Olímpicos, fui muy feliz. Tuve la suerte de estar en la final y eso cambió todo mi vida".

Más tarde fue cuarto en el Campeonato Mundial de 2013 antes de ganar el título de los Juegos de la Commonwealth de 2014 y ser coronado Campeón del Mundo en Pekín un año después con el quinto lanzamiento más largo de la historia (92.72 m) y récord africano.

El pico de su carrera llegó en Río 2016 cuando ganó una medalla de plata con un lanzamiento de 88.24 m, a pesar de lanzar solo una vez después de sufrir una lesión en el tobillo.

Algo sorprendente

Como uno de los pocos atletas en el continente africano que compite en el lanzamiento de jabalina, Yego necesita otra fuente de ingresos para poder vivir. Cuando dejó la escuela, combinó las competiciones con su trabajo como policía, algo común entre muchos atletas kenianos.

“La mayoría de los atletas kenianos provienen del servicio de policía o del ejército keniano, por lo que tenemos tiempo para ir y entrenar por nuestra cuenta. Tienes ese tiempo suficiente para prepararte bien para un campeonato. No tenemos ningún problema con eso. Durante nuestra temporada sin competiciones, por supuesto, volvemos a nuestro trabajo como policia. Después de una temporada activa, suelo tener dos meses para trabajar con la policía porque ahí es donde nos ganamos la vida", explica.

Julius Yego a los 24
07:02

¿Qué hace ahora?

Al igual que muchos otros atletas, Yego estaba entrenando para los Juegos Olímpicos de este verano, hasta el brote de COVID-19. Ahora todo está parado en su país.

“Los estadios están cerrados. No puedo entrenar como solía hacerlo y no puedo lanzar una jabalina. Lo único que puedo hacer es salir a correr y jugar un poco de fútbol a la vuelta de la esquina con mis hijos. Además de algunos ejercicios de fortalecimiento, por supuesto. Todas las instalaciones donde solía lanzar están cerradas. Todos tienen miedo y yo no soy la excepción", explicó a DW a principios de abril.

Cuando la COVID-19 golpeó a su país, regresó a la región de donde proviene para evitar Nairobi durante la pandemia. Cuando las cosas mejoren, planea regresar a la capital de Kenia y reanudar el entrenamiento.

Yego quiere volver a los Juegos Olímpicos, pero primero se tiene que clasificar.

“Estaba buscando regresar después de tres años no tan buenos en los que me perdí varias medallas. Aunque, en los Juegos Olímpicos de Río, gané una [plata en 2016]. Para mí, siempre he tenido una buena competición seguida de otra que no fue tan buena. Tenía el objetivo de cambiar eso", apunta.

Para Yego, convertirse en campeón Olímpico sigue siendo su mayor sueño. El segundo es encontrar a alguien que lo acompañe y que siga sus pasos.

“Después de todos estos años, todavía soy el único keniano que ha lanzado más de 80 metros. Tengo un compañero de entrenamiento, pero aún no ha alcanzado esta distancia. Desearía que la federación nos brinde más apoyo porque las competiciones de lanzamiento de jabalina aún son muy raras en Kenia. Necesitamos sangre fresca".