Amy Hunt se va adentrando en los libros de historia

BORAS, SUECIA - 20 DE JULIO: Amy Hunt, de Gran Bretaña, celebra su triunfo en 200 m el 20 de julio de 2019 en Boras, Suecia. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images for European Athletics)
BORAS, SUECIA - 20 DE JULIO: Amy Hunt, de Gran Bretaña, celebra su triunfo en 200 m el 20 de julio de 2019 en Boras, Suecia. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images for European Athletics)

En junio de 2019, Amy Hunt comenzó a escribir su nombre en los libros de historia al superar el récord del mundo sub18 en 200 m en Mannheim, Alemania. En una entrevista exclusiva para Tokyo2020.org, la velocista de Gran Bretaña explica por qué el aplazamiento es lo mejor que le haya podido pasar

Demasiado calor

El calor.

Ese es el recuerdo que Amy Hunt tiene grabado de la carrera. La carrera que cambió su vida en un instante.

Nada de los primeros 100 m en los que se enfrentó a una de sus mayores rivales júnior en el carril fuera del suyo. Nada de la curva donde sus largos y poderosos pasos la vieron alejarse del resto del grupo y tomar una ventaja inexpugnable. Ni siquiera el final, donde se sumergió en la línea de meta en un nuevo tiempo récord mundial de 22.42 segundos.

Lo que ella recuerda más que nada es el calor.

"¡La pista estaba ardiendo! Incluso cuando estaba en la línea de salida sentía que mis manos ardían. Estaba como 'Dios mío, ¿podemos empezar ya?'. Rezaba para que nos dieran la salida lo más rápido posible porque hacía mucho, mucho calor", dice Hunt.

"¡Y no recuerdo mucho más del después!".

"Al final de la recta mis pies estaban ardiendo... Mi recuerdo principal es cómo sentía mis pies. Y después, en los últimos 50 metros fue algo así como apretar y aguantar".

Pero Hunt hizo algo más que aguantar. Aunque ella no pueda recordar muchos detalles de la carrera, su actuación aquel día le señaló como una de las velocistas más prometedoras en el mundo.

Consiguió un tiempo que ninguna mujer menor de 18 años había corrido antes. Nunca. Su tiempo aquel día fue el tercero de todos los tiempos de una atleta británica de 200 m, de cualquier edad.

No había corrido muchos 200s antes del año pasado

simplemente porque no los disfrutaba

Domina en una disciplina que no disfrutaba

Quizá esto es incluso más sorprendente porque Amy Hunt ni siquiera lo logró en su distancia preferida. De hecho, hasta entonces solo había corrido la distancia de 200 m al aire libre en cinco ocasiones.

Ni siquiera le gustó la experiencia.

"Mi evento preferido siempre fueron los 100 m hasta que hice esa marca", explica Hunt.

"No había corrido muchos 200s antes del año pasado simplemente porque no los disfrutaba. Acababa tirada en el suelo, mareada, al límite del desmayo. Así que simplemente no me gustaban".

Pero aquel día, casi en el último suspiro, Hunt y su entrenador tomaron la decisión de correr los 200 m.

El resto, como ellos dicen, es historia.

"La única razón por la que elegí los 200 m fue porque la semana anterior había participado en una competencia júnior de 100 m porque el objetivo que tenía era llegar a los Europeos júniors. Así que pensé 'Vamos a pasarlo un poco bien'".

"Había corrido aquella semana tres veces los 100 m, así que simplemente mezclé un poco todo e hice un 200s".

Cuando Hunt terminó la carrera, sus clavos se habían deshecho (literalmente), su vida había cambiado y el récord del mundo de 200 m sub18 había sido destruído.

"Después en el aeropuerto todos nos estábamos quitando los clavos, porque varios de nosotros habíamos corrido realmente rápido. Estuvimos comparando nuestros clavos... y todos nuestros clavos y las marcas de las suelas, todo lo plástico, se había deshecho. La pista estaba demasiado caliente. No solo era cosa mía, a todos les pasaba lo mismo. Fue de locos. Pero sí, ese era el calor que hacía".

La talentosa Ms. Hunt

Amy Hunt es una mujer de muchos talentos.

No solo es la vigente poseedora del récord del mundo de 200 m sub18, sino que también dominó el Europeo sub20 en Borås (Suecia), donde ganó el oro en los 200 m, antes de ser nombrada como la mejor atleta joven del año, según la Asociación de Escritores de Atletismo Británico.

Hasta aquí se podría pensar que todo esto ya es talento suficiente.

Pero con Hunt, que recientemente cumplió los 18 años, parece que puede hacer un éxito de cualquier cosa le entre en la cabeza.

Por ejemplo, a la joven atleta le han ofrecido una plaza en la Universidad de Cambridge para realizar Estudios Ingleses y se encuentra debatiendo entre aceptar la plaza o estudiar en Loughborough, la universidad líder en Gran Bretaña en deportes, donde actualmente entrena.

Además es una virtuosa chelista y lideraba la banda de cuerda de su colegio antes de que el confinamiento detuviera todo en el Reino Unido.

Para la mayor parte de la gente, la idea de compaginar el colegio, los estudios de música y las horas de entrenamiento sería mental y físicamente agotadora.

Pero Amy Hunt no entra dentro de esa gran parte de la gente.

"Si miro ahora hacia atrás pienso 'Oh Dios mío, no sé cómo lo he hecho'. Pero cuando estaba inmersa en todo aquello casi no tenía alternativa porque es lo que me gustaba hacer. Amaba estar tan entretenida y con ese ritmo frenético todo el rato", explica Hunt con entusiasmo.

"Fue casi reconfortante porque todo aquello es a lo que estaba acostumbrada. Pero si ahora miro hacia atrás es como 'wow'. Estaba demasiado ocupada".

BORAS, SUECIA - 19 DE JULIO: Amy Hunt, de Gran Bretaña, compite compite en los 200 m el 19 de julio de 2019 en Boras, Suecia. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images for European Athletics)
BORAS, SUECIA - 19 DE JULIO: Amy Hunt, de Gran Bretaña, compite compite en los 200 m el 19 de julio de 2019 en Boras, Suecia. (Imagen por Maja Hitij/Getty Images for European Athletics)
2019 Getty Images

La vida bajo el confinamiento

Por supuesto, esta rutina ha cambiado para Hunt, que, como gran parte del resto del mundo, se encuentra confinada debido a la pandemia de coronavirus.

Esta situación le pilló a la poseedora del récord del mundo en plena racha positiva.

“De tener una vida tan agitada a no tener mucho que hacer ahora, es realmente agradable dar un paso atrás y relajarme un poco y luego salir a caminar con mi madre, porque nunca tuve el oportunidad de hacer eso antes. Así que ha sido realmente agradable".

Sin embargo, aun en esta situación, ha podido apañarse para mantener sus rutinas de entrenamiento, ya que ha construido un gimnasio en su garaje y se ha aprovechado del entorno natural que le rodea para mantenerse en forma.

"Vivo cerca de una gran campo, así que he estado entrenando allí. Para los ejercicios con los pies he aprovechado aparcamientos de coches vacíos. Además, vivo bastante cerca de una colina, lo cual ha sido bastante útil en términos de hacer algunas repeticiones de velocidad".

"Por esto no he estado demasiado mal. He sido una afortunada por vivir donde vivo y tener tantas posibilidades a mi alrededor".

Otra cosa que ha cambiado en gran medida su vida este año es que los exámenes finales se han cancelado en Reino Unido. Esto significa que Hunt, que está acostumbrada a los sobresalientes (A), tiene más tiempo para hacer cosas que antes ni siquiera podría haber soñado.

"Mi primer examen en teoría iba a ser la semana pasada, lo tenía a la vuelta de la esquina, por lo que habría estado súper estreasa, mi cerebro se habría agotado por revisar una y otra vez el temario y no hubiera podido pasar un rato agradable y relajante con mis padres".

Con los ojos puestos en Tokio

Y, por supuesto, está el pequeño detallito de Tokio 2020.

Hunt no puede estar más feliz por el cambio de las fechas.

Para la velocista de Gran Bretaña, un año más significa tiempo ganado para crecer y prepararse para la competición más grande.

"Es algo positivo para mí. Creo que este año habría estado preparada, pero tener uno extra es completamente lo mejor para mí. Estaré más en forma, más fuerte, más sana y más rápida; todos esos superlativos positivos", dice Hunt.

"Así que sí, es algo muy positivo para mí y creo que ahora han aumentado de forma considerable mis oportunidades de ser realmente competitiva cuando esté allí".

Si consigue asegurar su plaza para Tokio, Hunt correrá contra sus ídolos. Esas atletas a las que siempre ha mirado ahora serán sus rivales.

Pero esto es algo que Hunt ya lo ha experimentado.

"A principios de este año me dieron la oportunidad maravillosa de correr junto a Shelly-Ann Fraser-Pryce y fue una de las experiencias más surrealistas de las que he vivido en mi vida. La había visto por tantos años en televisión y ahora estaba a dos o tres carriles de distancia".

Pero mientras cimienta su lugar entre la elite, también se ha ganado el derecho de destacar entre las mejores velocistas de su generación. Incluso aunque todavía esté un poco abrumada por esta situación.

"Siempre he idolatrado a Dina (Asher-Smith) y a Daryll Neita y ahora estoy cerca de su mundo. En Mannheim, Daryll Neita estaba ahí y me dio un abrazo enorme. Yo estaba como 'wow, esto es muy raro. Te he visto en la televisión y ahora estás dándome la enhorabuena'".

Quiero ser competitiva en la competencia

y creo que un año extra es una ayuda definitivamente

Aferrarse a una fórmula para triunfar

Algunos atletas sacan lo mejor de sí bajo presión. Pero la experiencia de Amy Hunt en su carrera en la que batió el récord del mundo el año pasado le enseñó que sacarse de encima la presión es lo que le hace a ella florecer.

"He pensado varias veces en ello después. ¿Fue mi objetivo (de simplemente disfrutar la carrera) lo que me hizo correr tan rápido? Creo que realmente tiene mucho que ver con esto. Estaba relajada, mi postura estaba relajada. Llegué a la carrera con una mentalidad de disfrutar, dentro de, claro, hacerlo lo mejor posible. Siempre quiero ser una persona competitiva, pero en ese momento no tienes que ponerte tan tenso y rígido".

Así que con ese mismo carácter se está preparando para los Juegos.

"No quiero poner mucha presión sobre mí misma porque no sé cómo puedo reaccionar ante esa situación, ya que es completamente diferente a todo lo que he vivido hasta ahora. Pero, en términos de la competencia, quiero ser competitiva y creo que un año extra es una ayuda, definitivamente, para permitirme ser más competitiva. Pero ya veremos".

Por ahora, el nombre candente en la velocidad británica tiene un año más para prepararse para Tokio. Con las condiciones de calor en los veranos japoneses, ¿se verá otra inmensa actuación de Amy Hunt en los Juegos Olímpicos del próximo año?