La ceremonia de entrega de la llama deja un mensaje de unidad

Spyros Capralo, presidente del Comité Olímpico Helénico, entrega la antorcha a IMOTO Naoko, que la porta en nombre del Comité Organizador de Tokio 2020.
Spyros Capralo, presidente del Comité Olímpico Helénico, entrega la antorcha a IMOTO Naoko, que la porta en nombre del Comité Organizador de Tokio 2020.

La reducida ceremonia en Atenas contó con medallistas de oro, discursos emotivos y un mensaje de esperanza y unidad. La llama ya tiene el viaje preparado hacia Japón

La bandera Olímpica fue izada, y los himnos nacionales de Japón y de Grecia sonaban cuando comenzó la ceremonia de entrega de la llama Olímpica en el icónico Estadio Panatenaico de Atenas.

El evento, que comenzó a las 11.30 am (hora local) del jueves, 19 de marzo, en un día soleado aunque con viento, fue significativamente reducido debido a la pandemia del coronavirus, y no incluyó las ceremonias culturales de Grecia y Japón que estaban previstas.

Sin embargo, no hubo falta de emoción, simbolismo y significado.

Ceremonia de entrega de la llama olímpica de Tokio 2020
37:12

El Relevo de la Antorcha Olímpica por Grecia, que precedía al paso de testigo de la antorcha, fue acortado debido a la pandemia del coronavirus, pero en este acto dos diosas griegas entraron al estadio y vieron cómo el campeón Olímpico griego de gimnasia Eleftherios Petrounias irrumpió en el estadio con la llama.

Corrió una vuelta en la histórica pista, antes de entregar la antorcha a la campeona Olímpica de salto con pértiga Katerina Stefanidi, que iluminó el pebetero.

El Presidente del Comité Olímpico Helénico, Spyrios Capralos, dio un discurso emotivo, centrado en la habilidad de la llama de aunar harmonía y unidad.

“Nos despedimos del gran símbolo Olímpico, que une a la humanidad, a la antigüedad y a los tiempos modernos”, dijo Capralos.

“Quiero creer que el recorrido de la llama Olímpica ofrecerá en vuestro país felicidad y esperanza a personas de todo el mundo, que actualmente están sufriendo y afrontando desafíos”, continuó.

El lema del Relevo de la Antorcha Olímpica es ‘Hope Lights Our Way’ (La esperanza ilumina nuestro camino), un mensaje que es particularmente apropiado para esta situación en medio del brote de coronavirus.

El homólogo japonés de Capralos, MORI Yoshiro, realizó su discurso a través de un vídeo, en el que expresó su pesar por tener que cancelar la actuación de danza de 140 niños japoneses que se iba a realizar para celebrar la entrega de la llama de Grecia a Japón. Sin embargo, también subrayó la unidad entre estos dos países.

La ex nadadora Olímpica japonesa IMOTO Naoko, que vive en Grecia, recibió la llama del Comité Olímpico Helénico en representación del Comité Organizador de Tokio 2020. Después la transfirió a una linterna de oro rosa, el recipiente que la transportará a Japón.

Tras retirarse de la competición, Imoto ha contribuido a acciones humanitarias como oficial de Naciones Unidas en diferentes países, como Gana, Sierra Leona y Ruanda.

Los medallistas de Atenas 2004, NOMURA Tadahiro (judo) y YOSHIDA Saori (lucha libre), elegidos inicialmente para portar la antorcha en Atenas, realizaron una videollamada desde Japón para expresar su entusiasmo de que la llama ya esté de camino a su país.

“Me da mucha lástima no poder participar en la ceremonia de entrega de la llama Olímpica”, expresó Yoshida.

“Sin embargo, ahora mismo los deportistas de todo el mundo están entrenando duro en su preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Estoy deseando ver cómo la llama Olímpica lleva consigo sus esperanzas durante su camino por Japón”, prosiguió.

La historia de la llama olímpica | 90 segundos de los Juegos
01:32

¿Qué viene ahora?

El viernes, 20 de marzo, Tokyo 2020 Go, el avión decorado con pictogramas que representan a los portadores de la antorcha Olímpica, llevará la llama a Japón.

El Relevo de la Antorcha Olímpica por Japón lo realizarán 10.000 portadores, y comenzará en Fukushima, el área que fue devastada por el terremoto de 2011 y el consecuente desastre nuclear.

También coincidirá con el florecer de las flores de cerezo, algo por lo que Japón es famoso.