Agbegnenou, de regreso después de tiempos difíciles

Clarisse Agbegnenou de Francia y Miku Tashiro de Japón compiten durante la semifinal de 63 kg femenino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)
Clarisse Agbegnenou de Francia y Miku Tashiro de Japón compiten durante la semifinal de 63 kg femenino en los Juegos Olímpicos de Río 2016. (Foto de Ryan Pierse/Getty Images)

La judoka francesa y cuatro veces campeona del mundo se vio profundamente afectada por el aplazamiento de los Juegos. Más de un mes después del anuncio, dice que se siente mejor y está aprendiendo nuevas destrezas para ayudarla a ganar el único título que falta en su currículum: el oro Olímpico

Más de un mes después de que se anunciara el aplazamiento de los Juegos de Tokio 2020, Clarisse Agbegnenou no está protagonizando ningún combate. Leer las noticias la dejó "aniquilada", dijo en una entrevista con la agencia francesa AFP.

La judoka francesa, cuatro veces campeona del mundo y medallista de plata en Río 2016 en la categoría -63 kg, había estado trabajando duro para conseguir el oro Olímpico en Tokio 2020, el único título que faltaba en su trayectoria. Y aunque sabe que el aplazamiento fue claramente la decisión correcta, al principio a Agbegnenou le costó ponerlo en perspectiva.

"Estaba realmente mal. Lloré mucho y no quería hablar", recuerda.

"Tenía una meta y trabajé por ella durante cuatro años. Había hecho sacrificios. Fue difícil, fue largo y solo quedaban cuatro meses. Ya casi estábamos allí. Pero no. Me lo quitaron y me dijeron que siguiera entrenando por un año más".

"Por supuesto, me dije: 'Clarisse, la situación es imposible, no se puede competir... nadie puede, la salud es lo primero'".

"Pero admito que una parte de mí pensaba que encontraríamos una solución. Pero no, este virus es difícil y, por supuesto, fue la mejor decisión".

Conoce a Clarisse Agbegnenou, una luchadora de nacimiento
01:51

Nippon Budokan, una sede Olímpica que conoce bien

Con solo 27 años, Agbegnenou solo necesita un título más para haber ganado todo lo que se puede ganar: el oro Olímpico.

No lo consiguió en Río 2016, donde perdió contra Tina Trstenjak de Eslovenia. Un año después, se vengó al ganar contra ella en el Campeonato Mundial de Judo 2017.

Después de ganar su cuarta medalla de oro mundial en agosto de 2019, se convirtió en la judoka más condecorada de Francia, superando a una de las atletas de judo francesas más talentosas, la campeona Olímpica Lucie Décosse.

Agbegnenou se llevó el título al vencer a la japonesa TASHIRO Miku en el icónico Nippon Budokan, el lugar que albergará el evento de judo de Tokio 2020. No hace falta decir que tenía muchas ganas de viajar a Japón para conseguir el santo grial Olímpico.

"Esperaba completar mi libro, completar el ciclo. Solo necesito el título Olímpico para decir que he ganado todo lo que un atleta puede ganar. Estaba en un sprint, tenía impulso y me dirigía directamente hacia el centro. Ahora me han dicho, 'bueno, fue un comienzo falso. Tienes que hacerlo de nuevo'. Eso es difícil".

Final de los 63kg del judo (F) | Reviviendo Río 2016
05:28

"Encontré otra motivación"

Agbegnenou ha pasado todo el período de encierro en La Reunión, una isla francesa en el océano Índico. Y ha tenido mucho tiempo para reflexionar sobre la situación y digerir el aplazamiento.

"Ahora, estoy mejor. Con perspectiva, me digo que era imposible viajar y luchar en esas condiciones".

La judoka reconoce que el 28 de julio, la fecha en que se suponía que pelearía en Tokio, será difícil.

"Pero sé que cuando llegue esa fecha, será como un toque de atención".

A pesar de que Francia ha comenzado a implementar medidas de desconfinamiento, Agbegnenou todavía tiene que esperar, ya que el judo es un deporte de contacto que no permite el distanciamiento social como lo permite correr o ir en bicicleta.

La deportista todavía está entrenando pero obviamente tiene mucho más tiempo libre. En estos días ha encontrado una manera de cambiar su rutina para hacer cosas que no está obligada a hacer. Como trabajar en su flexibilidad.

"Entreno al menos una vez al día. Pero encontré una nueva motivación. Hay muchas cosas que no estoy acostumbrada a trabajar o que no hice porque no tenía el tiempo. No soy muy flexible, así que estoy trabajando en mi flexibilidad. Hago más sesiones de yoga, más sesiones de movilidad. Estoy tratando de hacer cosas que me interesan, cosas que no estoy obligada", explica.

Aprendiendo nuevas habilidades

Agbegnenou ha logrado encontrar aspectos positivos al confinamiento, que es la mejor mentalidad para tener en estos tiempos difíciles.

"Me gusta programar cosas... así que estoy aprendiendo a ser una persona nueva, a vivir día a día".

También está aprendiendo nuevos valores, como ser "paciente en la incertidumbre", algo que podría ser muy útil durante una competición tan abierta como los Juegos Olímpicos. Si sigue aprendiendo nuevas habilidades, sin duda será muy difícil detener su camino hacia la gloria Olímpica.