52 años de México 1968: los clavados entonces y ahora

Álvaro Gaxiola se convirtió en el tercer clavadista mexicano en lograr una medalla Olímpica (sexta en total), después de Joaquín Capilla (oro, plata y 2 bronces) y Juan Botella (bronce).
Álvaro Gaxiola se convirtió en el tercer clavadista mexicano en lograr una medalla Olímpica (sexta en total), después de Joaquín Capilla (oro, plata y 2 bronces) y Juan Botella (bronce).

Del 12 al 27 de octubre de 1968 tuvieron lugar los Juegos Olímpicos de Ciudad de México. Con motivo de este aniversario, Tokio 2020 publica una serie de artículos para conmemorar los únicos Juegos disputados en Latinoamérica hasta Río 2016. Hoy, la medalla de plata de Álvaro Gaxiola en el deporte que ha supuesto más éxitos Olímpicos al país norteamericano

Los clavados en 1968

Si hay una disciplina en la que México destaca especialmente en los Juegos Olímpicos es, sin duda, los clavados. Es en este deporte en el que el país azteca ha conseguido más medallas a lo largo de la historia, con un total de 13.

La historia de éxito se inició con Joaquín Capilla, quien logró conquistar cuatro preseas, en tres ediciones Olímpicas: bronce en Londres 1948, plata en Helsinki 1952, así como oro y bronce en Melbourne 1956, para convertirse en el máximo medallista Olímpico mexicano, hasta la fecha.

Los buenos resultados continuaron en Roma 1960, gracias al bronce que ganó Juan Botella en trampolín 3 metros, y en México 1968, con la insignia de plata que consiguió Álvaro Gaxiola en la plataforma de 10 metros.

Gracias a Gaxiola, los clavados tuvieron un lugar protagonista en los primeros Juegos Olímpicos disputados en Latinoamérica. En la Piscina Olímpica Francisco Márquez, se disputaron cuatro eventos de clavados del 17 al 26 de octubre con 81 saltadores de 21 países.

La competencia estuvo dominada por Estados Unidos que se llevó un total de seis medallas (dos oros y cuatro bronces), seguido por Italia con dos medallas (un oro y una plata), Checoslovaquia (un oro) y la Unión soviética (dos platas). El siguiente país en el marcador fue el anfitrión con la plata del clavadista de Guadalajara.

Gaxiola llegó a México 1968 con 31 años de edad, después de debutar con un cuarto lugar en los Olímpicos de Roma 1960.
Gaxiola llegó a México 1968 con 31 años de edad, después de debutar con un cuarto lugar en los Olímpicos de Roma 1960.
Por cortesía del Comité Olímpico Mexicano.

La medalla

Nació el 1937, Gaxiola tenía 31 años cuando participó en los Juegos Olímpicos de México. No fue esta su primera participación en el mayor evento deportivo del mundo. Su primera experiencia Olímpica fue en Roma 1960 donde terminó cuarto; para Tokio 1964 estaba calificado al ganar el selectivo, pero en una práctica en la fosa de Ciudad Universitaria se golpeó la cara con la tabla y fue llevado al hospital donde le realizaron una intervención quirúrgica de 20 puntadas en frente y nariz, para quedar fuera de la selección.

Su momento llegó en 1968. El 26 de octubre, Gaxiola fue el primero en saltar en la plataforma de 10 m. El tapatío comandaba la competencia tras cinco ejecuciones, pero el austriaco Klaus Díbiasi, naturalizado italiano, se fue a la cima al realizar un salto con mayor grado de dificultad para salir airoso por casi 10 puntos de diferencia, 164.18 por 154.69.

Para muchos, ser el primero es una desventaja porque le brinda al rival la posibilidad de saber qué clavado elegir (grado de dificultad) para vencer, y eso sucedió en la alberca Francisco Márquez.

Gaxiola subió primero a la plataforma y ejecutó un clavado de vuelta y media atrás en extensión. Dibiasi ya sabía lo que necesitaba para el oro, y sin miedo alguno se lanzó al aire e hizo un salto casi perfecto que lo proclamó triunfador, en una final dramática para los libros de historia de este deporte.

Después de su buen papel en los Juegos Olímpicos, Gaxiola emigró a Estados Unidos donde estudió ingeniería civil en la Universidad de Michigan. A su regreso, se instaló en Guadalajara, donde trabajó como representante de una compañía telefónica sueca. Ahí, en su ciudad natal, se construyó una fosa de clavados que lleva su nombre.

El clavadista murió de cáncer el 18 de agosto de 2003, cuando tenía 66 años de edad.

Gaxiola comandaba la competencia tras cinco ejecuciones, pero el austriaco Díbiasi se fue a la cima al realizar un salto con mayor grado de dificultad.
Gaxiola comandaba la competencia tras cinco ejecuciones, pero el austriaco Díbiasi se fue a la cima al realizar un salto con mayor grado de dificultad.
Por cortesía del Comité Olímpico Mexicano.

Los clavados mexicanos en Tokio 2020

Con tantos éxitos a lo largo de la historia, los clavadistas mexicanos cuentan con buena imagen a nivel internacional. De hecho, son considerados entre los principales rivales a vencer debido al alto grado de dificultad en sus ejecuciones, precisión, estética y elegancia.

Para los Juegos Olímpicos de Tokio, México ya cuenta con seis boletos en las pruebas de plataforma 10 metros individual masculino y femenino, trampolín 3 metros sincronizado masculino y femenino y trampolín 3 metros individual masculino y femenino.

El equipo mexicano buscará más plazas a Tokio en el preolímpico que se llevará a cabo entre el 23 y el 28 de febrero de 2021, en el marco de la Copa del Mundo, con sede en Tokio.

Los nombres de los atletas que ocuparan las plazas ya conseguidas todavía no están decididos, ya que será la Federación Mexicana de Natación quien elegirá a los deportistas que acudirán a Japón el año que viene.

Hoy en día tienen muchas posibilidades de estar en Tokio destacadas figuras nacionales como Yahel Castillo, Iván García, Paola Espinosa y Alejandra Orozco. A estos nombres, algunos de ellos ya medallistas Olímpicos, hay que añadir talentos juveniles que empiezan a despuntar como Kevin Berlín, quien con 18 años ganó las medallas de oro en la plataforma individual y sincronizada (al lado de García) de los Juegos Panamericanos Lima 2019.

Hace unas semanas, el entrenador de clavados mexicano Iván Bautista se mostró ambicioso y dijo que su equipo podría ganar hasta tres medallas en los Juegos. Bautista buscará replicar el éxito de Londres 2012, donde los clavadistas mexicanos ganaron dos medallas de plata y una de bronce. Pase lo que pase, su equipo se tendrá que enfrentar a una fuerte competencia por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Italia y -el gran enemigo a batir- la República Popular China.