Aftershocks: cómo el deporte une a las comunidades tras el Gran Terremoto del Este de Japón

PEKÍN, REPÚBLICA POPULAR DE CHINA - 14 DE ENERO:  WATANABE Kazunari, de Japón, se prepara antes de la salida de persecución individual de las finales de keirin masculinas en el día 2 de la Copa del Mundo de ciclismo en pista de la UCI 2011-1 en el Velódromo de Laoshan, el 14 de enero de 2012 en Pekín, República Popular de China.  (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)
PEKÍN, REPÚBLICA POPULAR DE CHINA - 14 DE ENERO: WATANABE Kazunari, de Japón, se prepara antes de la salida de persecución individual de las finales de keirin masculinas en el día 2 de la Copa del Mundo de ciclismo en pista de la UCI 2011-1 en el Velódromo de Laoshan, el 14 de enero de 2012 en Pekín, República Popular de China. (Imagen por Lintao Zhang/Getty Images)

Seguimos a Olímpicos japoneses a sus lugares de procedencia para ver cómo están reconstruyendo sus comunidades a través del deporte. 

Viernes, 11 de marzo de 2011: el día que la costa este de Japón tembló.

El terremoto de Tōhoku comenzó a las 14:46, hora local, fue de 9.0 en la escala Ritchter y se cobró 15.848 vidas.

Para empeorar la situación, el subsecuente tsunami causó un fallo en el sistema de refrigeración de la central nuclear Fukushima Daiichi, que resultó en una fusión nuclear de nivel 7 y la liberación de materiales radioactivos.

Las áreas costeras de Tohoku y del sur de Hokkaido fueron totalmente devastadas, con unos daños que ascendieron aproximadamente a $360 billones.

Sin embargo, a medida que pasó el tiempo después de uno de los desastres naturales más grandes en la historia del país, salió a relucir el verdadero poder del deporte.

En la nueva serie del Olympic Channel, Aftershocks (Después de un shock), seguiremos a atletas cuyas vidas hayan sido afectadas directamente por el Gran Terremoto del este de Japón. Viajarán a sus lugares de origen para descubrir cómo el deporte está ayudando a reconstruir las vidas de las personas de sus comunidades.

El episodio 2 muestra el viaje del ciclista WATANABE Kazunari a su lugar de origen, Futaba.

Situado a menos de 20 km de la central nuclear destruida de Fukushima, Futaba es ahora una ciudad fantasma. La zona se ha considerado no apta para la vida humana y se encuentra dentro del área de alta exclusión de radiación.

El Olímpico, de 36 años, mira a su ahora misteriosa ciudad de origen con nuevos ojos a raíz de la catástrofe, mientras aprende cómo los ciudadanos locales están determinados en recuperar su querida ciudad.

La recuperación enciende una luz en el último "pueblo fantasma" de Fukushima
09:45