Álex Quiñónez: "Siempre hay motivos para luchar"

AlexQuiñones

El velocista, una de las grandes esperanzas de Ecuador para Tokio 2020, espera volver a competir en diciembre para llegar a su pico de forma en los Juegos Olímpicos del próximo verano

Tras un 2019 al más alto nivel, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se antojaban como la oportunidad perfecta para Álex Quiñónez de conseguir su primera medalla Olímpica.

Sin embargo, el ecuatoriano ha tenido -como el resto de deportistas- que aplazar su sueño un año más.

La pandemia del COVID-19 no solo ha postergado los Juegos Olímpicos, sino que también ha paralizado competiciones en todo el mundo y, aunque en Europa se está volviendo a competir, Quiñónez no espera volver a las pistas en competencia oficial hasta diciembre.

"El entrenamiento (está yendo) súper bien. Aún no hay fecha exacta, pero creo que en diciembre", dijo esta semana el ecuatoriano, que en estos momentos se encuentra entrenando en Lisboa (Portugal), a través de InstaStories de su cuenta de Instagram personal.

La crisis del coronavirus hizo que su 2020 haya estado en blanco. Su última competición oficial fue el Mundial de Doha, disputado en octubre de 2019. Allí consiguió uno de los grandes resultados de su carrera: un bronce en los 200 metros planos.

Un mes antes se había hecho con el oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

En ese mismo verano, batió en cuatro disciplinas diferentes su mejor marca personal: 200 m (19.87 segundos), 400 m (46.28 segundos), relevos de 4x100 m (39.13 segundos) y 4x200 m (1:27.22 minuto).

Estos resultados hicieron que, a día de hoy, y a pesar de un 2020 en blanco, se mantenga en su evento estrella en la cuarta posición del ránking mundial.

Todo esto hace de él una de las grandes promesas para Tokio 2020. "Con la bendición de Dios, ahí estaré", dijo en sus stories de Instagram. Estos serán sus segundos Juegos Olímpicos, después de los de Londres 2012 -donde llegó a la final-, que, de hecho, reconoció que es su mejor recuerdo en su trayectoria.

Y de momento, ya está alcanzando su mejor estado de forma poco a poco. En su cuenta de Instagram le preguntaron cómo se sentía del 1 al 10 para las próximas competencias, y Quiñónez contestó: "Ahora mismo un 8".

Pero aún le quedan dos puntos para llegar a la perfección que espera tocar en Tokio 2020. Para lograrlo, explicó en su red social que lo más importante es el entrenamiento: "(Hay que poner) mucho esfuerzo, dedicación y con mucha ayuda de mi entrenador y del equipo en general".

Ahora al menos cuenta con más tiempo para solventar las carencias que encuentra en sus carreras. "Estoy trabajando en función a mejorar la primera parte, que me está costando mucho, pero se logrará", expresó Quiñónez en referencia a los primeros 100 m de sus carreras de 200 m.

Además de su plan de entrenamiento y de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, el velocista de Ecuador fue preguntado por si alguna vez había querido tirar la toalla en su carrera deportiva. Quiñónez aprovechó para mandar un mensaje de esperanza: "Sí, muchas veces, pero siempre hay motivos para luchar y gente que te apoya y cree en ti".