Agustín Destribats, un argentino listo para hacer historia

El argentino Agustin Alejandro Destribats es el primer luchador argentino clasificado para unos Juegos Olímpicos en 24 años.
El argentino Agustin Alejandro Destribats es el primer luchador argentino clasificado para unos Juegos Olímpicos en 24 años.

El cordobés es el primer luchador de su país clasificado para unos Juegos Olímpicos en 24 años

Después de 24 años de ausencia, un luchador argentino volverá a competir en los Juegos Olímpicos. El cordobés Agustín Destribats logró su boleto para Tokio 2020 en el Preolímpico continental que tuvo lugar en Ottawa, Canadá, el pasado 15 de marzo. Será un momento histórico para este deporte en Argentina, que volverá a tener un representante en la competición de lucha tras Pablo Ibire en Atlanta 1996.

Destribats consiguió el pasaje después de vencer en una de las semifinales al estadounidense Allen Retherdford por 2-2 y penalización técnica. Su contrincante, dos veces campeón de la NCAA, era el favorito para ganar.

“Sabía que iba a ser una pelea complicada. Era un oponente difícil, pero también sabía todo lo que había entrenado para llegar allí. Entré en la colchoneta con la mente preparada para aprovechar cualquier situación. Y sucedió. Hubo un momento que él estaba mal posicionado y aproveché la oportunidad”, explica Destribats.

Un torneo especial

Ese fue el último combate de Destribats en la competición ya que no compitió en la final contra el cubano Alejandro Valdés Tobier, ganador del oro. El argentino se retiró debido a una lesión. En una competición anterior, se había lesionado la rodilla. Con los Juegos Olímpicos en su radar, a Destribats no le quedaba nada que demostrar. Con plata en la categoría libre 65 kg se aseguraba la participación en la próximas Olimpiadas.

"Siempre ha sido mi sueño representar a mi país en los Juegos Olímpicos, el escenario más grande de la lucha libre. Lo soñé desde que era niño y lo logré. Estoy sinceramente muy feliz".

Con esa victoria, Destribats, con 22 años, se convirtió en el atleta argentino número 143 que saca pasaje para Tokio 2020. Y lo hizo en un contexto muy especial: se impuso en un torneo sin público en las tribunas y pleno de restricciones debido a la crisis del coronavirus. En el Preolímpico Panamericano los participantes y los jueces se tuvieron que saludar con los codos y en el estadio solo estuvieron presentes los involucrados en las competiciones del día.

“Después de esa competición, el aplazamiento de los Juegos no me sorprendió. Creo que es lo mejor para todos. Por suerte, a mi el parón me pilla ya clasificado. No me preocupa. Soy joven, no tengo problemas con el tiempo. Las cosas vendrán sin dificultades para mí", comenta.

Confinado en Argentina

Después de su clasificación, Destribats regresó a Argentina, donde tuvo que hacer una cuarentena obligatoria. Actualmente está en Bialet Massé, una población a 53 kilómetros de la capital cordobesa donde hace unos meses se compró una casa.

“Con esto de la cuarentena no puedo entrenar mucho, obviamente que baje el nivel y perdí un poco el estado. Pero trato de entrenar y mantenerme todos los días”. En eso cumple un rol fundamental su hermano Lautaro, de 14 años, que el año pasado fue campeón de los Juegos Nacionales Evita, en los que participan niños y jóvenes entre 10 y 18 años.

“Los primeros días no tenía nada para entrenar, solo podía hacer ejercicios con mi cuerpo. Después Leo (Leonardo Torres, su entrenador en Córdoba) me mandó algunas cosas y también tengo a mi hermano, así que podemos hacer luchas juntos”.

15 marzo 2020- El argentino Agustin Alejandro Destribats después de ganar el combate contra el estadounidense Zain Allen Retherford en el preolímpico continental en Ottawa, Canadá.
15 marzo 2020- El argentino Agustin Alejandro Destribats después de ganar el combate contra el estadounidense Zain Allen Retherford en el preolímpico continental en Ottawa, Canadá.
© 2020 Tony Rotundo/WrestlersAreWarriors.com

Acostumbrado a viajar todo el tiempo, está es la primera vez en muchos años que Destribats pasa tanto tiempo en casa. “Vivo para la lucha. Siempre estoy fuera de mi país o provincia, cuando estoy en el extranjero nunca es un lugar fijo".

A diferencia de Cuba o Rusia, Argentina no es un lugar particularmente conocido cuando se trata de lucha libre. Por este motivo al argentino le toca desplazarse para entrenar con los atletas más destacados y seguir mejorando. En los últimos años, uno de los lugares donde pasa más tiempo es en Majachkalá, la capital del Daguestán, una ciudad rusa ubicada en las costas del mar Caspio.

“En 2018, por ejemplo, pasé más de medio año ahí. Evidentemente, la vida es muy distinta a lo que estoy acostumbrado en Argentina. Y también los entrenamientos. Es mucho más duro. Se calienta 15 minutos y ya se empieza a luchar”, comenta.

Además de Rusia, Bulgaria e Irán son algunos de los otros países donde Destribats suele entrenar para perfeccionar su técnica y estrategia. Para Destribats lo más difícil es estar lejos de su familia y de su hijo de dos años. Pero tiene claro su objetivo. "Quiero hacer historia en la lucha libre argentina, lograr los mayores logros posibles y ser conocido mundialmente en la comunidad de lucha libre".

Un inicio prometedor

Destribats comenzó a luchar a una edad temprana. Un vecino le animó a apuntarse a una escuela de artes marciales que había abierto cerca de su casa y donde podía practicar lucha, boxeo savate y capoeria. Desde un principio, la lucha fue lo que llamó su atención.

“Me di cuenta que me encantaba la lucha, fui a un torneo a los tres meses y salí campeón nacional”.

Desde entonces, no ha dejado de encadenar torneos y victorias. En el 2013 ganó la medalla de oro Sudamericana. Al año siguiente se consagró campeón panamericano de cadete y campeón argentino de cadete y juvenil. Alcanzó el cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Nankín, China, 2014. En 2017, obtuvo la medalla de oro en los 60 kg de lucha grecorromana y de lucha libre en el Panamericano Junior de Lucha, en Perú. Ese mismo año, finalizó en séptimo lugar en el Abierto Internacional de París. En el 2018 participó en los XI Juegos Suramericanos de 2018 y ganó la medalla de plata en la categoría libre hasta 65 kg.

Destribats ha competido tanto en estilo libre como en lucha grecorromana. Pero ya hace un tiempo que se centró en la lucha libre, especialidad en la que destaca. “Mi tiempo en greco me ha ayudado en el estilo libre y continuará ayudándome. Por mí, competiría en ambos estilos, pero si tengo que elegir, elijo estilo libre”, apunta.

En su mejor momento de forma, los Juegos Olímpicos están más cerca que nunca para este atleta argentino, algo con lo que siempre ha soñado tal y como demuestra el tatuaje con los cinco aros Olímpicos que luce en la parte superior de la espalda y que se hizo después de su experiencia en Nankín.

“Me costó convencer a mi mamá, pero al final me dejó. Con el paso del tiempo, el anillo amarillo se ha ido borrando y lo quiero remarcar. Pero me voy a esperar a ir a Tokio para arreglarlo. Quiero ir a Japón, hacer una buena competición y arreglar el tatuaje a la vuelta”, comenta.

Con la situación actual, su tatuaje tendrá que esperar un año más para volver a estar completo, pero Destribats está dispuesto a aprovechar el tiempo para que en 2021 sus cinco aros Olímpicos luzcan mejor que nunca.